Defensa. Ayer en la Escuela Superior del Ejército. 
 El rey inauguró el curso básico para mandos superiores     
 
 Informaciones.    11/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DEFENSA

Don Juan Carlos, en la sedé de la Escuela Superior del Ejército; junto a él, los ministros

de Defensa, teniente general Gutiérrez Mellado-; Educación, don Iñigo Cavero, y el director

de la Escuela, teniente general Villaescusa Quiles

AYER, EN LA ESCUELA SUPERIOR DEL EJERCITO

EL REY INAUGURO EL CURSO BÁSICO PARA MANDOS SUPERIORES

MADRID, 11 (INFORMACIONES).

A primera hora de la tarde de ayer, S. M. el Rey don Juan Carlos presidió en la Escuela Superior del

Ejército el acto de apertura del XIII curso básico para mandos superiores, departiendo posteriormente

durante unos minutos con los jefes y generales presentes, así como con los participantes en el curso.

En el salón de actos dé la Escuela, tras saludar uno a uno a todos los profesores del curso, el Rey don Juan

Carlos presidió la primera lección del curso, a cargo del director de la Escuela, teniente general

Villaescusa, quien en el transcurso de su conferencia, que versó en torno, a la enseñanza militar, expresó

la lealtad del Ejército al Monarca, señalando más tarde su satisfacción por el cargo que ocupa y

calificando ai Ejército como «escuela del patriotismo y de la ciudadanía». Asimismo, en su parlamento,

el director de la Escuela Superior del Ejército se detuvo especialmente en la descripción del curso básico

de mandos superiores, del que saldrán los generales en un futuro próximo.

Al referirse a la instrucción que recibe el soldado, el orador señaló que «acaso para no pocos las primeras

lecciones ortodoxas de educación moral y patriótica las recibe a su ingreso en filas». Asimismo apuntó

«la conveniencia de que todos los españoles, al llegar a una edad determinada, pasen por las filas del

Ejército durante cierto tiempo, aunque su número exceda de las plantillas orgánicas». «Quiero decir —

añadió más adelante el teniente general Villaescusa— que en mi opinión, los excedientes de cupo si

existen, debieran, ai menos, recibir la instrucción teórica durante dos o tres meses.»

«FORJAR UNA ESPAÑA MEJOR, MAS JUSTA Y MAS FUERTE»

Por otra parte, el director de la Escuela Superior del Ejército concluyó su alocución señalando que «la

enseñanza militar de ios cuadros y su aplicación práctica a la instrucción de las tropas y unidades es el

único procedimiento, en la paz, para mantener en. forma a los Ejércitos, para hacerlos capaces de saber

defender a su Patria, a la Patria de todos los españoles, contra las amenazas que pueden ceñirse sobre´ ella.

Amenazas -—añadió— que en los tiempos modernos rebasan ampliamente ei concepto clásico del

enfrentamiento directo de las organizaciones bélicas nacionales, para anticiparse con acciones solapadas,

tenaces y de lento -desarrollo, que pretenden destruir la moral nacional, introducir confusión en las

fuerzas armadas y, en suma, quebrantar la capacidad defensiva de las naciones para asestar el golpe

definitivo en el momento oportuno, sin apenas resistencia».

«Mandos bien formados —dijo por fin el teniente general Villaescusa Quilis—, que transmitan su

espíritu y su saber a nuestros admirables soldados, unidos todos en el amor a la Patria y obedientes á

nuestro Rey, es el camino para forjar una España mejor, más justa y más fuerte.»

Concluida la intervención dei director de la Escuela, el Rey don Juan Carlos declaró abierto el curso.

 

< Volver