Autor: Soriano, Manuel. 
 Escandalo en el Congreso. 
 El pacto UCD-PSOE falló estrepitosamente     
 
 Diario 16.    16/06/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

ESCÁNDALO EN EL CONGRESO

El socialista Marín abajo, en el centro— fue el encargado de velar por el cumplimiento del pacto, que

explicó antes á ios diputados y representantes centristas. Después llegó el revuelo y la airada

conversación entre el presidente del Congreso, Landelino Lavilla, y el de UCD, Agustín Rodríguez

Sahagún

El reglamento congelado: El PSA se salvó en el último minuto

El pacto UCD-PSOE falló estrepitosamente

El pacto entre UCD-PSOE falló ayer estrepitosamente en el Pleno del Congreso de los Diputados, cuando

se inició el debate del Reglamento de la Cámara, que quedó congelado hasta septiembre. Por esta razón,

el Partido Socialista Andaluz se salvó en el último minuto, puesto que su desaparición como grupo

parlamentario estaba ya decidida. Hay quien sospecha que este pacto fue volado desde un control remoto.

Manuel SORIANO

Madrid — Una nueva derrota parlamentaria de UCD provocó ayer una considerable tensión en el

Congreso de los Diputados. Pero en esta ocasión el conflicto trascendió a los problemas internos

centristas y se vio implicado también el Partido Socialista.

Más de treinta diputados de UCD ¡altaron cuando se votó el precepto reglamentario que impedía la

formación de grupo parlamentario a diputados del mismo partido o a los que no se hubieran enfrentado

electoralmente.

Una vez eliminado este requisito, quedaba abierta la posibilidad de que un partido tan heterogéneo como

UCD pudiera generar varios grupos parlamentarios. Sin ese precepto, los socialistas podrían seguir

disfrutando de los tres grupos que tienen hasta ahora.

La eliminación de los grupos socialistas catalán y vasco, pactada entre la UCD el PSOE para racionalizar

los trabajos parlamentarios a través de opciones estatales, no se consumó. Sin embargo, poco antes ya se

habían aprobado las condiciones que harían desaparecer el PSA como grupo parlamentario, obligando a

sus diputados a integrarse en el grupo mixto.

Plante

Los diputados de UCD de Andalucía, encabezados por el presidente centrista en aquella región, Félix

Pérez

Miyares, protestaron vehementemente ante el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo,

argumentando que se producía una discriminación de la que se iba a responsabilizar a los centristas

andaluces, que tendrían que soportar la campaña del PSA acusándoles de votar en contra de los

andalucistas, pero manteniendo a los grupos socialistas vasco y catalán.

El pacto entre la UCD y el PSOE para suprimir el grupo parlamentario andalucista tenía como

contrapartida la eliminación también de los grupos de socialistas de Cataluña y socialistas de Euskadi. El

PSOE así lo había pactado, pero manteniendo de cara a su electorado una tibia defensa de sus grupos

hermanos.

El PSOE confiaba en que la mayoría formada por UCD y Coalición Democrática impusieran ese criterio

sin el apoyo de los votos socialistas.

A la hora de la votación se produjo una diferencia, de cinco votos a favor de UCD-CD. El presidente del

Congreso : —como en otros casos en que se produce tan corta diferencia— ordenó la repetición de la

votación por el procedimiento de levantamiento de lilas. El resultado fue de 135 a favor, 142 en contra y

cuatro abstenciones.

Quedaba eliminada la exigencia de que para for mar grupo parlamentario los diputados no podían for mar

parte del mismo partido y tenían que haberse enfrentado electoralmente.

Paradójicamente, los siete votos que decidieron la supervivencia de socialistas catalanes y vascos como

grupo parlamentario, fueron los del PSA. Los andalucistas, que habían barajado hasta encerrarse en el

Parlamento si se consumaba su eliminación como grupo,reprocharon ai PSOE .que ellos habían votado a

favor de sus compañeros de Cataluña y Euskadi, a pesar de que los socialistas" impulsa" ron la supresión

del grupo andalucista.

Diputados centristas también, acusaron de romper el pacto ante las presiones del secretario general del

Partido Socialista de Cataluña, Joan Reventós, que estuvo ayer en Madrid. El PSOE declinó toda

responsabilidad sobre el control de la asistencia de diputados centristas. Reprochó a UCD que faltaran

más de 30 diputados a la votación, porque ios socialistas ya habían advertido que no ; iban a, votar,

públicamente en contra de sus compañeros vascos y catalanes aunque estaban de acuerdo en que el PSOE

contara solamente con un grupo parlamentario.

Retirado

Los socialistas sacaron del hemiciclo, incluso, a 16 diputados, para facilitar la mayoría UCD-CD, que

volvió a ser derrotada por indisciplina interna centrista, provocando en esta ocasión una ruptura del pacto

con el PSOE.

Ante esta situación, fue convocada la Junta de Portavoces, que sometió a pleno la propuesta de retirar el

proyecto de reglamento para que volviera a estudiarse nuevamente en la comisión correspondiente.

El desarrollo de los acontecimientos no había producido el objetivo de reducir los grupos regionalistas,

sino sólo la eliminación del PSA, dejando, además, abierta la posibilidad a que los partidos estatales se

fraccionasen.

Muchos observadores parlamentarios llaman la atención sobré el hecho de que tanto en el conflicto sobré

la ley de Divorcio, como el. dé ayer sobre el reglamento del Congreso, tiene, como consecuencia el

deterioro de la estabilidad del Gobierno y de la cohesión interna de UCD, basadas en criterios que vienen

combatiendo él sector conservador centrista y Coalición Democrática.

 

< Volver