Autor: Paris Eguilaz, Higinio. 
   El gasto público y el producto nacional  :   
 Aumento de la actividad del sector público. 
 Ya.    29/11/1977.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

YA — Pag. 26

ECONOMÍA

TRIBUNA ABIERTA

El gasto público y el producto nacional

AUMENTO DE LA ACTIVIDAD DEL SECTOR PUBLICO

ANTE las desfiguraciones que continuamente se hacen del sistema actual, conviene que la opinión

pública esté informada de la realidad y los datos que por el Ministerio de Hacienda «e han hecho

públicos, con motivo del envío de los presupuestos a las Cortes, permiten conocer en una primera

aproximación algunos aspectos de conjunto del sistema económico español actual.

Su característica principal es el aumento de la actividad del sector público en relación con el producto

interior bruto, que, descontadas las amortizaciones, constituye la renta nacional, y este es el hecho que

queremos poner de manifiesto, sin formular juicio alguno sobre sus consecuencias.

Por ahora, no sería exacto afirmar que el sistema actual de la economía española, sea un régimen

socialista, pero sí que la actividad pública, es decir del sector público en relación con la actividad

económica total, alcanza un porcentaje tan elevado que permiten calificarlo de semisocialisia, y si la

tendencia continúa, en muy poco .tiempo dominará !a actividad del sector público y quedará el sector

privado como una actividad residual.

No nos referimos solamente a las administraciones públicas, que son una parte del gasto público, sino al

conjunto de la actividad de todos los sectores, que con el carácter de anejos figuran en los presupuestos

generales del Estado, y a los que hay que añadir las empresas estatales.

EL cuadro que exponemos contiene los gastos de los presupuestos generales del Estado, los de los

organismos autónomos administrativos, los correspondientes a organismos autónomos comerciales,

industriales y financieros, los presupuestos de la Seguridad Social, los de las corporaciones locales

(Ayuntamientos y Diputaciones) y los de las sociedades estatales. Como la suma de esos gastos induciría

a equivocaciones por duplicidades, es decir, porque el Estado subvenciona con cargo a su presupuesto una

parte importante de los gastos de los otros organismos, se descuentan estas transferencias, obteniendo la

cifra de gasto consolidado, o efectivo, cifras que pueden tener defectos de interpretación por nuestra parte

y que «eran aclarados cuando se aprueben por las Cortes.

Se incluyen 40.000 millones dedicados a la acción coyuntural, que serán utilizados para inversiones en

construcciones escolares oficiales.

Si estas cifras del gasto público se relacionan con el producto interior bruto a precios de mercado, que

según estimaciones oficiales publicadas será para 1978 de 8.967 millones de pesetas, el porcentaje de los

gastos totales del sector público, salvo errores de interpretación contables, según el detalle antes indicado,

alcanza, el 47 por 100, que podrá ser mayor si se aprueban créditos extraordinarios a lo largo del año y

menor si los índices de precios se elevan en más del 20 por 100 previsto en la estimación aludida d>el

producto interior bruto.

Si el proceso continúa, el concepto de "economía de mercado" perderá pronto su significado.

INVERSIONES REGRESIVAS

UN hecho muy importante es que el porcentaje de gastos de capital en relación con el gasto

presupuestario total va disminuyendo a lo largo de los años, con el correlativo aumento de los gastos

corrientes, con sus consecuencias sobre el nivel de empleo y el desarrollo económico.

Si se tienen en cuenta las magnitudes de los presupuestos, para si año 1978 habrán aumentado las cifras

absolutas destinadas a inversiones públicas, pero se abrá reducido el porcentaje al total presupuestario.

En el fondo, lo que estamos presenciando es el hecho de que los dirigentes parecen desconocer que el

desarrollo económico exige tiempo, pasando por etapas sucesivas, y se quieren conseguir unas

realizaciones sociales aceleradas que no corresponden al desarrollo económico alcanzado y que están

produciendo efectos paralizantes negativos, porque no se puede forzar a! mismo tiempo el consumo y la

inversión, pues los efectos serán, como se puede comprobar, la inflación y el paro.

Higinio PARÍS EGUILAZ

 

< Volver