Autor: Gómez Bajuelo, Gil. 
   Ha sido inaugurada la III Feria Oficial Nacional de Muestras de Sevilla     
 
 ABC.    08/04/1960.  Página: 37. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. VIERNES 8 DE ABRIL DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 37

HA SIDO INAUGURADA LA III FERIA OFICIAL NACIONAL DE MUESTRAS DE SEVILLA

"Empieza a sonar la hora de la exportación y en ella deben participar los que estén preparados"

"Nuestras exportaciones son todavía muy exiguas comparadas con la renta nacional"

«IREMOS A LA DESGRAVACIÓN FISCAL EN BENEFICIO DE CIERTOS PRODUCTOS DE

IMPORTACIÓN»

Discurso del director general de Expansión Comercial, D. Manuel Quintero

Sevilla 7. (De nuestro corresponsal, por teletipo.) La tercera edición de la Feria Oficial y Nacional de

Muestras Hispalense confirma las esperanzas de los impulsores del certamen. No era una utopía pensar

que Sevilla—eje de la región—podría ofrecer, en relativamente poco tiempo, un muestrario eficiente de la

riqueza andaluza e incluso nacional.

Este mediodía, al recorrer el recinto ferial el director general de Expansión Comercial, señor Quintero

Núñes, él mismo ha sido portavoz de una opinión que prevalece ya en todas las mentes y decide a nuestro

favor la atención nacional; esto es, se reconoce que de la Feria de Muestras puede llegarse al tan

ambicionado proyecto hispalense: la Feria Iberoamericana e Internacional.

Este año, circunstancias ineludibles hacen que el certamen comercial no coincida en sus comienzos con la

Feria de abril, lo que en el futuro se evitará en todo lo posible. Naturalmente, la organización tiene

presente que la coincidencia de estos dos acontecimientos es vital para el logro de los planes propuestos.

Las dos Ferias se complementan y apoyan. La proyección nacional e internacional de la Feria abrileña

asegura una asistencia turística en número muy estimable, y este motivo estará asociado al mayor índice

de visitantes del certamen comercial. Esta circunstancia ya ha sido apreciada en los dos años anteriores, lo

que ha dado a la Feria de Muestras un carácter internacional, cuya trascendencia han comprobado los

propios expositores.

Enclavado en el marco de los jardines de San Telmo, a escasos metros de las instalaciones de la Feria de

primavera, con fáciles accesos desde todos los puntos de la ciudad, el certamen comercial sevillano ofrece

singular aspecto. Se apunta este año un superior número de expositores y una mayor cuantía económica

de los productos presentados, con lo que nuevamente se bate el récord, circunstancia digna de consignarse

por ofrecerse en momentos trascendentales para el país, que no han sido olvidados por el Sr. Quintero

Núñes al comentar con los miembros del Comité ejecutivo y las autoridades sevillanas el nivel alcanzado.

Puso de relieve el director general de Expansión Comercial que este incremento avala el proyecto de los

organizadores, y les animó a perseverar en la idea, que está precedida de hechos históricos ineludibles.

Fundamentalmente, esta III Feria Oficial y Nacional de Muestras Hispalense registra un aumento

considerable en casi todos sus aspectos. Hay que añadir que nuevos locales, tan apropiados como los

pabellones de Chile y Uruguay, ubican cerca de ochenta firmas representativas de la industria textil y la

artesanía. Y que el gran casino de la Exposición Iberoamericana acoge el Salón de la Motocicleta,

certamen que ha merecida la atención de una gran mayoría de los fabricantes españoles y que es muestra

evidente de nuestros progresos en la construcción de vehículos.

Grata novedad este año, y un sumando más de sus atractivos, es la Exposición de ganado selecto, sector

que ofrece perspectivas halagüeñas de nuestra riqueza agropecuaria. En fin, en la brevedad de esta cró-

nica, después de una activísima jornada, es obligado, afirmar que el éxito de la feria es fiel reflejo de la

eficaz labor del Comité ejecutivo que preside el Sr. González Reyna, apoyada por el Ayuntamiento, y que

es motivo de legítimo orgullo para todos. Resta por decir que Sevilla espera la visita del señor Ullastres, a

quien se acoge siempre con las simpatías propias de un pueblo agradecido.—Gil GÓMEZ BAJUELO.

 

< Volver