Los rectores,contra el aprobado general político     
 
 Informaciones.    03/06/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Los rectores, contra el ((aprobado general político»

MADRID, 3. (INFORMACIONES.) — Los rectores de las Universidades, en su último Consejo,

estudiaron detenidamente la situación planteada por los profesores no numerarios. Al parecer, la vía

conciliadora, cuya fuerza dentro del Consejo es bastante escasa a tenor de las notas emanadas de otros

Consejos, convenció para que en lugar de aplicarse sanciones se intentara alguna concesión más amplia a

la plataforma reivindicativa del profesorado.

Sin embargo, al estudiarse las posibles medidas a tomar de no llegarse a un entendimiento, la linea «dura»

abogó por expulsar de la Universidad a los profesores no numerarios que firmen actas con aprobado

general, asi como invalidar éstas y convocar tribunales especiales para nuevos exámenes.

Ante esta última eventualidad se concretaron las opiniones en torno al derecho de todo alumno a

examinarse y ser calificado justamente.

Por su parte, las autoridades ministeriales sostienen también diversos criterios al respecto, que también se

podrían resumir en las posturas manifestadas en el Consejo. Mientras tanto, el subsecretario del

Departamento continúa intentando por todos los medios a su alcance llegar a una vía de. entendimiento y

dar una respuesta que satisfaga las justas aspiraciones del profesorado.

BARCELONA:

LOS ESTUDIANTES

APOYAN UNA SOLUCIÓN

POLITICA

Los estudiantes de Económicas de la Universidad de Barcelona han hecho público a través de sus

delegados que después de la anormal situación académica del curso 1974-1975, en el cual las luchas

reivindicativas de profesores, asi como la situación general del país, han hecho inviable cualquier

pretensión de normalidad académica a la hora de cerrar el curso, la única forma que existe para hacerlo es,

si acaso, comprometiéndose a una solución política.

Sin embargo, los estudiantes dicen también que lo más lógico seria renunciar conjuntamente a dar y

recibir examenes de las materias del curso, pero ante la dificultad que encierra tal medida, se obta por

impulsar una calificación colectiva simbólica, sin ningún tipo de examen previo.

Finalmente rechazan cualquier interpretación que vea en esta medida una maniobra oportunista

agudizadora de la degradación de la enseñanza. «La devaluación real de las titulaciones y de la

Universidad — alegan — debe buscarse en orígenes mucho más profundos, que en todo caso ponen de

relieve la medida que propugnamos.»

por debajo de los cuatro años.»

Respecto a los exámenes finales en ciertos distritos universitarios, señaló que éstos habrían de celebrarse

según el calendario y el ritmo de las convocatorias normales legalmente establecidas. Indicó también que

la única medida dé excepción tomada es la Universidad de Valladolid y que los exámenes serán allí en

septiembre.

En cuanto a los complementos de dedicación y destino del cuerpo de profesores de E. G. B., afirmó que

se está preparando un decreto, pero que no podía concretar el tema por no conocer datos sobre el mismo.

 

< Volver