Se anulan los acuerdos del Consejo de Ministros del 13 de agosto de 1965. 
 Incorporación a la universidad de los profesores Tierno Galván, López Aranguren y García Calvo  :   
 Creo que el procedimiento seguido es el más justo. 
 ABC.    08/08/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

ABC. DOMINGO 8 DE AGOSTO DE 1976.

EDUCACIÓN

SE ANULAN LOS ACUERDOS DEL CONSEJO DE MINISTROS DEL 13 DE AGOSTO DE 1965

INCORPORACIÓN A LA UNIVERSIDAD DE LOS PROFESORES TIERNO GALVÁN, LÓPEZ-

ARANGUREN Y GARCÍA CALVO

"Creo que el procedimiento seguido —dijo don Enrique Tierno Galván— es el más justo"

Madrid. (De nuestra Redacción.) En el «Boletín Oficial del Estado» de ayer se publicaron las

órdenes de incorporación de don Enrique Tierno Galván, don José Luís López-Aranguren Jiménez

y don Agustín García Calvo al Cuerpo de Catedráticos Numerarios de la Universidad. En las órdenes

citadas se dejan sin efecto los acuerdos correspondientes al Consejo de Ministros del 13 de

agosto de 1965, y se dotan cátedras de Derecho Político (en la Facultad de Derecho de la Universidad de

Salamanca), Ética y Sociología (en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad

Complutense, y de Filología Latina (también en la Complutense, Facultad de Filología), a las que

quedarán adscritos los catedráticos rehabilitados.

Asimismo se hace constar que los referidos acuerdos fueron tomados en el reciente Consejo de Ministros

celebrado en La Coruña el día 30 del pasado mes de julio.

Los catedráticos fueron separados en 1965 de sus respectivos puestos de enseñanza, a raíz de su

participación en una manifestación de estudiantes.

DECLARACIONES DEL PROFESOR TIERNO GALVAN

• «Me parece bien que hayan reparado una arbitrariedad. Estoy muy satisfecho porque creo que el

procedimiento seguido, de dejar sin efecto el decreto por el que se nos expulsó de la Universidad en 1965,

es el más justo», ha declarado el profesor don Enrique Tierno Galván a un redactor de ABC tras ser

repuesto en su cátedra de Derecho Político, que desempeñaba en la Facultad de Derecho de la

Universidad de Salamanca.

• «No sé cómo se va a desarrollar mi vuelta a la Universidad. Al parecer, la cátedra de Derecho Político

—anadió— se desdobla, de forma que dos cátedras estarán en vigor hasta que uno de los catedráticos

abandone este cargo en Salamanca. Creo que de la fórmula se induce que, de acuerdo con las normas

administrativas, la reparación ha de realizarse en el lugar de orígen.»

• «Parece que en Salamanca no está justificada la existencia de dos cátedras, si nos atenemos al número

de alumnos, aunque desconozco si la cátedra puede ser de doctorado. En cualquier caso he de hablar con

las autoridades académicas de Salamanca para saber de qué forma desempeñaré la cátedra. Por otra parte,

el titular de la otra cátedra de Salamanca ha sido alumno mío desde los diecisiete años, incluso me pidió

mi consentimiento antes de tomar posesión. Confío en que, de un modo u otro, se arreglará este tema.»

• «Es posible que intente incorporarme a la Universidad de Madrid, cosa que no me parece una

pretensión injusta, dado que en estos años mi vida ha transcurrido en la capital. Realmente, ahora me va a

resultar trabajoso trasladarme a Salamanca. Nuestros actos son, hasta cierto punto, nuestra propia trampa,

y mis actos políticos, principalmente, se han desarrollado en Madrid.

• «No pienso que pueda existir ningún tipo de dificultades entre el desempeño de mi función académica

y el de mi función política como miembro del Partido Socialista Popular. En España existen bastantes

personas que se encuentran en la misma circunstancia. Esto, desde luego, no implica ninguna

contradicción, y, por otro lado, no existe ninguna norma que lo impida. La situación sería diferente si yo

ocupara un cargo en el Gobierno, si mi partido se encontrara en el Poder. En este caso yo no ocuparía la

cátedra, dado que estas situaciones siempre me han parecido un privilegio.»

• «Indudablemente, no creo que el hecho de ocupar mi cátedra suponga un alejamiento o una menor

dedicación al partido. Antes daba cinco horas diarias de clase para poder subsistir, y pese a todo yo

trabajaba en el ámbito político. La cátedra no exige tantas horas, y en caso de que lo exija, considero que

son perfectamente compatibles la función académica y la política. Creo que el desempeño de la cátedra

me permitirá dedicar más tiempo a la gestión dentro del partido.»

• «Particularmente opino que el P.S.P. estará para largo en la oposición. A nivel personal no tengo

ningún interés por estar en el Poder, aunque la existencia de los partidos tiene su origen en realizar sus

ideas desde el Poder, de forma institucionalizada. Pero una cosa es esto y otra el deseo personal. Yo vivo

más la política como ética que como Poder.»

 

< Volver