Entre los aplausos del pueblo. 
 Los Reyes regresaron de Portugal     
 
 ABC.    09/05/1978.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. MARTES, • DE MAYO DE 1976. PÁG. 5

ENTRE LOS APLAUSOS DEL PUEBLO LOS REYES REGRESARON DE PORTUGAL

LISBOA, 8. (Crónica de nuestro corresponsal.)

Foco antes de las diez de la mañana, hora de la partida de los Beyes de España en dirección a Madrid, se

han oído los últimos aplausos en Lisboa dedicados a los Monarcas españoles. El público estacionado en

los alrededores del aeropuerto ha corroborado así tu afecto por quienes en pocos días han logrado una

popularidad que supera la retórica basada en el rígido protocolo.

Tras dos días de visita privada en el hogar de sus padres, los Condes de Barcelona, Don Juan Carlos y

Doña Sofía han vuelto a la brillantez de la vida oficial al poner fin a su estancia en tierra portuguesa. Una

estancia que, por la mucha actividad desarrollada durante su transcurso, está llamada a dejar ancha huella

en el ámbito de las relaciones hispano portuguesas.

Para despedir a Sus Majestades acudieron al aeropuerto lisboeta el presidente de la República, general

Ramalho Eanes, y el primer ministro, doctor Mario Soares, acompañados por sus respectivas esposas, así

como el presidente de la Asamblea de la República, ]os miembros del Gobierno y numerosas

personalidades portuguesas, civiles y militares. Por parte española se encontraban los embajadores de

España acompañados por los miembros de nuestra Misión diplomática acreditada en esta capital y sus

esposas.

Recibido con honores militares, el Rey Don Juan Carlos revistó las Fuerzas de Infantería de Marina que

allí de encontraban, en compañía del presidente Eanes, desfilando a continuación dichas Fuerzas ante los

dos Jefes de Estado. A continuación, los Reyes, acompañados por el presidente de la República, el primer

ministro y el presidente de la Asamblea con sus respectivas esposas, se dirigieron al avión de Iberia, con

el escudo real, que les llevó a Madrid con el séquito que les acompaña.

Los días pasados en Villa Giralda fueron dedicados a la vida familiar, sólo alterada por algunos actos

sociales. En el Club Náutico de Cascaes asistieron a una competición de regatas hispano-portuguesa. En

dicho acto fue entregado al Rey el pergamino nombrándole socio y comodoro de honor en recuerdo de las

competiciones por él realizadas en los tiempos en que aquí vivía. Dicho galardón sólo había sido otorgado

anteriormente en una ocasión a Su Alteza Real el Conde de Barcelona.

Por su parte, Don Juan Carlos ofreció al club un velero con el nombre de «Saudade», esa expresiva

palabra portuguesa cuya traducción más exacta podría ser la de la nostalgia cualificada. Jugando con

dicho término, un diario de la mañana encabeza hoy su información sobre la visita real diciendo que los

Reyes de España dejan «saudade» en Portugal.

También ha asistido a algunas reuniones con los amigos del Rey de tiempos pasados. A ellas han asistido

también las Infantas Doña Pilar y Doña Margarita, que con sus respectivos esposos, el duque de Badajoz

y el doctor Zurita, han pasado aquí unos días. Con tal motivo, la Familia Real ha vuelto a estar reunida en

Villa Giralda como en los viejos tiempos.

Anoche tuvo allí lugar una cena de despedida, en la que participaron diversas personalidades del séquito

que ha acompañado a los Reyes durante esta visita a Portugal. Al dejar estas tierras los Reyes han dejado

una ancha estela de recuerdos que la Prensa recoge en forma exhaustiva. Nunca hasta ahora, habíamos

visto una tan amplia y completa información sobre los asuntos españoles como en esta ocasión.—José

SALAS Y GUIRIOR.

LLEGADA A MADRID

Al mediodía de ayer llegaron al aeropuerto de Madrid-Barajas los Reyes de España, procedentes de

Portugal

Recibieron a Sus Majestades el Consejo de Regencia —que ha asumido las funcio--nes de la Jefatura del

Estado durante la ausencia del Rey—, el presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez; los presidentes del

Congreso y del Senado y los restantes miembros del Gobierno v otras autoridades y representaciones.

Don Juan Carlos, acompañado por Doña Sofía, escuchó el Himno Nacional desde un podio, y

posteriormente revistó una agrupación de tropas del Ejército del Aire que había rendido honores.

Tras departir unos momentos en el aeropuerto cin las personalidades que les recibieron, Sus Majestades

abandonaron el aeropuerto en helicóptero con destino a su residencia del Palacio de la Zarzuela.

Con la llegada de los Reyes, el Consejo de Regencia ha dejado de asumir las funciones de la Jefatura del

Estado, de acuerdo con el artículo 11 de la Ley Orgánica del Estado.

MARCELINO OREJA: «VIAJE HISTÓRICO»

De histórico calificó el ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, el viaje de los Reyes Don Juan

Carlos y Doña Sofía a Portugal.

En breves declaraciones a la Prensa, a su llegada a Barajas, el ministro Oreja dijo:

«Dinamizar las relaciones con Portugal era el propósito del Gobierno Suárez. Ello tomó cuerpo en

noviembre pasado con la firma del Tratado de amistad y cooperación, y se ha ratificado con ocasión de la

visita de los Reyes y con el intercambio de instrumentos para ampliar las bases de cooperación en el

orden comercial, económico, cultural, militar y fronterizo, y sobre todo en el terreno de la concentración

política.

La proyección de España y Portugal —añadió el ministro Oreja— mira hacia una misma dirección,

puesto que ejes y coordenadas son muy semejantes: el proceso de integración en las instituciones

europeas, en América y en África, y en la Idea y el acuerdo de llevar a cabo una acción común en los

foros internacionales. La visita de los Reyes fue enormemente satisfactoria y su presencia gozó de todo el

calor popular, oficial y del de los medios de información.

Ha sido una visita, y no es tópico, histórica», finalizó el ministro Oreja.

 

< Volver