Autor: Sanz, Fernando F.. 
 El Ministro de Hacienda explica el alcance de las Leyes de Reforma Fiscal. 
 Es la gran reforma que precisa el país para consolidad la democracia  :   
 En 1978 se rebajarán los impuestos sobre la renta. 
 Informaciones.    30/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

DE LAS LEYES DE REFORMA FISCAL

Es la gran reforma que precisa el país para consolidar la democracia»

EN 1978 SE REBAJARAN LOS IMPUESTOS SOBRE LA RENTA

MADRID, 30 (INFORMACIONES), por Fernando F. Sanz

LAS referencias al peligro de que los empresarios se dejen arrastrar por el espejismo de un «poujadismo»

ante las medidas fiscales del Gobierno, convencer de que estas medidas son similares a las que rigen en

Europa occidental y el deseo de que la opinión pública española comprenda que la reforma fiscal es la

gran reforma que precisa el país para consolidar la democracia, fueron las tres aranaes preocupaciones

que ayer mostró el ministro de Hacienda en un coloquio mantenido con los periodistas de información

económica para aclarar las características de la ley de Medidas Urgentes de Reforma Fiscal.

El señor Fernández Ordóñez considera fundamentalmente que la ley de Medidas Urgentes sea bien

conocida por todos los españoles. Desmenuzarla, explicarla y aclarar las dudas que todavía plantea fue la

tarea que ayer realizó auxiliado por la plana mayor de sus colaboradores en el Departamento ministerial.

El ministro es consciente de la reacción psicológica nega-tiva que ha producido el anuncio de las nuevas

leyes que han creado en la opinión pública un, evidente desconcierto y reacción defensiva ante la

avalancha de disposiciones, cuya conclusión simplista para el hombre de la calle es que el Ministerio de

Hacienda le va a esquilmar -el bolsillo a, base de Impuestos. Son evidentemente demasiados problemas

de comprensión para el español medio que hasta ahora sólo ha visto a la fiscalidad del Estado de manera

tangencial. Pero, ahora, por primera vez, según subrayó el ministro, se trabaja en serlo en la reforma

fiscal. El objetivo de las primeras medidas urgentes es, en cierto modo, una forma de transición hacia el

objetivo final, que es lograr la veracidad en la política de impuestos. El español debe convencerse que ha

acabado la época del fraude y que este fraude no puede subsistir en una sociedad democrática.

INJUSTIFICADO TEMOR DE LOS EMPRESARIOS

Se trata también de tranquilizar las alarmas despertadas que tienen su origen, según vino a decir el

ministro, en una falta real de Información. Así el temor de los empresarios respecto a las medidas

urgentes de reforma fiscal es injustificado, porque no hay en ellas ningún impuesto nuevo sobre la

empresa. En este aspecto el impuesto más controvertido, el del patrimonio, se considera para la empresa

como un impuesto complementario sobre las rentas del capital y no sobre el mismo patrimonio como tal,

dados sus bajos porcentajes de cotización.

Otro problema planteado fue el de la inhibición de las inversiones por parte de las empresas ante estos

temores de aumento de la fiscalidad. En opinión del señor Fernández Ordóñez, en España se han hecho

muy buenos negocios y pocas buenas empresas. Por otra parte, las medidas fiscales nunca han sido

condicionantes para una Inversión, puesto que los impuestos se repercuten en los costos. Tal vez lo que

realmente preocupa a los empresarios es la posible distorsión que el sistema fiscal. puede introducir en el

sistema comercial basado en la competencia de costos. En este aspecto, según el ministro de Hacienda,

todos aceptarán pagar con tal de que las leyes sean neutrales y la competencia se dirima en el campo

comercial.

Sin embargo, el Ministerio ha sido consciente de la necesidad de estimular la inversión y por ello se

incluyen en las medidas beneficios v exenciones a los empresarios por creación de nuevos puestos de

trabajo.

PERIODO DE TRANSICIÓN

La ley de Medidas Urgentes tiene también un programa de aplicación gradual para que su implantación

no sea impuesta bruscamente. En la tributación individual reflejada en el Impuesto Genera1 sobre la

Renta de las Personas Físicas se establece la posibilidad de hacer nueva declaración sobre ingresos de

1976 hasta el próximo 31 de marzo, tanto a las personas que no la hubieran efectuado dentro de la fecha

estipulada como para loe que la hayan hecho mal. Si esta declaración nueva es correcta; no se exigirá al

contribuyente declaración o investigación sobre los años anteriores. De hecho, esta moratoria implica una

amnistía fiscal, aunque el concepto no se recoja en los decretos.

SE REBAJARA EL IMPUESTO SOBRE LA RENTA

El señor Fernández Ordóñez dio también una buena noticia para los contribuyentes. Para la declaración

del impuesto sobre la renta de 1978, si al llegar la fecha de su presentación no se ha aprobado en las

Cortes la nueva ley de Reforma Fiscal, se reducirán los porcentajes impositivos actualmente vigentes para

actuar con los previstos en la nueva ley, que son inferiores a los actualmente vigentes.

En cuanto a la regularización impositiva de las personas jurídicas, los beneficios como consecuencia de la

regularización anterior a 1976 y los que se hayan contabilizado antes de la entrada en vigor de las

medidas urgentes quedarán exentos del impuesto de sociedades. Igualmente podrán ser regularizados el

impuesto de tráfico de empresas y el Impuesto de rendimientos de trabajo personal hasta el tercer

trimestre de 1976. Como síntesis sobre el significado de esta moratoria, Fernández Ordóñez subrayó que

se buscaba más la veracidad de las declaraciones .que el aumento de la recaudación.

En cuanto a los plazos de presentación, el impuesto de patrimonio seguirá las líneas y fechas del impuesto

general sobre la renta y la liquidación extraordinaria del I.R.T.P. se acoplará también a las del impuesto

normal por este concepto.

Respecto a la inspección se aseguró que no ha habido órdenes para- efectuar inspecciones especiales a

ningún, contribuyente, aunque sigue estando vigente la disposición que admite las denuncias, siempre que

no sean anónimas. Se puntualizó la asepsia y despolitización de la Inspección de Hacienda, que no está al

servicio de ninguna política, sino del Estado. En estos momentos, la plantilla de inspectores de Hacienda

está dedicada por completo a evacuar consultas informativas. Se va a aumentar la plantilla de inspectores

y auxiliares hasta 1.500, y se están celebrando reuniones informativas con los delegados para prepararlos

sobre la futura actuación.

Al finalizar el coloquio, el ministro de Hacienda volvió a insistir en que si queremos que el país no entre

en bancarrota hay que admitir el aumento de la presión fiscal. En España tenemos todavía muy pocos

servicios colectivos. Pero las prestaciones del Estado no serán posibles sino podemos financiarlas.

La reforma fiscal será la que permitirá variar esta situación. No se pueden invertir los términos con el

argumento de que no hay que pagar mientras el Estado no ofrezca algo más a cambio. De momento el

Estado sólo puede ofrecer —concluyó el ministro una decencia´ pública en la Administración.

 

< Volver