Autor: Terán Troyano, Manuel de. 
   Educación hacia el pasado y educación hacia el porvenir     
 
 Informaciones.    01/11/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EDUCACIÓN HACIA EL PASADO Y EDUCACIÓN HACIA EL PORVENIR

Por Manuel DE TERAN TROYANO

TODA la evolución y el progreso de la * civilización humana ha tenido y tiene lugar en un continuo

estado de tensión entre dos polos opuestos: la estabilidad y el cambio, entre el apego al pasado y el deseo

y la necesidad de renovación.

En las épocas históricas de gran estabilidad en que los cambios son pocos y lentos, el equilibrio entre

ambos polos de la tensión se produce con facilidad. Pero hoy en día pocas sociedades están en

condiciones de producir, y menos de conservar, el equilibrio. La característica esencial de nuestra época,

resulta un tópico decirlo, es el cambio, la acelerada transformación de sus estructuras y de sus valores

tradicionales. La consecuencia es una sociedad inestable, una sociedad que se transforma rápidamente en

busca de su propio equilibrio y que todavía no tiene claro lo que debe conservar, lo que debe sustituir y lo

que debe incorporar. Esa tensión, resuelta en equilibrio o en inestabilidad, según los casos, afecta tanto a

los individuos —que a sus valores tradicionales tienen que incorporar y superponer ios nuevos derivados

de los hallazgos de la técnica, de los cambios económicos, políticos y sociales— como a todos los

sectores y actividades que integran la sociedad.

La educación, actividad incrustrada como pocas en la realidad en la que se desenvuelve, partícipe y

receptora de todo cuanto la rodea, compleja como toda actividad que tiene como objeto el

comportamiento humano, está inmersa y participa plenamente de esa tensión y en este momento de esa

falta de equilibrio. Hoy, más que nunca, se están poniendo de manifiesto las dos tendencias opuestas en la

que se ha desarrollado a lo largo de su historia: aquella que se vuelve hacia el pasado al que pretende

conservar y hacer revivir y aquella otra que mira hacia el porvenir ai que trata de preparar.

La primera responde a una concepción que pudiera llamarse espontánea o instintiva y constituye en cierto

modo una reacción de defensa de ciertas sociedades y grupos o clases sociales para asegurar su propia

conservación y para mantener la integridad e «incontaminación» de un medio dado. Esta tendencia

origina un tipo de educación conservadora por esencia cuyo objeto es hacer respetar las Ideas, las

costumbres y las reglas establecidas. En jas sociedades aisladas y muy homogéneas, este tipo de

educación se produce con facilidad y naturalidad. Pero a medida que las sociedades se abren, se

intercomunican con otras de las que aprenden nuevos comportamientos, esta educación solamente es

posible sobre las bases del autoritarismo, las órdenes y la sanción para poder obtener la necesaria

obediencia y sumisión a lo establecido.

La segunda tendencia, interpreta la educación en su verdadera dimensión, como una función de la

inteligencia y no como una mera manifestación del instinto; se basa en los resortes más íntimos y más

nobles del hombre: la curiosidad, e! deseo de entender, de relacionar-se y colaborar con los demás. Parte

de un acto de fe en el hombre y en sus posibilidades de evolución y mejoraren el hombre como generador

de posibilidades acrecentadas sin cesar y tendentes a hacer progresar y hacer vivir mejor.

La solución al conflicto planteado entre estas dos tendencias opuestas de la educación no es

evidentemente teórica ni puede resolverse en el terreno de la disquisición intelectual. La solución debe

encontrarse, como la de tantos otros problemas que afectan al fenómeno educativo, en la objetiva e

imparcial contemplación de la realidad. Y esta realidad nos muestra que las bases y los fines de la

educación del hombre actual no pueden encontrarse sobre la base de lo precedente ni tratando de

reproducir el pasado. Las condiciones de eticada en que se desenvolvía la educación del pasado han

dejado de existir. Preparar para una civilización cada vez más compleja que aumenta de contenidos

incesantemente, preparar a un número cada vez mayor de individuos con fuertes y marcadas diferencias

de aptitud y de cultura, atender y preparar para la universalización de !* cultura y de las costumbres que

se derivan y viene impuesta por el incremento y la facilidad de comunicación entre grupos y países

distantes y heterogéneos. Preparar para el uso de la libertad, cuyo deseo ha estado presente en todos loa

tiempos pero que hoy encuentra las condiciones y las posibilidades óptimas para manifestarse, preparar

para la multiplicidad de medios y de situaciones cambiantes en que se desenvuelve la vida del hombre de

hoy, etc. Son facetas y características nuevas, no presentes en el pasado, quc-´debe abordar la educación

de) hombre actual.

Pretender que por el mantenimiento de ideas, métodos y orientaciones pretéritas se retorne al pasado es

hoy una insensata esperanza.

Por su misma naturaleza (la preparación de los jóvenes para su vida de adultos), la educación es «cosa de

futuro» y no puede satisfacerse ni resignarse a reproducir para volver a comenzar. La educación no

puede concebirse ni tratarse en un plano filosófico de abstracción; la educación es un integrante de la vida

social y como tal tiene que contribuir en la medida que le corresponde a la consecución de los objetivos y

aspiraciónes de la sociedad. La educación tiene a su disposición unos medios y un tiempo para satisfacer

las esperanzas que ios individuos y la sociedad depositan en el proceso educativo; la educación tiene que

tener la convicción de que está haciendo lo que mejor conviene al individuo y a la sociedad, asignando a

cada generación el deber de transmitir a las siguientes la herencia que ha recibido, pero transmitirla

enriquecida, acrecentada y modificada con las ideas y las realizaciones nuevas y aventurándose al

riesgo de que cada generación y cada período histórico se forjen su propia personalidad y si propio

porvenir.

La educación sólo es concebible sobre un acto de fe en el hombre y sus posibilidades para encont´rar

mejores y más completas formas de vida.

 

< Volver