Tras el dictamen del proyecto de ley. 
 Reguladas las funciones para la defensa nacional  :   
 Se aceptó una enmienda de A.P. por la que se excluye la dirección bélica de las competencias del presidente del Gobierno. 
 ABC.    13/12/1978.  Página: 1,8. Páginas: 2. Párrafos: 28. 

MADRID, MIÉRCOLES 13 DE DICIEMBRE DE 1978 - NÚM. 22.676 VEINTE PESETAS

ABC

TRAS EL DICTAMEN DEL PROYECTO DE LEY

«MÁS LAS FUNCIONES PARA LA DEFENSA NACIONAL

Se aceptó una enmienda de A. P. por la que se excluye la dirección bélica de las competencias del

presidente del Gobierno

LA Comisión de Defensa del Congreso de Diputados, que preside el diputado socialista Enrique

Múgica, celebró ayer una importante sesión en la que dejó dictaminado el proyecto de ley de Reales

Ordenanzas para las Fuerzas Armadas. Antes de entrar en el estudio de este texto legal, la Comisión

aprobó el proyecto de ley por el que se regulan las funciones de los distintos órganos superiores del

Estado.

Por lo que se refiere a tes Ordenanzas para las Fuerzas Armadas pueda decirse que fueron aprobadas

prácticamente sin debate, ya que sólo muy pocas de las 51 enmiendas que habían sido formuladas

llegaron a ser defendidas en la Comisión, especialmente por el grupo socialista. De todas ellas, las únicas

aceptadas hacían referencia a cuestiones de redacción o a aspectos técnicos.

Este proyecto de ley consta de 22 artículos y dos disposiciones finales, y se subdivide en tres Tratados y

seis Títulos.

Aunque la reunión transcurrió dentro de un clima muy distendido, una cierta controversia se suscitó en el

artículo 19, relativo a la Bandera de España. Tal como ha quedado redactado establece que «la Bandera

de España y el Himno Nacional merecen et máximo respeto y veneración. La Institución militar es la

encargada de custodia, honores y defensa de la Bandera, como símbolo de la Patria y de su unidad». Los

socialistas proponían un texto alternativo, en el que se dijese que «la Bandera de España y demás

símbolos de la Patria y de su unidad merecen el máximo respeto y veneración. Las Fuerzas Armadas se

encargarán de custodiar, rendir honores y defender las banderas y estandartes que la nación les confíe».

Señalaron que, por ejemplo, en las plazas de toros y en tos estancos figura la Bandera nacional, y que

siempre que pasara algo en tatos lugares habría que llamar al Ejército.

Loa socialistas defendieron otra enmienda en el artículo 35. Establece que «cuando las órdenes entrañen

la ejecución de actos manifiestamente contrarios a las leyes y uso de la guerra, o constituyan delito,

ningún mimar estará obligado a obedecerlas; en todo caso asumirá la grave responsabilidad de su acción u

omisión». Loe socialistas pretendían que se añadiera que lo mismo rezarla para los casos de acto* que

supusieran una manifiesta agresión de los principios de la Constitución. La enmienda fue rechazada.

Varias enmiendas del diputado Busquet, socialista de Cataluña, «eran defendidas —según se acordó—

ante el Pleno de ta Cámara. Una de ellas, que pretendía del militar la denuncia de las irregularidades que

observara, no prosperó en la Comisión.

EL PROYECTO DE LEY El contenido de este proyecto de ley, que prácticamente fue votado por títulos

enteros, una vez que tos diputados hubieron defendido sus enmiendas, es el siguiente:

El Tratado Primero habla de tas Ordenanzas generales, y en él se señala que las, Reales Ordenanzas

constituyen la regla moral de la Institución militar, y tienen por objeto exigir el exacto cumplimiento del

deber, inspirado en el amor a la Patria, el honor, la disciplina y el valor.

En el artículo 2 ae establece el mando del Rey y el deber de servir a la Patria con amor. El artículo 3

aclara que la razón de ser de toa Ejércitos es la defensa militar de España y su misión garantizar la

independencia de la Patria y defender la integridad territorial y el ordenamiento constitucional. También

se señala que las Fuerzas Armadas ajustarán su conducta, en la paz y en la guerra, al respeto de la

persona, al bien común y al derecho de gentes. Se dice asimismo que los españoles tienen el derecho y et

deber de defender a España, y prestarán el servicio militar en las condiciones que señalen las leyes.

