El desarrollo económico de España     
 
 ABC.    26/03/1960.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. SÁBADO 26 DE MARZO DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 43

EL DESARROLLO ECONOMICO DE ESPAÑA

ESTA ASEGURADO EL SUMINISTRO NORMAL DE ACEITE

La Comisaría de Abastecimientos dispone de reservas suficientes

La Comisaría General de Abastecimientos y Transportes nos envía la siguiente nota:

"A su debido tiempo se hizo público que el suministro de aceite en sus diversas calidades está asegurado

durante eí presente año, debido a la magnífica cosecha que precisamente en estas fechas acaba de

recogerse.

Por otra parte, la exportación de aceite de oliva se desarrolla a buen ritmo, sin que-en ningún caso pueda

perturbar el abastecimiento interior.

No obstante, el movimiento comercial intenso motivado por el comercio interior y exterior ha inducido a

que se produzca por algunos sectores interesados la afirmación de que pueden surgir dificultades, en el

normal abastecimiento.

Esta Comisaría General sale al paso de cualquier intento de crear un clima de duda o dificultad a los

consumidores, y ,a tal efecto recuerda que posee suficientes reservas tanto de aceite de oliva, adquirido

por su cuenta, como de cualquier otro para que estén perfectamente aseguradas en volumen y precio las

existencias de aceite en el mercado.

Para mantener dichas reservas serán realizadas las importaciones que sean aconsejables, toda vez que de

esta forma se equilibra la normalidad del suministro interior con las exportaciones que en cualquier

momento sean efectuadas, cualquiera que sea su cuantía."

Tenemos a la vista la ponencia presentada por la Cámara de Comercio de Madrid a la U. JST. E. S. C. O.

en una reunión celebrada en Atenas para estudiar la aplicación de las ciencias sociales al desarrollo

económico. En esta ponencia presenta interesantes datos relativos al proceso de la economía española en

relación, con su medio natural y el factor humano.

Según este informe, basado en los datos más recientes publicados, la renta nacional para 1952 se elevó a

513.820 millones de pesetas, equivalentes a 12.233 millones de dólares; 407 dólares por habitante. Los

orígenes cuantitativamente más importantes de estas cifras corresponden a la, producción industrial y

minera y a la agrícola, forestal y pecuaria. Aquélla ascendió a 187.594.190,000 pesetas—36,51 por 100

del total—, y la segunda a pesetas 112.156.380.000 equivalentes al 21,83 por 100. Los ingresos menores

se debieron al concepto "Servicio de Ahorro, Banca y Seguros". Y tomando como base la familia

española con ingresos inferiores a pe-setas 80.000 anuales, se arroja un gasto medio familiar en nuestra

Patria de 4.045 pesetas mensuales, lo que representa 897 por persona y 1.178 por, unidad de consumo:

256 dólares al año por persona y 1.155 por familia.

Comparando la distribución de estos gastos, por conceptos, entre 1939 y 1958, se aprecia que mientras

las inversiones familiares de alimentación han disminuido del 60,10 por 100 al 55,3;0, las de vivienda del

14,60 al 4,96, y las de gastos de casa de 8,47 a 8.25; las de vestido y gastos generales; han aumentado del

9,39 al" 13,60, y del 7,44 al 17,89 por 100, respectivamente.

Ofrece también el interesante informe reveladores datos sobre la estructura eco-nómica española en

relación con un país muy desarrollado de Europa occidental, pero no mediterráneo—Alemania—, y con

otros dos mediterráneos—Italia y Grecia—. Esta, comparación muestra que mientras el porcentaje de

nuestra renta agrícola es el ya dicho del 21,83, el de Alemania es el 4; el de Italia, el 20, y el de Grecia, el

34. En cambio, si la renta industrial española es del 36,51 por 100, la alemana es del 48, la italiana del 40

y sólo la griega es inferior: el 25. Señala a este respecto la Cámara de Comercio de Madrid que estas

cifras son satisfactorias para España, situada en un nivel medio de desarrollo; pero, en cambio, habida

cuenta de que el 45,4. por 100 de la población activa española está dedicada a la agricultura, nuestra

producción en este terreno es escasa. Y añade que el índice de la agricultura creció en. el bienio 1953-54

el 9,6 par 100, mientras que la industria, lo hizo en proporción del 45,2. Atribuye principalmente esta

diferencia al carácter desfavorable de nuestro medio natural agrícola, que exige inversiones muy

elevadas.

En el terreno industrial señala el auge de la producción eléctrica", quituplicada desde 1935, y que ofrece

una perspectiva de 18.000 millones de kilowatios hora para 1963, y el más rápido crecimiento conocido

en la producción de acero, que alcanza casi el 100 por 100 desde 1956 a 1959. La rama industrial más

importante es la metalurgia—24 por , 100—-; la producción de cemento pasó de 1.800.000 toneladas en

1949 a 4.800.000 en 195.8; la química también se ha duplicado desde 1949, y alcanzaron una

considerable importancia las industrias naval y automovilista. En cam-bio, la rama textil es la que ha

experimen-íado menos variación en los últimos años.

Finalmente, como base de un estudio de lo realizado hasta ahora, y de lo proyectado, así como de las

líneas que, a su juicio, debe seguir la reestructuración económica y social de España, la Cámara de

Comercio señala siete regiones o zonas económicas. De éstas, tres bastantes desarrolladas —Vizcaya,

Guipúzcoa, Barcelona y Madrid; La Coruña y : Pontevedra; Levante, Baleares y provincias, agrícolas

catalanas—y las restantes insuficientemente desarrolladas, cuya degradación económica progresa

geográficamente de Norte a Sur y se desplaza de la periferia.

Transcribimos sustancialmente —en lo referente a los posibles remedios que propugna la Cámara de

Comercio de Madrid— el informe del que extraemos los anteriores datos:

"Sin duda los regadíos llevados a cabo y los que están en ejecución, permitirán asentar un número

considerable de colonos, pero el límite de posibilidades bastante rígido, mientras que continúa él

crecimiento demográfico.De ahí se deduce que, al menos en las condiciones presentes de la técnica, la

modificación del medio natural por efecto de grandes obras de regadío, constituye un paliativo e incluso

un recurso para incrementar la riqueza de la comunidad, pero no es una fórmula decisiva en sí misma

para, asegurar un alto nivel de vida de toda, la nación. Por otro lado, tampoco se debe encerrar el juicio

en´ los límites de la técnica actual, qua progresa a una velocidad, superior a la del pensamiento,económico

y social." Y añade: "Siempre"quedarán amplias superficies de secano poco productivas que gravitarán

desfavorablemente sobre el conjunto del sistema económico. Para eludir este peso no hay otra solución

que eliminar los cultivos cerealistas marginales y practicar una explotación muy extensiva y muy

mecanizada. Ello exige el transferir a los sectores de la industria y de los servicios en los próximos años

1.216.300 trabajadores agrícolas, para los que habrá que crear los correspondientes puestos de trabajo,

además de absorber el crecimiento vegetativo general del país. Planteada la cuestión en estos términos,

los planes de regadíos y colonización no pueden ser sino una parte del proyecto nacional—expresado o no

en planes formales—de transformación económica y social del país, para crear una adaptación humaan

acorde con las condiciones del territorio, que, en su conjunto, y a parte zonas privilegiadas, es poco

propicio a la actividad agrícola."

 

< Volver