Seis años de cooperación económica entre España y Estados Unidos  :   
 Ciclo de conferencias organizado por el Círculo Mercantil de Madrid. 
 ABC.    16/03/1960.  Página: 63-64. Páginas: 2. Párrafos: 24. 

ABC. MIÉRCOLES 16 DE MARZO DE 1960.

SEIS AÑOS DE COOPERACIÓN ECONÓMICA ENTRE, ESPAÑA Y ESTADOS UNIDOS

Ciclo de .conferencias organizado por el Círculo Mercantil de Madrid

Dentro del cicla organizado por el Círculo de la Unión Mercantil de Madrid, sobre el tema "Seis años de

cooperación, económica entre España y Estados Unidos", el señor Eric B. Shearer, de la Misión

económica estadounidense, pronunció una conferencia sobre "Lo que significa para España la ayuda

económica norteamericana". Después de unas palabras de presentación, pronunciadas por el presidente de

aquella entidad señor-Molinero, el conferenciante comenzó su disertación.

Señaló en primer lugar, que el hecho más importante de la ayuda económica nortéame-, ricana para

España ha sido su "coincidencia con el comienzo de una rápida expansión económica en España, que

sucedió a un largo período de aislamiento económico y de-autarquía".

Declaró luego que, aunque generalmente se considera que el fin principal, conseguido por los Estados

Unidos en España a cambio de la ayuda económica y militar ha sido la concesión de las bases militares,

hay que Señalar que estas bases son de utilización conjunta hispano-norteamericana, y que España ha de

estar orgullosa de contribuir al sistema defensivo del mundo libre.

"A mi modo de ver las cosas—conti-nuó -- las ventajas realmente obtenidas por los Estados Unidos en

España son las mis-mas que benefician a España: principalmen-te el desarrollo económica de este país

con una relativa, estabilidad monetaria, que tiene como objeto elevar el nivel de vida de los españoles y a

la vez lograr el acercamiento económico y político de España con la co-munidad del mundo libre".

Dijo el señor Shearer que "durante los últimos seis años la ayuda norteamericana representó

aproximadamente una quinta parte de las entradas de la balanza de pagos española", y que durante los

últimos tres, años la media anual dé la ayuda co-rrepondiente a los diversos programas aprobados para

España fue equivalente, aproximadamente, a una cuarta parte del valor de las importaciones anuales

durante estos años".

Al referirse al programa de "cooperación técnica", afirmó que, aunque sólo ha absorbido, hasta la fecha

unos seis millones de dolares, el efecto más profundo de la ayudal económica norteamericana quizás se

derivará de este programa.

Dirigiéndose a los empresarios, españoles, del sector privado o publicó, advirtió, que limitarse a la

adopción de la técnica y métodos, de la industria y comercio: norteamericamps, sin tener, encuenta la

filosofía que lia dado lugar a esta técnica y métodos, puede tener como consecuencia hacer las cosas a

medias, y podría resultar peligroso. Es decir, que si buen es verdad que la industria y el comercio

norteamericanos están basados, como todos los sistemas económicos capitalistas, en el concepto de hacer

máximo el beneficio total de la empresa, hemos sin embargo de hacer ciertas aclaraciones, En primer

lugar, este beneficio no se considera necesariamente como un beneficio a corto; plazo; en segundo lugar,

no se identifica con un beneficio máximo por unidad de producción o de distribución, y en tercer lugar—

y quizá sea ésta la mejor respuesta a la propaganda comunista—la productividad americana no se ha

logrado a costa de Jos obreros. Lo que han aprendido los empresarios de los países favorecidos por el

Plan Marshall es la gran lección que nos ció, hace casi medio siglo Henry Ford, de que solamente

produciendo y vendiendo más barato, y dejando a los obreros participar en el mayor beneficio derivado de

una mayor productividad se puede lograr un mercado de tal magnitud que haga posible alcanzar una

rápida expansión económica y un mayor bienestat para todos".

