Si en mayo próximo no está aprobada la ley del impuesto sobre la renta. 
 Hacienda propondrá una reducción de la tarifa impositiva     
 
 Ya.    30/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Si en mayo próximo no está aprobada la ley del impuesto sobre la renta

HACIENDA PROPONDRÁ UNA REDUCCIÓN DE LA TARIFA IMPOSITIVA

Los contribuyentes que quieran regularizar su situación tributaria deberán hacer una nueva declaración de

la renta sobre el ejercicio de 1976 • "Si queremos que el país no entre en bancarrota el año que viene, hay

que aumentar la presión fiscal en un punto", dice Fernández Órdóñez

"Si en mayo de 1978 las Cortes no han aprobado la ley del impuesto sobre la renta de las personas físicas,

el Ministerio de Hacienda propondrá al Parlamento una tarifa impositiva más baja, para adecuarla a las

normas que el proyecto de ley prevé", anunció el ministro de Hacienda, Francisco Fernández Ordóñez, en

una reunión informativa con la Agrupación de Periodistas de Información Económica.

En el transcurso de la reunión se pusieron de relieve, entre otros, los siguientes puntos:

La regularización voluntaria que establece la ley de Medidas Urgentes de Reforma Fiscal constituye

e] punto de partida de un nuevo clima tributario. De ahí que se permita, tanto a. las personas físicas como

a las sociedades, sin coste fiscal, regularizar sus situaciones tributarias poniendo al día su verdadera

situación patrimonial. Por ello, las personas físicas habrán de hacer, en el primer trimestre de 1978, una

nueva declaración de la renta sobre el ejercicio de 1976, eliminándose antecedentes y sanciones.

También pueden acogerse a la regularización aquellas empresas sujetas a loa impuestos sobre sociedades

e impuesto industrial. Dicha regularización debe plantearse en el primer balance que se cierre entre el 17

de noviembre de 1977 y 30 de junio de 1978. Se pueden regularizar o incorporar en cuentas, a este

respecto, los bienes y derechos ocultos representativos de activos reales, tanto de carácter fijo como

circulante; la parte de costes de los activos reales ocultados en e] momento de su adquisición; las

obligaciones para con terceros, y la eliminación de activos que figuren en contabilidad como

consecuencia de irregularidades contables, así como de cuentas de pasivo ficticio.

La inspección fiscal está en estos momentos parada. No actuará hasta que pase el plazo de la

moratoria fiscal. De momento, este Cuerpo se ocupa de atender un servicio de aseguramiento a

contribuyentes.

Las recaudaciones del impuesto extraordinario del rendimiento del trabajo personal sobre las rentas

superiores a 750.000 pesetas serán retenidas por cada empresa, sin que ésta se tenga que preocupar de las

remuneraciones percibidas por el trabajador en otras empresas.

Finalmente, el ministro de Hacienda insistió en que con la ley sobre medidas urgentes la sociedad

española no va a seguir conviviendo con el fraude fiscal. "El año que viene—añadió el ministro—, si

queremos que el país no entre en bancarrota, tenemos que aumentar la presión fiscal en un punto;

actualmente es la más baja de Europa, y el camino inicial para llegar a ello es acabar con el fraude fiscal.

A cambio de ese aumento de la presión fiscal, el Estado lo único que ofrece en estos momentos es la

decencia pública en la Administración, haciendo saber a tos ciudadanos en qué se está gastando la

Administración todo lo que se recaude."

 

< Volver