Autor: Massip Izábal, José María. 
   Más de doscientos millones de dólares para la estabilización de la economía española  :   
 Con ellos se facilitaría la convertibilidad de la divisa, con un cambio único y razonable, y se podrá liberalizar el comercio exterior. 
 ABC.    11/06/1959.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

MAS DE DOSCIENTOS MILLONES D DOLARES PARA LA ESTABILIZACIÓN DE LA

ECONOMÍA

CON ELLOS SE FACILITARA LA CONVERTIBILIDAD DE LA DIVISA, CON UN CAMBIO

UNICO Y RAZONABLE Y SE PODRA LIBERALIZAR El COMERCIO EXTERIOR

LAS PERSPECTIVAS, SEGUN LOS EXPERTOS DE WASHINGTON, SON OPTIMISTAS

Washington 8. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) La, inminente llegada a Madrid de los jefes

del Fondo Monetario Internacional y de la Ó. E. C. E ha despertado mucho interés en los medios

financieros internacionales washingtonianos. Hoy se sale aquí que coincidiendo con la. estancia en la

capital de España del secretario general de 1a O. E. C. E., M. Sargent, de la que daba cuenta este

corresponsal en una crónica anterior, a quien acompañan los señores Von Mangoldt--presiaeate del Banco

Internacional de Pagos—y Milton Gilbert, de la O. E. C. E., llega asímismo a Madrid, procedente de

Basilea, el director y presiden-te del Consejo del Fondo Monetario Internacional, Mr. Per Jacobson,

conocido como una de las, máximas autoridades financieras del mundo occidental. El jefe del

Departamento europeo del Fondo, Mr. Ferras, que ha estado ya dos veces en Madrid en los últimos

meses, y otros expertos de la Organización, acompañan al señor Jacobson.

El viaje de los jefes del Fondo y de la O. E. C. E. tiene, naturalmente, una relación directa e inmediata con

los estudios en curso para facultar a España, el fondo o crédito de estabilización destinado a la reforma

monetaria y fiscal en perspectiva. En esta capital se consideran poco menos que inminentes los acuerdos

internacionales que habrán de tomarse en cooperación con el Gobierno español para la concesión de dicho

fondo. El objeto primordial del mismo, que los informes ultimados en las referidas instituciones

consideran viable dentro de ciertos requisitos indispensables de ajuste económico interior, es el de

sostener la economía española en su paréntesis de ajuste a las realidades monetarias, fiscales y

comerciales que forman hoy el denominador común de Europa occidental. En otras palabras, facilitar la

convertibilidad de la divisa española; establecer, para la misma un cambio único y razonable; liberalizar

El comercio exterior; estimular las industrias nacionales, con un criterio estrictamente económico, de

acuerdo con las verdaderas necesidades del país, con su capacidad de compra y con los niveles

internacionales de producción.

En las condiciones presentes, el volumen de fondo o crédito de estabilización en estudio se ajustará al

volumen de las necesidades de la estabilización económica española, de manera que la misma pueda

llevarse a efecto sobre proyectos previamente establecidos y con el menor estrago posible para el presente

sistema económico nacional.

Aquí se estima hoy que la totalidad del crédito de la estabilización a facilitar a España sería del orden de

los 225 a los 250 millones de dólares El Fondo Monetario, la O. E. C. E., la Tesorería americana y

probablemente varias instituciones bancarias privadas de Nueva York, contribuirían a dicho crédito. Las

referidas cifras son todavía pura especulación en los medios financieros de Washington, pero tengo

razones para creer que su volumen será, aproximadamente, el que señalo. En opinión de los expertos, este

fondo de resistencia aplicado a las prescripciones y fluctuaciones inevitables en un reforma monetaria y

fiscal de esta amplitud, es suficiente para que el reajuste se lleve a efecto con el menor estrago posible, y,

sobre todo, con las más brillantes posibilidades futuras.

Según los expertos, en el caso español como en otros similares, es necesario encontrar un punto medio, ni

demasiado restringido, ni demasiado amplio, que resuelva los problemas monetarios, físcales y

comerciales de la nación, de acuerdo con el poder económico de la, misma sin lanzar, de espaldas al país,

una deuda desproporcionada a su vigor. Las perspectivas, según los expertos, son optimistas, a condición

de no excederse ni por defecto, ni por exceso. "Es—me decía el otro día un experto—una operación de

precisión, que hay que realizar con sumo cuidado y los ojos muy abiertos. Del acierto de pende el

bienestar económico de cada español."

Por lo demás, y a resultas de las inminentes conversaciones de Madrid entre los expertos del Fondo y de

la O. E. C. E. con las autoridades financieras del Gobierno, español, aquí se expresa hoy optimismo en

cuanto a, las decisiones a tomar y en cuanto al futuro económico nacional, una, vez superado el paréntesis

de ajuste a una norma internacional más realista sobre cambios, precios, producción industrial y agrícola e

intercambio comercial.

Por lo que hace a la eventual participación de la Tesorería americana en el fondo destinado a España, aquí

se espera con macho interés la próxima presentación del informe, preparado por Mr. Samuel Waugrh,

presidente de la National Advisory Council en materias económicas. Se sabe que Mr. Waugh estudió a

fon-do con el Gobierno español y las instituciones financieras, públicas y privadas la, posibilidad de

nuestra reforma monetaria, y que expresó francamente, su opinión en varios aspectos de la misma. Aun

cuando no puede decirse nada oficial ni oficioso sobre el contenido de dicho informe, se tiene la

convicción de que dentro de ciertas condiciones que Mr. Waugh considera indispensables, las

conclusiones de su misión en España serán esencial mente favorables, a las medidas que el Fondo

Monetario y la O. E. C. E. tienen actualmente en estudio.

Todo ello da una trascendencia máxima a la evolución económica de España en este momento

internacional y a sus posibilidades de integración a las normas y a las oportunidades de los nuevos

conceptos occidentales, basados en la integración de mercados y en el realismo monetario.— José María

MASSIP.

 

< Volver