Mendoza habla sobre la Transmediterránea. 
 Dos alternativas para nacionalizarla  :   
 Es probable que se mantengan todas las líneas de soberanía. 
 Arriba.    09/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Mendoza habla sobre la Trasmediterránea

DOS ALTERNATIVAS PARA NACIONALIZARLA

Es probable que se mantengan todas las líneas de soberanía

MADRID. (Europa Press.)

La Comisión Interministerial del Gobierno, encargada de estudiar la fórmula de nacionalización de la

compañía Trasmediterránea, está completando la fijación de la tabla de servicios, el nivel a desarrollar en

estos servicios y las dos alternativas propuestas para instrumentar su nacionalización.

En este contexto, don Víctor Mendoza, vicepresidente de la Compañía Trasmediterránea, ha declarado a

Europa Press que respecto a la fijación de la tabla de servicios, considera probable que se mantengan

todas las líneas de soberanía o de interés nacional (contactos entre la Península y Baleares, Cananas,

Ceuta, Melilla y Guinea), a las que podrían sumarse otras líneas y un número superior de escalas.

En lo que se refiere al nivel de servicios, el señor Mendoza apunta la posibilidad de que el «standard»

medio que se considere oportuno represente una elevación de costes y, en consecuencia, un incremento de

las subvenciones.

En cuanto a las alternativas, la comisión interministerial está es como consignatarios, etc. Esta objeto de

que el sector público entre en la compañía. Estas posibilidades son la oferta pública de compra de

acciones o la adquisición de los activos, una vez valorados por los expertos.

En la actualidad, las líneas de soberanía están cubiertas por los 34 barcos de la Trasmediterránea y por

otros nueve buques de otras navieras (dos canguros de Ybarra, tres montes de Aznar, tres de la Naviera

Isleña de Navegación, S. A. y un Ferry-Gomera, S. A.).

Compra de actives

La compra de activos de la compañía (que a juicio del señor Mendoza supone la segunda alternativa y la

que probablemente interesa menos al Gobierno) representaría la adquisición de casi todos los buques de la

Trasmediterránea, aparte de otros activos, como consignatarios, etc., esta solución supondría la creación

de una nueva empresa (con los problemas que esto comporta) que se haría cargo del transporte de más de

4,5 millones de pasajeros, con 444 salidas semanales en verano y más de 300 en invierno, con 4.000

hombres, etc.

Compra de acciones

En el supuesto de la compra de acciones, el problema más difícil que se plantea es el de su valoración, ya

que en la propuesta del Gobierno se habla de la nacionalización a través de los modos del derecho

privado. Se trataría de una operación voluntaria en la que no se obligase al accionista a desprenderse de

sus acciones.

El Estado, en este supuesto, anunciaría la compra hasta de un 100 por 100 de las acciones, con la

condición de que en la operación se cubra, como mínimo, el 54 por 100.

Valor contable

Otro criterio sería el del valor contable, según el cual la sociedad vale lo que tiene en sus activos. El valor

de la flota, según peritación, es de 10.000 millones de pesetas y, según balance, de 7.900 millones,

además de sus inmuebles.

Estimando la cifra de valor contable, el resultado es del 286,86 por 100, mientras que aplicando los

criterios periciales ascendería al 400 por 100.

En cualquiera de estos casos, el señor Mendoza señala que la cifra del 115 por 100 resulta muy baja, hasta

el punto de que sería rechazada en la propuesta del consejo de administración al accionariado.

El consejo de administración estima que se aceptaría acudir a valores contables actualizando el crédito

naval, en cuyo caso el valor que surge es del 183 por 100, índice que se estima como el más conveniente

y sobre el que se ejercerá un máximo de presión.

 

< Volver