Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Habla José María Ruiz Gallardón     
 
 ABC.     Páginas: 3. Párrafos: 16. 

A B C

REPORTAJE

HABLA JOSE MARIA RUIZ GALLARDON

Julián CORTES-CAVANILLAS

Don José María Ruiz Gallardón, eminente abogado, prestigioso

conferenciante y ensayista, escritor político, hombre de sólida formación y de

sensibilidad para los grandes temas de nuestro tiempo, responde en esta entrevista a

una serie de interesantes preguntas acerca del presente y del futuro político

español, que le plantea el ilustre escritor y periodista Julián Cortés-Cavanillas

"El gran papel del Rey en el futuro inmediato de España es reinar, cumplir y hacer cumplir la Ley. Y

entregarse al servicio de todos los españoles, del primero al último. Y lo hará. Creo conocer bien al

Principe Don Juan Carlos y su patriotismo y discreción, heredados de su augusto padre, son prenda segura

de cuanto digo."

QUE eres, ¿optimista o pesimista en cuanto al futuro político de España?

-Estoy en actitud expectante. Me parece demasiado simple pronunciarme rotundamente. En tanto el

futuro de España será heredero de la situación presente, he de advertir que existen datos contradictorios.

Los hay de carácter positivos y también negativos. Últimamente se acentúan, a mi juicio, estos últimos.

Sobre todo los de carácter político. Participar es un verbo que se conjuga poco en estos últimos tiempos.

Y al que no le dejan participar, se margina. Toda marginación es mala.

-Del balance de la España actual, ¿qué hay a tu juicio de positivo y de negativo?

-De positivo el orden, el desarrollo económico, la voluntad de trabajo del pueblo español. Y sobre todo

la "literalidad" de las leyes. De negativo, lo peor, a mi juicio, es que aquella literalidad legal no se traduce

en la práctica. Con lo que se fomenta Ia desilusión, que es al primer paso para el desconcierto.

-¿Crees que lo que se llama Movimiento Nacional tiene un contenido que le garantiza su perpetuidad?

Nada hay perpetuo en política. Todo es adaptable. El sentido del Movimiento, su inspiración, su esencia,

sí me parecen perdurables. Sus ideales últimos son dignos de sacrificio por conseguirlos. Pero con

arreglo a las necesidades de cada día y da cada hora.

AUTENTIFICAR LAS LEYES POLÍTICAS

-¿Consideras necesario que la evolución política del régimen se debe producir en la linea democrática y

por procedimientos democráticos?

-Lo que considero necesario es que se autentifiquen las leyes políticas. En otras palabras, que las doten

de vigencia. Yo soy sinceramente demócrata y creo en al contenido democrático no ya de aquellas leyes,

sino del sentir común del pueblo español. Naturalmente que una deformación de la democracia es mala.

Me opongo a la partitocracia. No considero viable en España un sistema parlamentario basado en los

partidos políticos. Pero también y al tiempo me opongo al inmovilismo y al uniformismo. Creo que el

pueblo, todo lo orgánicamente que se quiera, tiene derecho, primero, a elegir a sus gobernantas y,

después, a fiscalizar su actuación exigiéndoles en su caso las responsabilidades pertinentes. Y esto es

predicable y factible para la España del último tercio del siglo XX. Me niego a admitir la tesis de que los

españoles somos ciudadanos de segunda división, peores y más ingobernables que

el rasto de los europeos. Quienes así piensan, si es que están en el poder, deberían hacer examen de

conciencia, pues son los primeros responsables de que al pueblo español le falte la educación necesaria

para vivir en paz, con orden, progreso y justicia.

-¿Crees que el mecanismo sucesorio podrá funcionar normalmente y garantiza el tránsito sereno de la

actual y excepcional Jefatura del Estado a una Monarquía tradicional y moderna sin hipotecas políticas

de ningún género?

Lo creo y lo deseo. Y estoy dispuesto, en la medida de mis cortas fuerzas, a trabajar para conseguirlo. El

tránsito sereno se producirá con tal de que los españoles seamos capaces de facilitarlo. No creo en que el

futuro Rey de España acceda a la Jefatura del Estado con ningún tipo de hipotecas. Problemas los tendrá

a docenas. Pero hipotecas solo una: hacer cumplir la Ley. Y medios y cualidades le sobran para lograrlo.

-¿Cuál seria la clave para la auténtica participación ciudadana en la vida pública?

-Unas Cortes como las actúalas, pero con, entre otros, los siguientes retoques, ninguno de los cuales

considero anticonstitucional. Primero: autentificación de la representación familiar sobre la base de

permitir asociaciones electorales debidamente instrumentadas en la ley correspondiente. Segundo:

formulación de un sistema de incompatibilidades entre altos cargos de administración y

procuradores en Cortes. Tercero: transformación de las Comisiones en orden a que sean

voluntariamente los propios procuradores

quienes se adscriban a ellas con determinadas confesiones. En cuanto a la vida municipal,

elección de alcalde por los vecinos. Y en cuanto a la vida sindical supresión de tantos grados como

hoy existen en orden a la elección de sus representantes en los altos organismos de la Nación.

