Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
 Cortes. 
 Un ejército para la O.T.A.N.     
 
 Informaciones.    11/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

UN EJERCITO PARA LA O.T.A.N.

Por Abel HERNÁNDEZ

El Ejército dio ayer su respaldo oficial a la democracia parlamentaria. El ministro de Defensa sometió

ante la Comisión del Congreso, a puerta abierta, la política de su Departamento. En seis meses el teniente

general Gutiérrez Mellado ha puesto las bases sólidas para la reforma de las fuerzas armadas, en busca de

su profesionalizaron, su apoliticismo y su eficacia. El vicepresidente primero del Gobierno confirmó que

habrá rejuvenecimiento de los mandos, se reducirá, probablemente, el tiempo del servicio militar y se

acabará con el pluriempieo. Los soldados deberán guardar en el macuto, mientras estén en el cuartel, sus

aficiones políticas.

Observadores cualificados opinan que la entrada de España en la O.T.A.N. contribuiría decisivamente a la

profesionalización de nuestros Ejércitos y facilitaría, al mismo tiempo, su necesaria despolitización.

De acuerdo con estas fuentes, los sectores militares más lúcidos e influyentes son partidarios de la plena

integración de nuestro país en la Alianza Atlántica. Y se trabaja en esa dirección. Algunas Armas, como

la Marina, ya están técnicamente preparadas. En un tiempo en que los conflictos se internacionalizan

inevitablemente —y más con una situación geoestratégica como la de España— y el armamento es cada

día más sofisticado y de más largo alcance, la cobertura defensiva de España es prácticamente imposible

por sus propios medios. La neutralidad, en la practica, es Imposible.

Por lo demás (y ahí está el ejemplo de Portugal tras la revolución del clavel), la integración en la

O.T.A.N. seria un respaldo decisivo a la consolidación, sin traumas ni bandazos, de la democracia

española en el marco de las democracias occidentales. La extraña neutralidad que ´ defiende la izquierda,

por razones ideológicas, podría sumirnos en el «tercermundismo» y acércanos, en pocos años, más a

África que a Europa.

De acuerdo con nuestras fuentes, en el palacio dé Santa Cruz se estudia estos días el problema con gran

secreto. No se quiere sacar abiertamente a la luz hasta después de la Constitución. Se barajan tres o cuatro

alternativas graduales de acercamiento a la Alianza Atlántica. Si la izquierda no flexibiliza sus posiciones

en este punto fundamental, en lugar de la plena integración, se optaría, de momento, por otras fórmulas

intermedias de asociación. Se trata de preparar al Ejército para esta eventualidad.

 

< Volver