Autor: Valdecantos, Camilo. 
 Se desvanece como bloque electoral frente al partido del Gobierno. 
 Nueva Mayoría: nada es posible sin contar con UCD     
 
 El País.    23/09/1978.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

POLÍT1CA

EL PAÍS, sábado 23

Se desvanece como bloque electoral frente al partido del Gobierno

Nueva Mayoría: "Nada es posible sin contar con UCD"

CAMILO VALDECANTOS

La operación Nueva Mayoría, dispuesta a constituir un bloque político con pretensiones electorales,

puede darse por fenecida en la intención de sus promotores. «Nada es posible sin contar con UCD», o

«todo es posible si se cuenta con UCD», son dos definiciones obtenidas en los últimos dos días entre

personas afines a Nueva Mayoría y que parece delimitar una nueva estrategia o, al menos, una corrección

sustancial en sus propósitos.

Los líderes que han dado vida en los últimos- meses a la operación Nueva Mayoría se muestran muy

cautos a la hora de hacer pronósticos, pero no dudan en reafirmar, con claridad, la necesidad de contar

con UCD para sus propósitos.

«El desiderata de este planteamiento —reconocía el jueves José María de Areilza— sería contar desde

Alianza Popular, como grupo más a la derecha, hasta el centro, en el que está UCD, y, en todo caso, hay

que plantearse un entendimiento final con UCD.» El presidente de Acción Ciudadana Liberal (ACL), uno

de los principales impulsores de la idea, afirmaba también que todos los planteamientos «no tienen

sentido si no se obtiene una mayoría suficiente para gobernar», y añadía que en este momento ello no es

pensable sin contar con UCD.

La misma insistencia en hablar del partido gubernamental es posible recogerla entré personas cualificadas

de AP, y muy interesadas en el tema desde sus inicios y en algunos políticos que últimamente han tenido

contactos con Alfonso Sorio y con Tor-cuato Fernández Miranda.

Sin embargo, el rastreo informativo en estos círculos se hace muy difícil cuando se les plantea el modo

concreto de enlazar con UCD. Aunque la reserva es total, puede afirmarse que muchas de las hipótesis

construidas pasan por la defenestración política de Adolfo Suárez, al frente del Gobierno, La síntesis que

ninguno se atreve a formular abiertamente sería aproximadamente está: UCD, sí, pero sin Suárez.

Manuel Fraga, secretario general de AP, y la junta directiva nacional del partido, han sido más explícitos

en este tema,-´al proponer abiertamente la designación de un Gobierno neutral que convoque unas

elecciones generales. La propuesta ha.encontrado escaso eco informativo y parece que no tiene viabilidad

política.

El propio Areiíza no tiene inconveniente en aportar su opinión sobre este planteamiento: «No conozco

ningún Gobierno neutral. Eso es políticamente imposible. Lo importante—anadees que el Gobierno

garantice la imparcialidad.» El señor Areilza abunda en su pensamiento, admitiendo que ello puede

conseguirse con un Gobierno -presidido por una nueva personalidad, o incluso por el propio Suárez.

A partir de ahí, el líder de ACL se negó a formular posibles hipótesis de Gobierno, pero en otros círculos

ligados a la operación Nueva Mayoría no se oculta que su deseo sería una remodelación del Gabinete, en

la que, según sus propósitos, podrían tener una entrada determinadas personas ligadas a la idea genérica

de Nueva Mayoría; como «garantía de auténtica neutralidad».

José Luis Alvarez

EL PAÍS ha podido saber que en varias conversaciones sostenidas en las últimas semanas por personas

ligadas a lo que se ha venido llamando Nueva Mayoría —denominación qué en este momento está en

trance de abandonarse de forma definitiva— se ha barajado el nombre de José Luis Alvarezt actual

alcalde de Madrid y miembro de UCD, corno posible presidente de ése Gobierno de transición que

convocase las elecciones generales. La hipótesis ha sido juzgada en círculos responsables de AP, como

«invención de tertulia madrileña sin ninguna consistencia». Pero lo cierto es que.el nombre se ha lanzado.

El señor Alvarez declaró a EL PAÍS, cuando se le trasladó esta información: «Me halaga a nivel personal

que alguien se haya acordado de mí, pero esto es algo absolutamente asombroso. He dicho siempre que ni

soy político ni quiero hacer política. Me parece que todo esto no tiene ningún fundamento. Yo estoy en

mi partido, con absoluta lealtad a mi puesto, a sus órganos de decisión y, desde luego, el partido tiene un

presidente clarísimo.»

La impresión que se obtiene en el contraste de fuentes —siempre ligadas a Nueva Mayoría— es que «las

grandes maniobras de otoño», como alguno de sus más cualificados representantes las ha

calificado, están en plena ebullición ante dos hechos inmediatos y con fecha fija: el final de la

Constitución y el congreso de UCD.

Todos piensan que algo cambiará y todos se deciden a tomar posiciones. Posiciones de signo muy

distinto, porque en los últimos días alg.unas personas ligadas a Nueva Mayoría no han descuidado

mantener contactos con elementos del PSOE, sin duda por no olvidar la hipótesis de unas elecciones

generales con triunfo socialista no mayoritarió :y necesitado de apoyos para formar Gobierno.

«Nos van a llover las bofetadas desdé todos los lados —afirmaba un cualificado responsable de UCD en

las tareas del Parlamento—; en cuanto concluya el debate constitucional y se celebre el referéndum, todos

querrán conocer cuál es el calendario para saber a qué atenerse y a qué carta jugar.»

Algunos promotores de Nueva Mayoría no ven otra solución operativa que «contar» con UCD; el

problema es Suárez

 

< Volver