Comentando que se acerca, el día en que la ayuda exterior a España se compondrá exclusivamente de

préstamos específicos, observó que, sin embargo, "los préstamos de ayuda oficial, no pueden representar

nunca más que una parte marginal del capital extranjero necesario para eL ulterior desarrollo así como

para la modernización de la industria existente". Mientras que las recientes medidas de liberalización de

las disposiciones vigentes en materia de inversión, extran jera representan, un gran avance hay que notar

que "entre los inversores potenciales en él extranjero es opinión muy extendida que para competir

efectivamente en el mercado internacional de capitales España habrá de liberalizar estas, medidas algo

más. "Admito que es muy difícil diefinir lo que se quiere decir cuendo se hable de este "clima" continuó

el conferenciante, "pero en mi opinión seria fundamental en este sentido que en. España se prescinda de

sospechas y temores frente a la inversión extranjera que podrían .o habrían podido excusarse; en

determinados lugares y momentos, pero que no pueden ni deben tener sentido ni justificación hoy día y

menos en una nación madura y avanzada.

"A veces tengo la impresión—continuó— de que en España la concurrencia de empresas con capital

extranjero viene considerándose como una especie de competencia desleal y quizá de explotación. En mi

opinión una actitud parecida no tiene validez porque, en primer lugar, el carácter de la inversión en la

actualidad por parte de empresas extranjeras en cualquier área del mando no es el que fue hace cien

cincuenta o siquiera treinta años; y en segundo lugar. porque la inversión de capital extranjero en una

nación que quiere modernizarse y desarrollarse rápidamente, sin disponer del ahorro interno ni de las

divisas necesarias, es absolutamente indispensable.

Si contó resultado del libre juego de la competencia a la que tendrá que llegarse aquí algunas empresas

con métodos y equi-pos anticuados no pudieran salvarse, como economista no tiene para mí la menor

importancia el hecho de que el capital de las empresas más eficientes sea de origen na-cional, extranjero o

quizá mixto. Frenar la inversión extranjera por temor a herir al-gunas empresas "nacionales" que no

pueden o no quieran ponerse en condiciones de com-petir, estaría en mi opinión en la categoría de

actitudes que se califican en América con la gráfica expresión "cortarse la nariz para mejorar la cara".

CLAUSURA DEL CICLO

La última conferencia del ciclo fue pronunciada ayer por D. Juan José Rovira, jefe da la Oficina de la

Comisión Delegada del Gobierna para el Desarrollo de los Convenios con Norteamerica Presidió el acto

el señor Molinuevo, quien hizo la presentación del orador.

Comenzó diciendo como su experiencia profesional en España y en el extranjero, a lo largo de quince

años, le habían llevado al convencimiento de que presentar las relaciones internacionales desde el punto

de vista de los beneficios que de ellas se derivan para una de las partes, contribuye a un buen

entendimiento tanto como a presentar los beneficios que se derivan de estas relaciones para la otra parte.

Recordó que un antiguo funcionario de la Misión Económica Americana en España dijo hace años que la

expresión "ayuda" debería -ser sustituida por la de "cooperación".

Explicó a continuación el significado del término "ayuda económica" y los diferentes conceptos que se

suelen agrupar en torno al mismo, para precisar que, en un sentido restringido, hay que entender por tal

"el conjunto de bienes y servicios financiados con cargo a fondos autorizados y asignados en cada

ejercicio económico por el Congreso y el "Gobierno de los Estados Unidos en concepto de "Ayuda para la

Defensa" mediante la Ley de Seguridad Mutua y; 1a Ley de Asignaciones para la Seguridad Mutua y

concedidos a los Gobiernos beneficiarios por la Administración de Cooperación Internacional".

