Autor: F. A.. 
   Reacciones moderadamente satisfactorias en Valladolid ante el anuncio de exámenes en septiembre  :   
 Medida tardía que alegra y consuela en cierto modo. 
 ABC.    11/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

REACCIONES MODERADAMENTE SATISFACTORIAS EN VALLADOLID ANTE EL ANUNCIO

DE EXAMENES EN SEPTIEMBRE

Medida «tardía» que «alegra y consuela en cierto modo»

Valladolid, 10. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Anoche, como en las anteriores fechas en que el

Gobierno celebró Consejo decisorio, la atención de los estudiantes y de muchos sectores de la ciudad,

volvió a centrarse en la hora de la retransmisión de noticias televisadas. ¿Reacciones ante la medida

adoptada en cuanto al cierre de las cuatro Facultades de Valladolid? La noticia que lógicamente alegra y

consuela en cierto modo —escribe «Diario Regional»— no impide manifestar nuestro desacuerdo con la

tardanza con que se ha producido, si bien, ante los hechos consumados, nos resta pedir a unos y otros, los

más afectados y los menos afectados por el cierre, una gran dosis de serenidad, para que se aproveche esta

solución que, aunque tardía e insuficiente, no puede dejar de tranquilizarnos y alegrarnos.

«El Norte de Castilla», en encuesta de urgencia, reproduce las primeras impresiones sobre la decisión

gubernamental. Para don Santiago López González, procurador familiar, la medida «es lo mínimo que se

ha podido conseguir: significa «únicamente el reconocimiento de unos derechos», manifiesta el dimitido

representante municipal señor Martín Luquero, mientras don Adolfo Sánchez, también procurador

familiar, piensa que la medida «ayuda más al Gobierno que a los estudiantes, dado que soluciona el

problema que tenía planteado».

Por su parte, el Consejo de Representantes de la Universidad publica un escrito en el que, tras dar cuenta

de la decisión adoptada por el ministro de Educación y Ciencia y subrayar que una vez cargado el peso de

las consecuencias del cierre sobre el profesorado y el alumnado, debe intentarse conjuntamente la

reestructuración de planes y programas: convocatoria de las Juntas de Facultad y la formulación de

reuniones estudiantiles y de Consejos a todos los niveles, para estudiar la nueva situación; fomentar los

contactos en todos los departamentos entre profesores y alumnos, con la finalidad de que los exámenes

propuestos por el Ministerio se den con unas mínimas garantías, y recabar la comprensión del profesorado

para abordar conjuntamente estos problemas. «Los problemas de enseñanza —termina diciendo la nota de

los representantes— son muchos e importantes, como lo demuestran los continuos conflictos que en el

sector de la educación vienen produciéndose desde hace tiempo, y entendemos que la política de cierres y

aperturas, de imposiciones y sanciones, no es en absoluto ninguna solución.—F. A.

 

< Volver