El Título segundo habla del militar y señala que todo militar deberá conocer y cumplir, exactamente, las

obligaciones contenidas en la Constitución y, de igual forma, deberá conocer y cumplir las Ordenanzas

militares.

En el título 3, que habla de los niveles de la Jerarquía militar, engloba al Tratado segundo, «de las órdenes

particulares». Entre otra* cosas se dice que el soldado o marinero es el elemento básico del Ejército y de

su valor depende la eficacia de las Fuerzas Armadas. El titulo IV habla de las fundones del militar, y se

dice que la condición esencial del que ejerce el mando es su capacidad para decidir; su acción más eficaz

logra por el prestigio, la exaltación dt las fuerzas morales y la manifiesta preocupación por sus

subordinados.

En el capitulo dedicado ai combate se establece que con los enemigos vencidos se respetarán los

convenios internacionales y las leyes y usos de la guerra.

El Tratado tercero y último habla de los derechos y deberes del militar, y comienza con tos deberes civiles

y políticos. Señala textualmente: «El militar está obligado a respetar la Constitución y a cumplir

ejemplarmente los deberes generales de todo ciudadano.» Se señala que la intimidad familiar de loe

militares, asi como su domicilio y correspondencia, son inviolables.

Todo militar, se señala también, «ene derecho a la libertad de pensamiento y conciencia, de religión, que

incluye su manifestación individual o colectiva, tanto en público como en privado, sin otras limitaciones

que las legalmente impuestas por razones de disciplina o seguridad. También tendrá derecho al

matrimonio, sin autorización previa, aunque será preceptivo dar conocimiento a sus jefes de haberlo

efectuado; por último, se señala que, en actos de servicio, (es miembros de las Fuerzas Armadas deberán

hablar en castellano, idioma oficial del Estado. En actividades militares combinadas, o por necesidades

técnicas, se podrán utilzar los Idiomas.

NEUTRALIDAD POLÍTICA El artículo 183 del título V dice, textualmente, lo siguiente: «Cualquier

acción política o sindical de tas que tienen cabida en •I orden constitucional será respetada por tos

componentes de los Ejércitos. El militar deberá mantener su neutralidad, no participando en actividades

políticas o sindicales, •o tolerando aquellas que se refieran al ejercicio y divulgación de acciones

concretas de partidos o grupos políticos o sindicales, dentro de los recintos militares. No podrá estar

filiado o colaborar en ningún tipo de organización política o sindical, asistir a sus reuniones, ni expresar

públicamente opiniones sobre ellas. Los militares no profesionales, durante el tiempo de prestación de su

servicio en las Fuerzas Armadas, podrán mantener la filiación que con anterioridad tuvieron, pero se

abstendrán de realizar actividades políticas y sindicales.»

El Título VI habla de los derechos y deberes del militar de carrera, y de la carrera multar, de los permisos

y licencias, de la tenencia de armas y de las situaciones pasivas.

Estas Ordenanzas, una vez aprobadas sustituirán a las actualmente vigentes, que *atan del reinado de

Carlos III.

DEFENSA NACIONAL La Comisión de Defensa dictaminó tambiéi •i proyecto de ley por el que se

regulan la; funciones de los distintos órganos superiores del Estado, en relación con la defensa nacional.

El proyecto ha sido aprobado de acuerdo con el Informe de la Ponencia. Los grupo parlamentarios

retiraron la casi totalidad d> las enmiendas, por haber sido asumidas en el texto del citado informe. Cabe

deslaca la aceptación de una importante enmienda de Alianza Popular, con el apoyo de Unió de Centro

Democrático, según la cual se suprime, de las competencias del presidente del Gobierno, la dirección de

la guer-ra, cuando la hubiera. No obstante, los grupos parlamentarios restantes se reservaron eI derecho

de defender, ante el Pleno, su posturas respecto a este tema.

