Emilio Botín, Presidente del Banco de Santander. 
 El 67,70 por 100 de nuestros créditos fue para la pequeña y mediana empresa     
 
 Informaciones.    16/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EMILIO BOTÍN, PRESIDENTE DEL BANCO DE SANTANDER

«El 67,70 por 100 de nuestros créditos fue para la pequeña y mediana empresa».

MADRID, 16 (INFORMACIONES),

DENTRO de las entidades Vanearías existen dos posiciones distintas: los que tienen preferencia por

financiar las empresas de su grupo y las grandes sociedades y las que tenemos como cliente preferido a

las pequeñas y medianas empresas», comenzó diciendo don Emilio Botín, presidente del Banco de

Santander; en una rueda informativa celebrada ayer, y en la que ofreció particularidades de la financiación

otorgada a la pequeña y mediana empresa por parte de su entidad, así como un adelanto de los resultados

del actual ejercicio del Banco.

"Estas pequeñas, empresas continuó diciendo el señor Botin — son nuestros clientes preferidos, por

las. ventajas que tiene la división de riesgos. Lo que nosotros hemos hecho ha sido precisar en cifras

completas e irrebatibles nuestros préstamos; pero en ningún caso el Banco de Santander se aleja de la

gran empresa, indispensable para la vida de las más pequeñas."

Seguidamente, el presidente del Banco de Santander expuso lo que considera como pequeña y mediana

empresa, manifestando que éstas son las no englobadas en empresas filiales —-aquellas en las que el

Banco participa con más del 20 por 100—;. grandes empresas —las que cotizan en Bolsa, poseen una

plantilla superior a 500 personas o pertenecen a grupos bancarios— y multinacionales que poseen un

capital extranjero superior al 20 por 100 y las pertenecientes al sector público: comercio de Estado,

I.N.I., Ayuntamientos, Diputaciones y corporaciones restantes.

LA MAYOR INVERSIÓN PARA LA PYME

Según el señor Botín, la inversión del Banco de Santander en las empresas filiales ascendió a un 0,6 por,

100 del total; un 15,9 pasó a manos de las grandes empresas; 7,70, para. las multinacionales; 8,10, para

las del sector público —de 10 que un 6,31 del total pasó al INI.— , y un 67,70, a la pequeña y mediana

empresa, lo qué significa que la entidad dedica más de los dos tercios de su inversión a este sector

empresarial. El valor total del crédito ascendió, durante 1977, a 240.000 millones de pesetas, y para el

próxima año, la sociedad calcula que la expansión crediticia será del orden del 17 por 100, lo que

significa ,un crecimiento de . las disponibilidades, de. 45.000´ millones, estando en la idea del Banco de

Santander dedicar el 75 por 100 de ésta expansión para prestaciones crediticias a la pequeña y mediana

empresa.

"La PYME —según don Emilio Botín— considera que nuestro porcentaje supera al qué tenían calculado.

Hemos atendido — anadió—a todo lo viable: lo que puede suceder es que no lo hayamos atendido en

todo."

UN AÑO DIFICIL

El presidente del Banco de Santander subrayó que los datos de que dispone son al cierre, del 30 de

septiembre; pero que prácticamente no sufrirán variación al finalizar el presente ejercicio contable.

Después de señalar que 1977 había sido un año difícil, el señor Botín añadió que la cartera de valores del

Banco de Santander es inferior, en términos reales y relativos, a las de otras entidades. Asimismo se

amortizarán todas las cantidades precisas —con cargo a la cuenta de pérdidas y ganancias— para situar a

su valor correspondiente las cotizaciones de la entidad.

Para operaciones en suspensiones o quiebra se harán previsiones totales, y en lo, referente a los créditos

para las empresas que no se hallen ´en esa situación, pero que. atraviesen dificultades y puedan superar

quebrantos, se llevarán a cabo amplias previsiones con cargo: a las cuentas de pérdidas y ganancias y la

del fondo de autoseguro creado hace unos años. Después de todo esto, siguió diciendo el presidente de la

entidad, quedan recursos suficientes para distribuir el máximo dividendo permitido por la ley y dotar, las

reservas.

Con arreglo a estos criterios severos —añadió el señor Botín—; el Banco tendrá unos beneficios que se

calculan en un 4,5 por 100, inferiores a 1976, es decir, alrededor de 4.700 millones.

Sobre la absorción del Banco Ibérico por el C ent ral, don Emilio Botin manifestó que le parece magnifico

el hecho, asi como todos los encaminados a un acercamiento del "tamaño de la Banca española con la

internacional. «Nuestra politica —añadió— no es la de intentar, ser; el mayor, sino hacerlo lo mejor

posible. Tratamos de desarrollarnos cuanto podemos mediante. cauces normales. Donde realmente

hacemos mayor ´esfuerzo es en América; prestamos un gran servicio, no sólo a nuestro grupo, sino al

país.»

EL PACTO DE LA MONCLOA.

El presidente del Banco de Santander dedicó también unas palabras al «pacto de la Moncloa», el cual

dijo— «lo han- establecido entre el Gobierno, el partido del Gobierno y el resto de los partidos políticos.

A nosotros lo único que nos corresponde es tratar de que se cumpla y cumplirlo con lealtad».

«Respecto a determinados puntos —siguió diciendo—, ti resulta que los cuatro partidos firmantes han

declarado que ninguno de ellos se muestra satisfecho, pero que es un pacto, cualquiera de nosotros

opinariamos que deberían tratarse de otra forma.En cuanto a su viabilidad, habrá que espetar a que todo se

vaya normalizando. El pacto lo han llevado a cabo entre el Gobierno y la oposición; tiene que funcionar»

Finalmente, respecto a la entrada en España de la Banca extranjera, el señor Botín se declaró partidario

siempre que haya un desecho de reciprocidad. «Es posible —subrayó— que no resulte tan fácil ganar

dinero a una parte de la Banca que venga; pero soy favorable a ello si viene a España en las mismas

condiciones que los demás.»

INFORMACIONES

 

< Volver