Autor: Ors, Emilia. 
   Designación, y no elección, del rector de la Autónoma de Barcelona     
 
    Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Designación y no elección

del rector

de la Autónoma

de Barcelona

El Consejo de ministros ha aprobado la designación directa del doctor José Cabré como rector de la

Universidad Autónoma de Barcelona. El señor Cabré ocupaba hasta ahora el cargo de decano de la

Facultad de Medicina de dicha Universidad; la designación del doctor Cabré puede producir una crisis en

la Universidad, ya que la Junta de gobierno de la misma y la mayoría de catedráticos y profesores no

están conformes con el procedimiento seguido para el nombramiento del rector, y así lo hicieron saber en

un escrito enviado recientemente al ministro.

Según los Estatutos de la Universidad Autónoma, el nombramiento de rector lo realizará el ministro de

Educación entre una terna elegida por el Claustro universitario, pero en esta ocasión los Estatutos no han

sido respetados y el rector ha sido designado y no elegido democráticamente por sus compañeros.

La crisis de la Universidad Autónoma de Barcelona es un reflejo más de la crisis en la educación. El

pasado curso escolar finalizó —como todos recordarán— con una gran tensión a cansa de las huelgas de

los profesores no numerarios (P.N.N.); varios «penenes» debían ser expulsados de la Universidad

Autónoma de Barcelona, pero él entonces rector, señor Gandía, se negó a firmar las cartas de despido. Por

aquellas fechas, el señor Gandía había presentado ya su dimisión, que no fue aceptada por el ministro,

cosa que sí ha hecho ahora —ante el inminente traslado del señor Gandía a la Universidad de Valencia—,

después de hablar con el doctor Cabré acerca de su designación.

El nombramiento del señor Cabré fue apoyado por el rector de la Universidad Central de Barcelona, señor

Estapé; parece que existía el proyecto de nombrar un rector único —el señor Estapé— para las dos

Universidades, pero al fracasar este proyecto, el rector de la Central —ex comisario adjunto del Plan de

Desarrollo— «recomendó» a su colega ante las altas esferas de la Administración.

El primer problema que deberá resolver el nuevo rector es la crisis interna de la propia Universidad—es

posible que dimita en pleno la Junta de gobierno—, y posteriormente, el despido de los profesores no

numerarios. La Junta de gobierno ha hecho saber que no tiene nada contra la persona del doctor Cabré,

pero sí contra la forma de su designación.

En Valladolid, el rector de la Universidad ha presentado su dimisión, aunque todavía no se sabe si ha sido

aceptada; la Junta de gobierno y el Claustro universitario tratan de elegir ahora la terna de rectorables a

presentar al ministro.

También continúa latente el problema de los P.N.N. en casi todas las Universidades. Todo esto hace

pensar que urge resolver la crisis universitaria y educacional en beneficio del país, ya que una

Universidad contestada no favorece a nadie.—E. O.

 

< Volver