Seguidamente expuso que durante estos, seis años España ha recibido 455.774.600 dólares, dentro de un

volumen general de ayuda económic para todos los países del mundo de 25.515.737.000 dólares. Hizo

referencia a las sumas percibidas por otros países y resumió cuál ha sido la distribución de la parte

correspondiente a España: excedentes agrícolas, 51.300.000 dolares; materias, primas (incluido algodón)

245.631 dólares; maquinaria, equipo y elementos de transporte, 153.436.000 dólares, y asistencia técnica

4.407.600 dólares.

Entró luego a examinar lo que significa para los Estadas Unidos la ayuda económica americana,

refiriéndose a las bases, cuya utilización se ha concedido ax aquel país, y los medios cosí que se ha

llevado a cabo su construcción. Hasta el 31 de diciembre de 1959 se habían puesto a disposición del

Gobierno americano 8.207 millones de pesetas para sus gastos administrativos y la construcción de´ bases,

de los cuales se habían gastado 6.255 millones. Hasta esa misma fecha correspondieron al Gobierno

español para realizar proyectos de fomento de la economía nacional 6.060 millones de pesetas, de los que

se habían gastado 4.580 millones. "Es cierto que las bases militares de utilización conjunta—que están

bajo mando y bandera españoles—interesan a España como parte que es de la comunidad occidental, pero

es también cierto que, por lo me nos fanto, interesan á los Estados Unidos, y que sin bases no hubiera

habido ayuda económica, entre otras razones porque no hu-biera sido posible según la legislación

americana."

"Éstas consideraciones -- manifestó el se ñor Rovira—ponían de manifiesto lo que ha bía dicho al

principio, o sea, que la ayuda económica no consiste pura y simplemente en una donación unilateral con

el fin exclusivo de reforzar la economía de España, sinó en una combinación de prestaciones y

cantraprestaciones por parte de España y los listados Unidos con un contenido económico, pero con una

finalidad militar y económica."

A continuación hizo resaltar la proyección política de los programas de ayuda, que ha servido de punto de

partida a la incorporación gradual de España al movimiento de cooperación política y económica

occidental, facilitando su ingreso en las Naciones Unidas, en la O. E. C. E. en el Fondo Monetario

Internacional en el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento y en la Corporación Financiera

Internacional.

Recordó las palabras del ministro de Asuntos Exteriores en la Embajada americana de que la ayuda, que

inicialmente se basó en una estricta relación bilateral entre los Estados Unidos y los países beneficiados o

receptores de la misma, ha ido evolucionando en un sentido de solidaridad de intereses. Esto, añadió,

acata de ser corroborado por el presidente Eisenhower en su mensaje al Congreso sobre el Programa de

Seguridad Mutua del ejercicio 1960-1561.

E1 Sr. Rovira terminó diciendo que, a su juicio, el buen camino es ser solidarios en todo como miembros

de una comunidad de afanes, de ideales y de intereses.

ECONOMISTAS NORTEAMÉRICA NOS, EN MADRID

Para participar como ponentes en un importante ciclo de coloquios organizados por la Asociación para el

Progreso de la Di rección acaban de llegar a Madrid, procedentes de los Estados Unidos, Mr. E. G. Mac

Fayden y Mr. Clarkson Hill, cuya presencia en España se debe al interés de la Comisión Nacional de

Productividad y de la Administración de Cooperación Internación nal (I. C. A.) de los Estados Unidos en

ac tividades que benefician directamente a la économía española.

Los coloquios sobre el análisis y conta-bilización de costes que se celebrarán del 16 al 18 del actual

subrayan la importancia que para la economía española tienen la calidad de la producción y la reducción,

de costes.

HOY, CONFERENCIA DEL MINISTRO DE HACIENDA DE AUSTRIA

A las siete y media de la tarde de hoy, miércoles, en la Cámara Oficial de Comercio, pronunciará una

conferencia el doctor Reinhard Kamitz, ministro de Hacienda de Austria, quien desarrollará el tema

"Aspecto moderno de la política monetaria y fiscal".

 

< Volver