Reajuste de las condiciones de venta del carbón  :   
 Así lo dispone un decreto, con el fin de facilitar el restablecimiento de un nivel equitativo en los salarios de las minas. 
 ABC.    24/05/1962.  Página: 59. Páginas: 1. Párrafos: 32. 

REAJUSTE DE LAS CONDICIONES DE VENTA DEL CARBÓN

Así lo dispone un decreto, con el fin de facilitar el restablecimiento de un nivel equitativo en los salarios

de las minas

EL GOBIERNO PREPARARA UN PROGRAMA DE MODERNIZACION Y AYUDA A LA

ECONOMÍA HULLERA

Texto del decreto de 22 de mayo por el que se regulan los precios y condiciones de venta de las hullas:

Las condiciones de trabajo del personal de las minas de hulla de Asturias. León y Palencia están

reguladas actualmente por un convenio sindical aprobado en 22 de diciembre de 1960, y cuya vigencia

termina en 30 de junio de 1963. Ahora bien, recientemente se han suscrito nuevos e importantes

convenios sindicales en industrias conexas con la minería del carbón, especialmente en la siderurgia, y

que han conducido al establecimiento de unos salarios superiores a los de las minas de hulla, por lo que el

Gobierno había estudiado diversas medidas que deberían ser adoptadas, en relación con la economía

hullera y entre ellas el reajuste de las condiciones de venta del carbón para facilitar el restablecimiento de

un nivel equitativo en los salarios de las minas.

Como consecuencia de dicho estudio, el Consejo de Ministros había adqptado en fecha 13 .de abril último

los acuerdos necesarios, que no pudieron aplicarse—con daño para la economía nacional y especialmente

para todos los interesados en esta rama tan importante de la producción—porque el planteamiento de

conflictos laborales en diversas minas asturianas hizo imposible poner en vigor dichas medidas.

La normalización del trabajo en número importante de explotaciones hulleras, hecho ya aconsejable poner

en vigor dichos acuerdos respecto al aumento de las retribuciones de personal, .con disposiciones

complementarias que pongan a las empresas en condiciones de atender a la mejora de los salarios y

facilitarles el que puedan desenvolverse en forma que se consigan mejoras en los rendimientos que

permitan evitar posteriores alzas en los precios, las cuales, de producirse, pondrían en grave riesgo el

porvenir de esta importante rama de la actividad nacional. Para aquellas minas de hulla cuyas

características responden al promedio general, en las cuencas de Asturias, León y Palencia, los nuevos

precios que se establecen junto con las mejoras qué resultan por la .aplicación de nuevos coeficientes en

la fórmula de bonificación por calidades componen—en el caso de carbones lavados al 8 por 100 de

cenizas—un total de 75 pesetas por Tm., que será dedicado íntegramente a mejorar las retribuciones del

personal de las minas de hulla de Asturias, León y Palencia y, en relación con los antiguos niveles de

precios y salarios, en las restantes cuencas hulleras.

El aumento de las bonificaciones por mejora de calidades contribuirá a estimular la preparación y lavado

de las hullas, a fin de que se hagan en condiciones que permitan la utilización mas racional de las mismas

por la industria, sin que esta variación haya de repercutir necesariamente en el coste de los usuarios, ya

que carbones más limpios hacen obtener mejores rendimientos, calidades y aumentos de producción,

especialmente en las coqueriás siderúrgicas y en el subsiguiente tratamiento de reducción de minerales en

los hornos altos.

Se estima también indispensable adoptar cuantas medidas contribuyan al logro de una economía hullera

sana, con el máximo incremento de la productividad en todo el proceso de arranque, extracción,

transporte, preparación y lavado de los carbones, eliminando en cuanto sea posible las diferencias que

actualmente existen entre unas y otras explotaciones, en cuanto a productividad y calidades comerciales,

y para lo cual ya en su día se dieron facilidades a fin de realizar proyectos de ampliación y mejora de

instalaciones solicitados por algunas empresas. Para continuar y completar este, proceso, el Gobierno

tiene el propósito de preparar en plazo breve, dentro del Plan General de Desarrolló Económico, un

programa de modernización y ayuda a la economía hullera para el desarrollo de cuantos proyectos

interesantes puedan contribuir a aumentar el rendimiento en las explotaciones y la implantación de

modernos lavaderos, a fin de mejorar la calidad comercial de los carbones.

TEXTO DEL DECRETO

En su virtud, y a propuesta del ministro de Industria y previa deliberación del Consejo de Ministros en su

reunión del día 13 de abril de 1962,

DISPONGO:

Artículo I.° Se mantienen con carácter general las normas vigentes sobre .precio registrado y libertad

comercial para los carbones de hulla granados y para los menudos procedentes de aumentos de

producción respecto a la conseguida en el año anterior, y dentro del año en que dichos aumentos tengan

lugar.

