Don Enrique Tierno. 
 El neocapitalismo ha llegado al máximo de sus contraddiciones internas     
 
 Informaciones.    28/08/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

DON ENRIQUE TIERNO

«El neocapitalismo ha llegado al máximo de sus contradicciones internas»

SANTANDER, 28 (INFORMACIONES y agencias).

El neocapitalismo ha llegado al máximo de sus contradicciones internas», afirmó don Enrique Tierno

Galván, presidente del P. S. P., en una de las dos conferencias que pronunció ayer en la Universidad

Internacional Menéndez Pelayo, de Santander.

«El momento dialéctico actual —añadió— no exige una adaptación, sino una rectificación. No hay una

experiencia similar en la Historia. Por primera vez se tiene conciencia de que debemos rectificar

totalmente y hemos entrado en un individualismo agresor, selvático.»

En opinión del profesor, para lograr una sociedad mejor y más pura hay que sustituir este individualismo

degradado por un criterio o sistema comunitario. «En la sociedad del futuro —dijo—, es aconsejable que

prime el principio de "yo soy los demás, y los demás son yo". Hasta que el sentido comunitario no

reaparezca, la sociedad no será buena.»

Por otra parte, agregó: «Nunca ha habido una promiscuidad de valores semejante a la actual. Es un hecho

que los valores han perdido su jerarquía, o que no practicamos, dicho de otro modo, su jerarquización. Si

se continúa así, la convivencia se hará cada vez más dificultosa y originará trastornos causados por la

economía, auténtica fuente del problema.»

REPLANTE AMIENTOS

Tras insistir en que estos desajustes los ha originado la infraestructura capitalista, señaló que no se ha

hallado una fórmula ideal para resolver la cuestión, aunque cabe pensar en un replanteamiento de la

educación y en un cambio de la estructura económica que rige la civilización occidental.

«Se observa —subrayó— el crecimiento de una protesta individual ante una situación de vacío. Hay

grandes comunidades, como China, y ciertos países africanos que rechazan el modelo tradicional de

neocapitalismo, que ha producido un cansancio respecto de la propia identidad. Los humanistas desde

hace cincuenta años realizan el esfuerzo de incorporarse a este proceso revolucionario. Ahora deben

hacerlo los científicos, que tendrán un papel predominante.»

Por último, dijo: «Si los científicos se encierran sistemáticamente en sus torres de plástico, o se dejan

comprar sistemáticamente, estarán en contradicción con lo que exige la naturaleza humana y con lo que

exige la rectificación."

 

< Volver