Mesa redonda sobre las nacionalidades. 
 Tierno Galván: Ojo a la autodeterminación     
 
 Diario 16.    10/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Viernes 10 diciembre 76 / DIARIO16

Mesa redonda sobre las nacionalidades

Tierno Galván: Ojo a la autodeterminación

MADRID, 10 (D16). — Plantear la reivindicación de la autodeterminación de las nacionalidades en

estos momentos, a juicio de Enrique Tierno Galván, presidente del Partido Socialista Popular (PSP),

podría tener graves consecuencias.

El dirigente del PSP intervino, junto a Joaquín Ruiz-Giménez, Ramón Tamames y Jordi Pujol en una

mesa redonda celebrada en el Club Internacional de Prensa, organizada por la Alianza Regional de

Casulla y León para tratar el tema del regionalismo en España, hoy.

Tierno Galván dijo que tiene "miedo patriótico"´ de que el más fundamental de los poderes de este país no

entienda que las autonomías regionales no rompe el Estado ni despedaza a la Patria. Por eso, "el profesor"

entiende que la primera tarea para abordar este candente problema es convencer de esto al Poder.

Pedir lo necesario

"El tema hay que plantearlo de manera que no se nos vuelva contra nosotros. El exceso no sólo no lleva a

la virtud, sino a la derrota. Hay que pedir lo necesario para conseguir una situación de despegue que

permita ir progresando", dijo Tierno, quien cree que hay que contentarse por ahora con la introducción en

la futura Constitución del concepto de pluralidad.

El dirigente socialista habló como "un español, más que como un regionalista, ya que me siento vinculado

a esa totalidad que se llama España".

Ruiz-Giménez: Federar es unir

El democristiano Joaquín Ruiz-Giménez, invocando su condición de mesetario, dijo que el de las

nacionalidades es un tema insoslayable en los programas de los partidos que concurran a las próximas

elecciones.

El presidente de izquierda Democrática (ID) manifestó su protesta por el hecho de que quienes preconizan

el centralismo monopolizan el patriotismo. En su opinión esto es lo que provoca enfrentamientos, que no

tienen soluciones represivas ni militares, sino políticas.

Señaló que su partido defiende la estructura federal, pero precisó que federar es unir y no separar.

Pujol: Nacionalismo e integración

El único representante de las nacionalidades en la mesa redonda, el catalán Jordi Pujol, de Convergencia

Democrática, dijo que iba a proponer al Gobierno tres cuestiones fundamentales: su oposición al

cantonalismo, reivindicar no sólo la descentralización del Poder, sino un desplazamiento de ciertos

órganos de decisión hacia Cataluña y la afirmación de su entidad, totalmente definida, que no se

corresponde con la región.

Resumió todo ello solicitando un poder político para Cataluña, en el contexto de un programa político,

económico y social español, "La actitud insolidaria se rechaza. El nacionalismo es compatible con la

integración en España".

Aseguró que mientras las preguntas políticas apenas tienen respuesta en Cataluña, según las últimas

encuestas, el 94 por 100 responde muy concretamente ante el tema catalán. De ese 94 por 100, siguió

diciendo, alrededor del 75 por 100 se declara autonomista o federalista. Sólo un seis por ciento se

pronuncia por el separatismo y un diecisiete por ciento es partidario de mantener la situación actual.

Tamames: Cámara de nacionalidades

Ramón Tamames, del Comité Central del Partido Comunista de España (PCE), señaló que un centralismo

autoritario de signo fascista desmanteló los estatutos regionales de la II República, cuya Constitución a su

juicio supuso el comienzo de las soluciones a los viejos problemas de España.

Propuso la constitución de una Cámara de Diputados y una Cámara de Nacionalidades, "un Senado sin

éstas, no tiene sentido", afirmó. Expuso un esquema republicano basado en tres bloques de facultades:

legislativas-ejecutivas a nivel estatal; legislativas a nivel de Estado y ejecutivas a nivel regional o

nacional, y facultades ejecutivas y legislativas en el ámbito nacional.

Martínez Díez: Fraudes económicos

Martínez Díez, de la Alianza Regionalista de Castilla y León, que presentaba su libro "Fueros, sí; pero

para todos", dijo que los conciertos económicos han supuesto unos gigantescos beneficios fiscales para el

Gobierno centralista. "En 1976 —aseguró— por estos conciertos económicos se ha llegado a pagar

solamente el 15 o el 20 por 100 de lo que debería haberse pagado".

 

< Volver