La expansión industrial de España     
 
 ABC.    11/12/1959.  Página: 32. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ABC. TÍERNES 11 DE DICIEMBRE DE 1959.

LA EXPANSION INDUS TRIAL DE ESPAÑA

El proceso de desarrollo económico de un país es mucho más difícil de registrar que de realizar.

Queremos decir con ello que ha de pasar mucho tiempo después de que los sueños se transformen en

realidades para conseguir que estas realidades no sigan siendo consideradas como sueños inalcanzables

por los escépticos y pesimistas a ultranza. Jamás queremos dar nuestro brazo a torcer en ningún asunto si

tenemos de dicho asunto o. problema upa idea prefabricada o un tópico rancio. Y el rancio tópico de

nuestro atra-so industrial, de nuestra miseria, consuetudinaria sigue merodeando en muchas zonas del

espíritu nacional, y lo que es peor todavía, en el internacional.

Era necesario, por consiguiente, que con plausible reiteración y con irrebatibles datos se fuera abriendo

paso la idea de que algo muy importante se ha venido realizando en la estructura económica de España;

de que algo ha cambiado ya profundamente en el paisaje industrial del país—la estructura industrial se

solidariza ya profundamente con la estructura agrícola, y ambas dan tono, matiz y fisonomía a la

economía nacional, en su conjunto—, para llegar a la conclusión de que se ha recorrido ya una buena

parte del camino propuesto en el plan de progreso y florecimiento de España.

El Ministerio de Industria, que lleva el pulso y el aliento de todos los sectores industriales, acaba de

resumir en un interesante opósculo cuanto de expresivo y fundamental cabe, registrar en ja evolur ción

industrial de nuestro país en el período 1939-1958. Y con cifras y datos, no con palabras ni hipótesis,

aparece ya claro, con claridad meridiana, el avance gigantesco logrado en una porción de industrias

básicas, tales como la hullera y carbonífera, la de producción de energía eléctrica, la siderúrgica, la del

cemento, la de abonos nitrogenados, la del plomo, aluminio y cinc, la química, en general, la de

construcción naval, la de fabricación de vehículos y tractores y la del refino del petróleo. En muchas de

ellas, el progreso alcanzado es incomparablemente más meritorio, porque ha surgido del cero absoluto, de

la nada integraren e1 año de partida, es decir, en 1939.

Seguros del extraordinario valor expresivo que tienen las grandes síntesis, queremos extraer de la

mencionada publicación, tan oportuna como fehaciente, algunas cifras claves, capaces por sí solas de

llevar a todos el convencimiento de la gigantesca labor realizada y de la gran esperanza que prometen

para Un futuro próximo. En primer lugar no estará de más hacer saber que el incremento del valor anual

de la producción industrial española en 1959, en relación con la de 1939 es, a precios de mercado

internacional, y valorado en una unidad monetaria que representa la máxima estabilidad, el dólar, de 800

millones de dólares. Sólo la industria del lingote de acero tiene un plus valía en 1959, en relación con

1939, de 117 millones de dólares, siguiendo la producción de herramientas y má-quinas herramientas, con

63 millones; la de camiones, con 54; la de coches de turismo, de 48; la de hulla, con 46; la de

motocicletas y motocarros, con 39; la de construcción naval, con 36; la de destilación del petróleo y las

pizarras, con 32; la del cemento, con 48; la de plásticos, con 34; la de celulosa, con, 31, y la de lingote de

hierro, con 24. En resumen, puede decirse que por término-medio la producción industrial de 1958 ha

sido dos veces y media superior a la de 1940, y la renta industrial ha pasado de; 70.000 millones de

pesetas a 144.000 millones. Reduciendo ambas cifras a una unidad monetaria común para la valoración—

el valor que tenía la peseta, en 1953—, resulta que el incrementó relativo de la producción industrial ha

sido de un 8 por 100 anual, cifra extraordinariamente favora-ble y halagadora, que recompensa sobra-

damente el titánico esfuerzo realizado por España en los últimos veinte años. Algo, muy fundamental, en

efecto, se ha operado en la transformación industria! de España, y las cifras cantan con irresistible

elocuencia para demostrarlo.

 

< Volver