Insólito  :   
 El precio de los huevos ha bajado 10 pesetas en docena: se pagan ahora a cincuenta pesetas. 
 ABC.    05/11/1958.  Página: 46. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

INSÓLITO

"El precio de los huevos ha, bajado 10 pesetas en docena: se pagan ahora a CINCUENTA PESETAS."

(Informe para. ABC desde Torrelavega, Santander),

Por insólito que parezca el hecho es cierto. En Torrelavega, industriosa población de la provincia de

Santander, hace unos quince días se han pagado los huevos en el mercado publico a 60 pesetas la docena.

Desde entonces esa cotización ha descendido 10 pesetas, y hoy se pagan a 50. Para ninguna de ellas hay

explicación plausible y no se comprende que esos precios de escándalo puedan haber estado o estén a la

luz del día. Vamos a pasar por alto que esa plaza de la Montaña sea, con toda, evidencia, una de las más

caras del país, probablemente porque su comarca es deficitaria en producios alimenticios esenciales,

excepto en lo que se refiere a la leche. Pero ni siquiera considerándolo así puede justificarse tamaño

desafuero mercantil, parque el abuso debe ser cortado en el acto y sin contemplaciones. Se remedia la

escases, o cuando esto no resulta posible se establece la necesaria vigilancia para que la especulación

sórdida no se transforme en práctica normal del mercado.

Son menos tolerables e incomprensibles esos hechos cuando, como actualmente ocurre, el abastecimiento

del enfriado huevero es normal en todo el país, y las acusaciones que imperan en todas partes son muy

inferiores a las que rigen en Torrelavega (ciudad de gran densidad de población trabajadora), siquiera

haya que reconocer que no hay uniformidad racional en los precios. Se demuestra así diciendo que, según

las últimas informaciones que hemos recibido, en Medina del Campo se pagan a 28-32; en otras comarcas

de la misma provincia de Valladolid, alrededor de 32; en Ubeda (Jaén), a 33-36; en Vitoria (capital), a 40-

42, y en la provincia de Álava, a 36-38, etcétera, etcétera.

Lo que está ocurriendo y lo que ha ocurrido en anteriores campañas justifica plenamente la orientación

que ahora se sigue en el sentido de promover un resurgimiento vigoroso de la avicultura nacional basado

en los siguientes enunciados:

1° Aumento de la población ponedora.

2° Estabilidad en disponibilidades de piensos de calidad y de sus precios, en cuyo sentido parece que

cuentan con seguridades las explotaciones avícolas para toda la campaña próxima.

3.° Estabilidad de la cotización de los huevos en el mercado.

Urge la puesta en práctica de las medidas necesarias para que esta política que feliz-mente se inicia ahora

siga una línea continua, mediante la cual podamos llegar en el plazo breve que resulta posible por las

características especiales de la rama de que se trata a una clara situación de autoabastecimiento y de

normalidad en la distribución por el canal comercial.

 

< Volver