Autor: Martínez, Julio. 
   Valladolid:Sigue la situación conflictiva     
 
 Informaciones.    29/04/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

VALLADOLID: Sigue la situación conflictiva

VALLADOLID, 29. (INFORMACIONES, por Julio Martínez.)—La conflictividad que vive la ciudad ha

llegado hasta los medios eclesiales. Nadie sabe las decisiones que puedan tomarse en el Arzobispado ante

la negativa de los sacerdotes de dos parroquias (Delicias y Pilanca) a celebrar las misas del domingo.

La postura, según se explicaba en un comunicado repartido entre los feligreses el sábado, era debida al

gran momento de tensión en el cual difícilmente se podrían encontrar signos de reconciliación. El hasta

ahora administrador apostólico de la diócesis, monseñor Larrea, conminó telefónicamente al clero a

celebrar las misas correspondientes, a lo cual se accedió en la Pilarica a condición de que el administrador

dijera la misa de la tarde. Monseñor Larrea contestó afirmativamente y la celebración vespertina fue

seguida de una asamblea en la que se trataron temas de Iglesia-Estado, posición de la Iglesia ante los

conflictos laborales y ante las intervenciones de la fuerza pública. Por su parte, los sacerdotes de Santo

Toribio (Delicias) se mantuvieron en su actitud y no llevaron a cabe los oficios religiosos dominicales.

La asamblea de trabajadores de F.A.S.A. celebrada en la mañana de ayer en la Casa Sindical decidió no

aceptar la mediación del Consejo Provincial de Trabajadores en el conflicto que tiene planteado con la

empresa. Las razones pueden concretarse fundamentalmente en el desacuerdo existente por los tres

puntos de partida que señala el Consejo Provincial para las negociaciones (reapertura de las factorías,

reanudación del trabajo y levantamiento de las sanciones), por conside r a r los asambleístas que estos

apartados se alejan del verdadero núcleo del problema, a saber: calendario y horario laboral para 1975.

El asunto está, pues, en punto muerto. El fin de semana ha sido movido, aunque sin graves incidentes de

orden público, por señalar solamente el lanzamiento de dos botellas de líquido inflamable que no hicieron

explosión contra el edificio de Sindicatos en la madrugada del sábado al domingo y varios intentos de

manifestación que no lograron su objetivo.

 

< Volver