Pilar Ibáñez Martín, esposa de Calvo Sotelo. 
 Nunca pensé que Leopoldo llegará a presidente     
 
 ABC.    26/02/1981.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Pilar Ibáñez-Martín, esposa de Calvo-Sotelo

«Nunca pensé que Leopoldo llegara a presidente»

MADRID. «Nunca pensé que Leopoldo llegaría a ser presidente del Gobierno», declaró a Radio

Nacional Pilar Ibáñez Martín, su esposa, después de conocerse la votación por la que Calvo

Sotelo obtuvo la investidura en el Congreso de los Diputados.

Pilar Ibáñez-Martín Mellado, de cuarenta y ocho años, hija del que fue ministro de Educación,

José Ibáñez-Martín, es licenciada en Filosofía y Letras, pero no -ejerce, «porque —dice— una

familia bien atendida exige mi presencia en la casa».

Sobre el divorcio dijo que «normalmente sólo están a favor aquellps: que lo necesitan, aunque

creo que tiene que estar regulado por la ley, porque existe».

«Mi marido y yo —continúa la esposa de Leopoldo Calvo-Sotelo— nos conocimos en los

conciertos del Monumental y del Palacio de la Música.»

Respecto a su marido y; a sus hijos, dice: «Leopoldo está en casa bastante tiempo. Siempre

comemos y cenamos juntos. Le gusta leer y escuchar música. Todos mis hijos son muy

aficionados a la música. En invierno nos gusta esquiar, pero siempre con los chicos. En los

veranos vamos a Riba-deo.»

«El deporte preferido de Leopoldo —añade— en verano es ir en un bote de vela

que tiene en Ribadeo, es una vela latina, que es clásica en el Norte.»

En cuanto a las actividades de la señora de Calvo-Sotelo señaló en el programa de radio que

«son las normales de un ama de casa, en una casa grande y" ocupada por mucha gente. Por la

mañana suelo hacer la compra en la plaza, suelo ir al médico y otras muchas cosas».

Sobre el feminismo, la esposa de Calvo-Sotelo opinó que «la mujer tiene un puesto muy

importante en el mundo actual. Una mujer tiene que estar preparada para todo, porque no hay

nada tan importante como formar una familia. Yo tengo ocho personas a las que ayudar. Es

importante también despachar en una tienda o trabajar en una oficina, pero se hace una labor

importantísima en una casa ayudando a ser personas a los hijos que se tienen».

Por último, opinó sobre la política. «La política —afirmó— es un mundo apasionante. En

general, creo que cuando uno se mete en esas cosas es por algo. Es un mundo para todos,

tanto para mujeres como para hombres. La política afecta a todos.»

 

< Volver