Autor: Miquelarena y Regueiro, Jacinto. 
   Gran Bretaña se interesa por la situación de la economía española  :   
 La producción inglesa necesita abrirse paso en nuevos mercados extranjeros. 
 ABC.    05/11/1959.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. JUEVES 5 DE NOVIEMBRE BE 1959.

GRAN BRETAÑA SE INTERESA POR LA SITUACIÓN DE LA ECONOMIA ESPAÑOLA

La producción inglesa necesita abrirse paso en nuevos mercados extranjeros

EL «TIMES» COMENTA EL ULTIMO DISCURSO DEL GENERALÍSIMO Y EL PLAN DE

ESTABILIZACIÓN

Londres 4. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) Entre otros diarios ingleses, el "Times" publica, a

dos columnas, un resumen del discurso del general Franco, en ocasión del XX aniversario de su llegada a

la Jefatura del Estado, y subraya su afirmación cíe que España "realiza una revolución nacional y

constructiva y ha creado un clima que les devuelve a los españoles la fe en su destino y una democracia

en armonía con las aspiraciones del pueblo". Subraya igualmente, refiriéndose al plan de estabilización,

estás palabras del Caudillo: "Estamos en, la segunda fase del progreso de España. Es una nueva era,

iniciada después de haber vencido las grandes dificultades, especialmente económicas, que se opusieron a

nuestra marcha hacia el equilibrio dé hoy. Es fácil imaginar lo qué hemos de conseguir en veinte años

más de paz, si Dios lo quiere. Partimos ahora de una base firmé, y pronto someteremos a la nación los

nuevos planes que han de cumplirse."

A continuación publica el "Times" un artículo de su corresponsal en Barcelona titulado." Un golpe al

mercado negro". Dice que los primeros efectos del plan de estabilización son evidentes en el ritmo de los

negocios. Los negocios entran en una activa normalidad, después del descanso del verano. "La escasez de

materias primas y de las divisas necesarias para adquirirlas en el exterior fue el obstáculo mayor entre los

que demoraban la restauración de la economía española. Los precios de las primeras materias, o

semimanufacturadas, como el hierro y el acero, aunque rígidamente controlados, alcanzaron niveles

artificiales y creaban la espiral de la inflación. A falta de materias importadas, se pagaban a cualquier

precio las que salían subrepticiamente al mercado, porque los industriales debían seguir produciendo.

Registramos ahora síntomas claros de que la situación cambia. En julio último España entraba en la

Organización Europea de Cooperación Económica y obtenía en el exterior un crédito de 400 millones de

dólares para financiar sus importaciones en primer término. Los precios del cobre, del plomo y de la

hojalata han descendido el 50 por 100 en algunas semanas, y hoy puede adquirirse chapa de acero y

barras y perfiles de hierro a los precios de tasa en cualquier cantidad. Otras medidas deflacionarias, como

el aumento del interés del crédito bancario, colaboran en el ataque al "estraperlo" o mercado negro, que

parece recibir así un golpe de muerte."

Quizá estas notas del "Times" no son meramente informativas, y responden al plan de Inglaterra de

explorar nuevos mercados, o mercados más amplios para sus industrias; La plena producción británica

desborda, con mucho, las posibilidades del país y ha de canalizarse a toda prisa hacia el exterior. E1 plan

español de estabilización atrae seguramente a las empresas expansivas del Reino Unido, y el Gobierno de

Mr. Macmillan otea a estas horas todos los horizontes.

Hoy, en los Comunes, el canciller del Tesoro anunciaba el corte de las restricciones, que han impedido,

hasta ahora, la compra en dólares y la importación de algunos artículos norteamericanos. Las demás

restricciones—dijo—irán desapareciendo con el tiempo. Inglaterra parece lanzarse con ímpetu y

abiertamente al comercio Ubre.

En este terreno se espera con extraordinario interés en los círculos industriales y comerciales la llegada a

Londres del ingeniero Alsogaray, ministro argentino de Economía. Sus entrevistas con el canciller del

Exchequer y el presidente del Board of Trade durarán del 15 al 18 del actual. Se trata, ,en principio, de

restaurar, si fuese posible, la vieja ayuda y cooperación entre los dos países, tradicional durante muchos

años, a base de sus

 

< Volver