INTERVENCIÓN DE FRAGA En la defensa de la enmienda de Alian; Popular, el señor Fraga dijo que

era absurdo que figurara entre las competencias d presidente del Gobierno la de dirigir la guerra; recordó

que, en los últimos tiempos,tan solo se ha dado el caso de un jefe de Gobierno que dirigiera la guerra, que

fue Hitler y «así le fue a Alemania», dijo el señor Fraga. Añadió que la aceptación de esta compatencia

resultaba ridicula, y puso con ejemplo que el caso de Adolfo Suárez, dirigiendo una guerra en el Alto

Estado Mayor sería un espectáculo lamentable.

En otro artículo surgió de nuevo la polémica sobre este tema, y fue entonces cuando representantes de los

grupos socialista y comunista intervinieron ante la Comisión de Defensa, para señalar que sí debía corres-

ponder al Gobierno la dirección de la guerra, y al Ejército su ejecución. Pusieron diversos ejemplos sobre

guerra desarrolladas en los últimos años y lo que hubiera ocurrido si, en lugar de llevar la dirección e*

Gobierno, lo hubiera hecho el Ejército, en Corea, Normandia, etcétera.

Afianza Popular propuso, en este aspecto, que fuera modificado el texto de la Ponencia —que dice:

«Corresponde a la Junta de Defensa Nacional asistir al presidente del Gobierno en la dirección general de

la guerra.»— y sustituido por el siguiente: «Asistir al presidente del Gobierno en la dirección general de

la política de defensa, tanto en tiempo de paz como de guerra.» Este texto fue aprobado con 15 votos a

favor (A. P. y U. C. D.) y 12 en contra (los demás grupos).

En este proyecto de ley se señala, entie otras cosas:

La defensa nacional tiene por finalidad garantizar, de modo permanente, la unidad, soberanía e

independencia de España y su seguridad e integridad territorial v el ordenamiento constitucional,

asegurando la vida de la población y tos intereses vítales da la Patria, medíante la acción coordinada de

todas las energías y fuerzas morales y materiales de la nación, ante cualquier forma da agresión.

Corresponderá al Rey el mande supremo de las Fuerzas Armadas, de acuerdo con lo que dispone la

Constitución. En otro momento añada al proyecto que «el Gobierno, asistido por (a Junta de Defensa

Nacional, determina y dirige la política de defensa y asegura su ejecución».

El presidente del Gobierno dirige la política de defensa determinada por el Gobierno, ejerciendo

aquellas funciones y dirección de la misma que expresamente se reserve o ejercite directamenle.

E{ ministro de Defensa es el responsable de la ordenación y coordinación de la política general del

Gobierno, en cuanto se refiere a la defensa nacional, asi como la ejecución de la política militar

correspondiente.

Se regula igualmente la composición de la Junta de Defensa Nacional y sus competencias: proponer al

Gobierno las lineas generales concernientes a la defensa nacional; formular y proponer al Gobierno la

política militar y las líneas directrices en que ha de basarse la aportación del potencial de la nación al

conjunto de la defensa nacional.

Forman parte de la Junta de Defensa Nacional el presidente del Gobierno, el ministro de Defensa, el

presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, los tres jefe* de Estado Mayor de los Ejércitos, y los

ministros de Asuntos Exteriores, Economía, Hacienda, Interior, Industria y Energía, Sanidad y

Seguridad Social, y Transportes y Comunicaciones.

La Junta de Jefes de Estado Mayor, que constituye el órgano colegiado superior de la cadena de mando

militar de los Ejércitos, está compuesta por un presidente, el general jefe de Estado Mayor del Ejército de

Tierra, el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada y el general jefe del Estado Mayor del Aire, y un

secretario. Entre sus competencias figuran prestar aseguramiento técnico, Ea elaboración de la política

militar —que ha de formular ta Junta de Defensa Nacional— y formular y proponer, para su aprobación

por el Gobierno, el plan estratégico conjunto, determinando dentro de él el objetivo de fuerza conjunto.

SEGÚN EL PROYECTO DE LAS NUEVAS ORDENANZAS

MÁXIMO RESPETO PARA LA BANDERA DE ESPAÑA Y EL HIMNO NACIONAL

Algunas enmiendas socialistas han sido mantenidas para su defensa en el Pleno

 

< Volver