Autor: Mota, Jesús. 
   Una cosa es nacionalizar y otra construir un hospital para incurables  :   
 El empresario debe cumplir con su función de innovar y sintetizar el proceso productivo, dice Enrique Barón, miembro de la Comisión de Presupuestos y principal economista del PSOE. 
 Ya.    02/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

La economía y sus protagonistas

"Una cosa es nacionalizar y otra construir un hospital para incurables"

´El empresario debe cumplir con su función de innovar y sintetizar el proceso productivo", dice Enrique

Barón, miembro de la Comisión de Presupuestos y principal economista del PSOE

Parece muy probable que gran parte de la actividad económica del país se va a desarrollar, a partir de

ahora, en el Parlamento, que tendrá asi el protagonismo económico. Un ejemplo de lo que puede suponer

esta actividad es la Comisión de Presupuestos, uno dé cuyos miembros es Enrique Barón Cruz,

economista del PSOE y hombre sobre el que gravitan las directrices económicas fundamentales del

Partido, que pesarán, indudablemente, en el futuro español.

¿Cuál ha sido la actividad principal de la Comisión de Presupuestos en las Cortes desde la presentación de

la ley?

Bien, nosotros hemos pedido a la Mesa del Congreso que se transfieran a Presupuestos tres de las

secciones cuya puesta en marcha está prevista en los acuerdos económicos de la Moncloa.

Estas secciones (subcomisiones) son las de "subvenciones y transferencias a empresas", "Gastos

públicos" y "Retribuciones del personal del sector público", porque entendemos que pertenecen

clarísimamente a nuestra comisión. En el caso de la primera sección, entendemos que debe saberse los

motivos por los que se transfieren fondos a empresas privadas, porque, en definitiva, puede suceder que

estemos alimentando la inflación subvencionando a empresas que no lo necesitan. Respecto a las

exenciones y bonificaciones, esto claro también que una cosa es ayudar y otra multiplicar el privilegio.

También debe hacerse un estudio de los funcionarios públicos y un censo. Pretendemos que. estas

subcomisiones funcionen con tiempo para estudiar los temas que se les asignen, por lo menos hasta que se

prepare el próximo presupuesto, y que permitan la máxima transparencia y claridad.

El PSOE tuvo una intervención fundamental en el tema de la disponibilidad crediticia al fijarla en una

media del diecisiete por ciento, y no en un punto rígido, como se pretendía. ¿Cuál es su opinión sobre

como se están desarrollando los acontecimientos al respecto?

Nosotros entendíamos que si las disponibilidades líquidas crecían muy poco, lo que. se hacía era colocar a

la economía en estado de "shock". Por otra parte, la autoridad monetaria debe ser independiente, porque si

está sujeta a presiones del Gobierno, se convierte en un multiplicador de la inflación y el paro. Y, además,

aquellas empresas que están menos ligadas al capitalismo financiero quedan estranguladas. Había que

procurar, pues, que la caída de la disponibilidad no fuese brusca. En este sentido, fijar una "banda"

crediticia, con una media del diecisiete por ciento, tiene una repercusión salarial cierta, impide la

estrangulación citada y regula más racionalmente la distribución de créditos.

Otro de los temas que se plantean casi siempre es el de la actitud que debe tomarse ante las

nacionalizaciones.,

Ahora mismo estamos estudiando el tema de la Babcock, esto no es un secreto. Pero si alguien me dice

que esto es nacionalizar, no me queda más remedio que reírme. Nacionalizar es "nacionalizar" los

beneficios, no convertir a] Estado en un hospital de incurable». Nosotros no somos partidarios de

estatalizar la economía; defendemos la posibilidad de controlar realmente la economía a través de sus

diversas vertientes, como puede ser, por ejemplo, la banca mixta (banca de inversión y de depósito), que

tiene un peso muy importante en el país. Volvemos siempre al tema de la transparencia y de la claridad,

pero es así. En otras palabras, que hay que procurar no repetir errores como el de Hunosa.

Exactamente. Lo que pasaba durante el franquismo es que el empresariado tenía una especie de seguro de

vida: si había huelga, se llamaba a la Guardia Civil, y si la empresa tenía dificultades, bueno, pues se

apelaba al proteccionismo, a las presiones sectoriales sobre el Estado, etcétera. Nosotros no queremos

yugular al empresario, sino que cumpla su papel, que los empresarios lleven a cabo su verdadera función

como innovadores y sintetizadores del proceso productivo. Lo que no se puede hacer es pedir con una

mano dinero al Estado y atacarle con la otra. Resulta curioso que los socialistas seamos ahora mismo los

únicos defensores de la transparencia y la claridad en la política monetaria. Jesús MOTA

 

< Volver