Tierno Galván. 
 Solo el trabajo liberará a la mujer  :   
 Los burgueses la han condenado a ser una mercancia. Los hombres hemos hecho un mundo intolerable, que la mujer debe renovar. 
 Ya.    20/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

YA 20/11/76

TIERNO GALVAN

"SOLO EL TRABAJO LIBERARA A LA MUJER"

"Los burgueses la han condenado a ser una mercancía"

"Los hombres hemos hecho un mundo intolerable, que la mujer debe renovar"

"La mujer ha sido condenada a ser bella, sobre todo dentro del marco capitalista. Este ha sido su destino.

Se la ha tratado como a una mercancía fetichista que se vende en un mercado. La belleza material ha sido

la condición que la ha caracterizado hasta ahora", ha dicho el profesor Tierno Galván en una conferencia

organizada por APEC dentro del ciclo "La mujer y la política".

"Esta mitificación burguesa de la mujer"—continuó el profesor Tierno—ya se daba en el Renacimiento.

Durante el Romanticismo aumentó esta peculiaridad. Ha jugado un papel como un brillante o un cuadro

hermoso. Esto, consecuencia de la subida al poder de la burguesía, hay que superarlo. Antes, el pueblo

elegía una mujer fuerte y trabajadora por compañera. Compartían tareas arduas y fatigas. No se buscaba

la mujer guapa; pero por contagio de la burguesía, este noble y limpio concepto ha empezado a decaer.

También el varón ha estado condenado. Él, a su valor. Un valor agresivo que le hacía parecer más viril.

Belleza y valor, dos símbolos definitorios en el capitalismo, hacían que los matrimonios quebrasen al

perderse estos elementos. Afortunadamente, aunque de forma lenta, se está superando esta dicotomía."

"El hombre—prosiguió el profesor—se ha liberado por su trabajo. Sólo así debe liberarse la mujer. La

idea de la mujer bella y pasiva está siendo sustituida por la de mujer trabajadora. Al individuo va a

definirle su integración en la sociedad mediante el trabajo. Hombres y mujeres unidos por esta labor

transformarán los hogares y se complementarán. Esto hará que la pareja se mantenga unida y feliz. La

mujer no conseguirá nada con cotilleos o críticas. Debe incorporarse como una trabajadora más. En los

partidos políticos de izquierdas, la mujer no cose banderas, sino que desempeña la misma labor que el

hombre. Admitimos compañeras de trabajo y sería vergonzoso si lo hiciéramos por su belleza.

Los burgueses dicen que la mujer debe "constituir una tercera clase social o un nuevo partido sólo para

ellas. Así transformarán el mundo desde su especial sensibilidad". Esto es inaceptable, pues la

sensibilidad femenina no es una condición total de diferenciación entre ambos sexos. Los hombres hemos

construido un mundo intolerable. Es misión de la mujer renovarle mediante su esfuerzo y participación."

 

< Volver