«EL TRANSITO SERENO DE LA ACTUAL Y EXCEPCIONAL JEFATURA DEL ESTADO A UNA

MONARQUÍA TRADICIONAL Y MODERNA SE PRODUCIRÁ CON TAL DE QUE LOS

ESPAÑOLES SEAMOS CAPACES DE FACILITARLO»

LAS ASOCIACIONES POLÍTICAS

-Dentro del sistema de partidos, aceptado

por la mayor partE de los países europeos y americanos ¿cabe en España una reglamentación que

impidiera la partitocracia o serían útiles las asociaciones políticas ideadas por el propio régimen?

-Lo malo no son los partidos. Lo malo son los partidos en España cuando se copian modelos extranjeros

y parlamentarios. Pero hay que articular, con todas las garantías que la prudencia aconseja, la

participación colectiva ciudadana a través de asociaciones políticas. Yo no creo que en los colegios

profesionales se deba hacer otra política que la profesional. Pero esa rotunda animación

comporta que todo cuidadano, en la medida en

que lo es, y sólo lo es de pleno derecho al

respeta las reglas de juego, pueda y deba participar, junto con otros, es la vida pública.

-¿Crees que el país está politizado o despolitizado?

-Politizado. Y mucho. Más de lo que se imaginan en determinadas áreas del poder

Basta un ejemplo: lo que está Ocurriendo en los colegios profesionales a que antes me refería o la actitud

de algunos eclesiásticos, como los del Cabildo de Begoña. Lo que ocurre es que los cauces no son suficientemente

amplios, ni están inteligentemente estructurados

-¿Qué resortes y qué medidas habrán de aplicarse cuando la Monarquía actúe en plenitud y el Rey

asuma sus funciones y ejerza sus prerrogativas?

-Ya le los he indicado antes. Cumplir la ley. Pero toda ella con las modificaciones necesarias que a mi

juicio son las señaladas u otra» similares.

-¿Consideras intangibles o revislonables las leyes fundamentales?

"LAS LEYES DESARROLLABLES"

-Las considero «desarrollables». Y elIo porque esas mismas Ieyes lo prevén, lo imponen y lo exige el

curso de la Historia, que ése sí que no hay quien lo pare. Lo que me

parece suicida es que se interpreten restrictivamente. Para saberse heredero de lo que fue gesta y cruzada

hay que seguir adelante, no volver atrás.

-¿Estimas de utilidad y de eficacia el Consejo del Reino?

-Transcendental: el contraste de pareceres

en su seno, dada su composición representativa y sus funciones constitucionales deben ser elemento

indispensable para que el país

(con el Rey a su cabeza) pueda funcionar.

-¿Crees que las Cortes cumplen debidamente la misión representativa de la voluntad nacional? - En

escasa medida, por los defectos antes apuntados y que repito serían fácilmente

corregibles. Desarrollan una buena función técnico-legislativa, no tan buena deede un punto de vista

fiscalizador, y al no estar plenamente representadas en ellas todas las tendencias que aceptan el sistema,

ni sus nombres representativos (no todos pueden presentarse en las elecciones a base de millones de

pesetas) no reflejan exactamente la realidad política nacional.

-¿Consideras que el Consejo Nacional tiene funciones sustantivas y auténticas?

-SÍ las tiene (y debería tenerlas) lo sabrán los consejeros nacionales. Los simples ciudadanos como yo

sólo conocemos rumores. Hay que abrir las puertas del Consejo (con pocas excepciones a justificar) para

que todos conozcamos las «ideas» que tienen los señores integrantes de la Cámara de las «ideas».

LA INTEGRACIÓN EN EUROPA

-Que hay obstáculos para nuestra integración en Europa es indudable, ¿pero son efectivamente de tipo

político?

-Lo economico es también político. Pero

si te refieres a dificultades constitucionales creo que son mínimas y fácilmente superables

- Que yo sepa ningún país de los Diez exige que renunciemos a los principios del 18 de julo. Y eso es

lo importante. Paro no caigamos en la trampa de creer que sólo

modificando nuestras estructuras legales se nos va a abrir Europa. Lo harán cuando y como les convenga. Y

nosotros debemos adoptar la misma táctica.

-¿Cuál es el gran papel del Rey en el futuro inmediato de España?

-Reinar. Cumplir y hacer cumplir la Ley. Y entregaran al servicio de todos los españoles, del primero al

último. Y lo hará, no le queda duda. Creo conocer bien al Principe don Juan Carlos y su patriotismo y

discreción, heredados de su augusto padre, son prende segura de cuanto digo.

Julián CORTES-CAVANILLAS

 

< Volver