El PSOE, en El Socialista. 
 Ha llegado la hora del realismo     
 
 Pueblo.    03/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

El P. S. O. E., en "El Socialista"

Ha llegado la hora del realismo

TIERNO GALVÁN: «Morodo y González están condenados a entenderse»

Secretario general del P.S.P.: «Dentro de la hipótesis de un triunfo de centro-izquierda, el socialismo

democrático, si se presenta unido, obtendrá una clara mayoría de votos»

MADRID (PUEBLO y agencias.) — «Coordinación Democrática atraviesa un momento de crisis.

Negarlo sería no sólo faltar a la verdad, sino, además, impedir que las cosas se remedien». Con esta

afirmación, el Partido Socialista Obrero Español, renovado, hace un comentario en «El socialista», órgano

informativo del partido, titulado «Crisis y unidad».

Explica que las dificultades arrancan de la propia composición del principal organismo de la oposición y

también de las dificultades o posiciones políticas, de las que, sin ser los más representativos de la opinión

pública o de los intereses populares, «pueden permitirse el lujo —subraya— de "quedar bien" ante sus

propios militantes, olvidándose que una cosa es el pueblo y otra muy distinta los afiliados».

Más adelante, sostiene que ahora es el momento del realismo y lo que importa es «salir de un discurso

político cargado de grandes expresiones democráticas, pero que no concreta ni el cómo ni e1 cuándo del

proceso constituyente que nos conduzca a la democracia» y que si pueblo es, para los socialistas,

realismo, que nunca puede ser el compromiso que deje en el camino ningún presupuesto que sea

consustancial con un Estado auténticamente democrático.

Basa su tesis en que, a pesar de que las siglas abundan, «pueden contarse con los dedos de las manos los

partidos responsables y representativos, razón por la cual a estas alturas «aún no se haya construido una

alternativa a la iniciativa reformista del Gobierno».

Reconoce el P. S. O. E., para terminar, la dificultad que supone conseguir el consenso de toda la

oposición a cerca de tal alternativa, pero si a esa dificultad se unen «las actitudes arrogantes de quienes

confunden el comportamiento democrático con el democratismo de los iluminados», la unidad de la

oposición y la salida hacia la democracia se complica.

LA UNIFICACIÓN, DE FONDO

Hoy, miércoles, volverá a reunirse la comisión mixta de reunificación de los dos sectores del P. S. O. E.

con objeto de intensificar la acción común a escala provincial con vistas a la preparación del congreso del

P S. O. E.

De unificación socialista hablaron los líderes del Partido Socialista Popular, Tierno Galván y Raúl

Morodo. En cuanto a la fusión del P. S. O. E. y P. S. P., Tierno Galván manifestó, en una rueda de

Prensa, celebrada en Villena (Alicante), que «las perspectivas no son malas» y cree posible llegar a ella

"con método, de prisa, pero con cuidado», a pesar de las diferencias existentes.

Señaló más adelante que Morodo y Felipe González «están condenados a entenderse por edad y cierta

afinidad anímica de concepción del mundo».

En relación al papel a jugar por la izquierda en las elecciones, dijo que «el país está desconcertado: no

vota hace tiempo, no tiene aclarados los sistemas, no ve perfectamente las categorías políticas,

desconfía...».

Sostiene Tierno que la oposición» a veces, no habla, porque no se la pregunta. Esta afirmación vino al

caso cuando le pidieron su opinión sobre las declaraciones del vicepresidente Gutiérrez Mellado, de las

que comentó que fueron «correctas, sensatas, responsables y serias».

De la figura del presidente Suárez manifestó que «ha salido mejor de lo que esperábamos, y que su cargo

«no le ha venido grande».

MORODO: NEGOCIACIONES EN REGLA

Por su parte, el secretario general, Raúl Morodo, en unas declaraciones a la Prensa barcelonesa, señaló

que la realidad del país exige una negociación entre el Gobierno y la oposición. «No se trataría —

añadió— de unas conversaciones informales, sino de adelantar hacia negociaciones en regla y con

agenda, negociaciones colectivas, de mesa redonda, cuyos resultados deberían producirse antes del

referéndum y de las elecciones generales.» Para Morodo, uno de los temas más importantes de las

negociaciones seria la ley electoral. Si se realiza un pacto entre el Gobierno y «bunker» las consecuencias

serian «realmente graves».

Sobre las posibilidades de su partido en las próximas elecciones, manifestó que dentro de la hipótesis de

un triunfo de centro-izquierda, el socialismo democrático —si está unido o, al menos, se presenta unido—

obtendré una clara mayoría de votos.

PUEBLO, 3 de noviembre de 1976

 

< Volver