Otra factura del franquismo. 
 La patria se lo pide: Tome azúcar     
 
 Diario 16.    21/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Otra factura del franquismo

La patria se lo pide: Tome azúcar

MADRID. 21 (D16)

El consumidor español contempla perplejo una campaña publicitaria recomendando el consumo de

azúcar. La escasez de hace poco tiempo se ha convertido en abundancia por obra y gracia de las

improvisaciones económicas del franquismo.

Cuando D16 preguntó en . la Administración quién y por qué hacia la campaña, un funcionario replicó:

"Se hace porque nos sobra azúcar por las orejas." ¿Y quién paga?: "Seguramente, los fabricantes con el

dinero que pierden."

Efectivamente, la campaña la paga la Asociación de Fabricantes de Azúcar de España, y en ella colaboran

todo el sector de la producción: los remolacheros y los cañeros.

Según fuentes de la Asociación de Fabricantes y de la propia Administración, nos sobran 600,000

toneladas de azúcar. Parece que fue ayer cuando la Administración, tras desincentivar, vía precios, la

producción de remolacha, cambió drásticamente de política y, doblegándose a las presiones de los

remolacheros, fijó unos precios altísimos.

Cuando el Gobierno de Carrero Blanco tomó aquella "sabia" decisión, los precios internacionales del

azúcar estaban por las nubes. "Se pondrán por los suelos —vaticinaban los expertos—, porque el mercado

es muy vecero." Y así ha sido. ¿Qué hará el Gobierno? El presidente del FORPPA (Fondo de Ordenación

y Regulación de Precios Agropecuarios) no quiere caer en los errores de antaño. "No hay que dar giros

bruscos. Se deben corregir las desviaciones con suaves golpes de Unión. No podemos volver a cortar la

producción vía precios para después impulsarla nuevamente", declaró a D16.

Luis García afirma que los precios de la remolacha se fijarán conjuntamente con los de otros productos

agrarios, porque así lo establece el pacto de la Moncloa.

Subida en enero

Con ello, dice el presidente del FORPPA. se esperan resolver los excedentes en cuatro años, manteniendo

un stock estratégico de 150.000 a 200.000 toneladas.

Con la entrada en vigor de los precios de la remolacha a principios de verano, el azúcar debería haber

subido de precio en julio. Se estima una subida del kilo de tres pesetas Pero estas tres pesetas no se han

repercutido al consumidor porque el FORPPA está distribuyendo 106.000 toneladas de azúcar viejo

excedente de la campaña anterior. Hasta cuando dure este azúcar viejo —para el mes de enero se calcula

no habrá cambio de precio.

 

< Volver