Art. 2.º Los precios de venta de las hullas se establecen en la forma siguiente:

Hullas de Asturias, León y Palencia: Granos, 600 pesetas la tonelada métrica; menudos de cupo y libre,

505.

Los finos de flotación tendrán el mismo precio que los menudos, siempre que su proporción al

mezclarlos no exceda de la que corresponde a la producción de la empresa :

Hullas de Puertollano: Grueso, doble cribado y cribado, 490 pesetas la tonelada métrica; galleta, 460;

avellana, 435; menudos, 385.

Hullas de Peñarroya (carbones secos), Bélmez y Espiel: Cribado y galleta, 545 pesetas la tonelada

métrica; granza; 535; menudo, 505; finos, 455.

Hullas de Peñnrroya (carbones grasos):

Cribado-galleta, 854 pesetas la tonelada métrica; granza (avellana), 794; menudos, 517.

Art, 3.° Los precios anteriores se considerarán sobre vagón ferrocarril de servicio público más próximo a

la mina, incluidos todos los impuestos y tasas actualmente en vigor. Las minas que se encuentren a más

dé 30 kilómetros de la estación de ferrocarril podrán cargar corrió transporte por carretera el exceso de

distancia a transportar sobre los mencionados 30 kilómetros.

Sobre los precios anteriores las empresas cargarán por separado 19 pesetas por tonelada métrica de hulla

facturada, arte ingresarán en las Mutualidades Laborales correspondientes, de acuerdo con lo dispuesto en

el decreto de la Presidencia del Gobierno de fecha 26 de octubre de 1956.

En todos los carbones procedentes de la cuenca de Asturias, exclusivamente, cargarán además, también

por separado, una peseta veinticinco céntimos por tonelada facturada, que ingresarán en el Orfanato de

Mineros de Asturias.

Art. 4.° Para la aplicación. sobre los precio consignados en el articulo 2 º de la fórmula correspondiente a

bonificaciones y penalidades por cenizas y humedad, de acuerdo con el decreto de 22 de febrero de 1946,

se establecen los siguientes valores para el coeficiente K de dicha fórmula.

Hullas de Asturias, León y Palencia:

Menudos de cupo y libres.—K = 4 por unidad de penalidad para carbones coto más del 14 por 100 de

cenizas.

Bonificaciones.—K = 4 para la unidad o fracción comprendida entre el 14 y 13 por 100 de cenizas; K =

4,5 para la unidad o fracción comprendida entre el 13 y 12 por 100 de cenizas; K = 5 para la unidad o

fracción comprendida entre el 12 y 11 por 100 de cenizas; K = 7,5 para la unidad o fracción comprendida

entre el 11 y 10 por 100 de cenizas; K = II para la unidad o fracción comprendida entre el 10 y 9 por 100

de cenizas; K = 14 para la unidad o fracción comprendida entre el 9 y 8 por 100 de cenizas; K a convenir

por debájo de 8 por 100 de cenizas.

Granos.—K = 5 por unidad de penalidad por encima del 12 por l00 de cenizas.

Bonificaciones.—K = 5 para la unidad o fracción comprendida entre el 12 y 11 por 100 de cenizas; K = 6

para la unidad o fracción comprendida entre el 11 y 10 por 100 de cenizas; K = 6 para la unidad o

fracción comprendida entre el 10 y 9 por 100 de cenizas; K = 6 para la unidad o fracción comprendida

entre el 9 y 8 por 100 de cenizas; K a convenir por dabajo de 8 por 100 de cenizas.

Para las hullas, procedentes de las restantes cuencas, el valor del coeficiente K seguirá siendo el

actualmente establecido, de acuerdo con lo dispuesto en el decreto de 23 de febrero de 1946.

Estos valores del coeficiente K podrán ser rectificados por orden ministerial cuando las circunstancias lo

aconsejen.

Art. 6.° Las empresas hulleras destinarán para la mejora de las retribuciones de sus productores las

siguientes cantidades por tonelada de hulla vendida, cualquiera que sea su clase, calidad y destino:

Asturias, León y Palencia .„ ..... 75 ptas.

Puertollano ... ................…….. 60 "

Peñarroya, Bélmez y Espinel.... 75 "

Art. 7.° El Ministerio de Industria queda facultado para dictar las disposiciones complementarias que

considere precisas para el mejor cumplimiento de lo que en este decreto se dispone.

Art. 8.° Los preceptos de este decreto tendrán efectividad a partir del 24 de mayo de 1962.

Así lo dispongo por el presente decreto, dado en Madrid a 23 de mayo de 1962.

 

< Volver