Pleno de las Cortes. 
 El signo más destacado de la Ley de Relaciones Laborales es recoger aspiraciones del mundo del trabajo  :   
 El ponente señor Ávarez Molina defendió el dictamen. 
 ABC.    07/04/1976.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 20. 

ABC. MIÉRCOLES 7 DE ABRIL DE 1976. PAG. 5.

PLENO DE LAS CORTES EL SIGNO MAS DESTACADO DE LA LEY DE RELACIONES

LABORALES ES RECOGER ASPIRACIONES DEL MUNDO DEL TRABAJO

El ponente señor Alvarez Molina defendió el dictamen

Leídos por el secretario de las Cortes, don Pedro Moya Clúa. los dictámenes de Comisiones de los que

preceptivamente debe darse cuenta al Pleno, subió a la tribuna de los oradores el procurador en Cortes

don Luis Alvarez Molina para efectuar la defensa del dictamen de la ley de Relaciones Laborales. Al

recordar a los cinco miembros de la Ponencia que informó y defendió el texto legal se aplaudió larga-

mente la mención del señor Ferrer Lledó, que falleción recientemente.

Señaló luego que esta ley ha batido todas las marcas parlamentarlas con cuatro enmiendas a la totalidad:

1.276 escritos de enmiendas. 2.404 enmiendas al articulado. 29 sesiones consumidas por la Ponencia. 53

por la Comisión —desde el 2 de octubre del 75 al 4 de febrero del 76— y 40 enmiendas apoyadas para

llegar al Pleno.

Más adelante señaló que «el proyecto de ley de Relaciones Laborales constituye un propósito de

actualización y perfeccionamiento de aspectos fundamentales de la normativa de trabajo, introduciendo

normas nuevas o actualizando otras que se consideran superadas por ¡a realidad». Pero —agregó— «un

puro perfeccionamiento formal de ordenación jurídica del derecho laboral no justificaría por sí solo esta

ley. Junto a este propósito actualizar instituciones y materias, recoger aspiraciones y reivindicaciones del

mundo del trabajo, es el signo más destacado del proyecto de ley». Resaltó luego los aspectos más sobre-

salientes de las mejoras e Innovaciones conseguidas en este texto legal.

ELOGIO A LOS EMPRESARIOS.—El señor Alvarez Molina finalizó su intervención con estas

palabras: «Los empresarios españoles conocen como nadie toda la problemática social de los tiempos en

que vivimos y me consta que no están ajenos a ella.

Saben dé los valores humanos de los trabajadores españoles y no consideran a éstos, en manera alguna,

hombres-máquina, sino hombres portadores de valores eternos. Por eso tengo la seguridad de que aún

cuando en esta ley se hallan producido criterios dispares sobre algunos puntos concretos, sé que en lo más

profundo de sus conciencias está presente el sentido social para que esta ley sea posible.»

El señor Alvarez Molina fue largamente aplaudido.

DEFENSA DE ENMIENDAS AL ARTICULADO.—Seguidamente inició la defensa de enmiendas al

articulado, leyendo el secretario previamente «1 texto del articulo dictaminado y las modificaciones que

sugerían los enmendantes.

SEÑOR GÓMEZ ESCOLAR.—En el artículo 2º que excluye del ámbito regulado por la legislación

laboral determinadas actividades, el apartado e) se refiérela los trabajos familiares, considerando como

tales a las personas que convivan con el empresario: «el cónyuge, los descendientes, ascendientes y

demás parientes por consaguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive...»

La enmienda del señor Gómez Escolar pretende que este texto diga: «hasta el tercer grado inclusive». En

defensa de su tesis preguntó: «¿Y el sobrino o sobrinos carnales o hijos de hermanos, no pueden formar

parte del patrimonio de empresa familiar, en el supuesto de que el titular no tuviese hijos? ¿Y los tíos,

hermanos del padre o de la madre, tampoco?»

SEÑOR LAPIEDRA DE FEDERICO — Don Francisco Lapiedra, que tiene logrados en las Comisiones

muchos éxitos por sus ponderadas actuaciones, se apuntó ayer un resonante éxito ante el Pleno, por su

actuación de parlamentarlo al estilo clásico: nada de papeles ni de notas; un tema bien conocido,

dominado profundamente; unas argumentaciones directas, eficaces, convincentes; un tono sencillo, pero

firme, seguro y amenísimo. A pecho descubierto hizo una brillante defensa de la artesanía española; de

sus valores que se están perdiendo; de la necesidad de que los viejos maestros enseñen a los jóvenes

aprendices, para que perduren sus secretos, sus técnicas valiosas.

DOÑA MONICA PLAZA DE PRADO.—

Intervino seguidamente para defender dos enmiendas: una consistente en un párrafo nuevo del artículo 10,

que diga: «La mujer trabajadora adquirirá y causará para sí y sus familiares loe mismos derechos que el

hombre respecto a las prestaciones de la Seguridad Social y del Mutualismo Laboral». La señorita Plaza

de Prado esgrimió, como razón principal, la discriminación existente, a este respecto, entre el hombre y la

mujer.

Su segunda enmienda pretende añadir lea nuevo artículo, 27-bis, que diga: «Todo trabajador de una

empresa tendrá derecho » participar en los resultados positivos de la gestión de la empresa, en los

términos que se fijen reglamentariamente.»

SR. CONDE BANDRÉS—El párrafo tercero del artículo 35 dice: .«No obstante le dispuesto en los

párrafos anteriores de este artículo, cuando en un procedimiento de despido se aprecie la existencia de

falta muy grave y el trabajador hubiera sido anteriormente sancionado en el plazo de los 18 últimos meses

por la comisión de dos faltas muy graves, el magistrado de Trabajo podrá estimar, aunque no fuera

sanción prevista para aquélla, que existe justa causa al despido».

El señor Conde Bandrés proponía que este texto se cambiase por el siguiente: «3. No obstante lo

anteriormente dispuesto cuando se apreciase la existencia de falta grave y el trabajador hubiera sido

anteriormente sancionado en el plazo de los dos últimos años, por la comisión de dos o más faltas graves

o una muy grave, se entenderá que existe cansa justa para el despido y en la sentencia se declarará

resuelto el contrato de trabajo, sin derecho Ver parte del trabajador a indemnización alguna.»

Subrayó don Manuel Conde Bandrés en su Intervención, que defendía esta enmienda «no para pedir el

despido libre; no para justificar los despidos improcedentes; sí, para mantener la posibilidad de los

despidos justos»,.. Dijo también: «El proyecto de ley que tenemos ante nosotros endurece el sistema

actual, que no es de despido libre ciertamente, hasta límites que convierten de hecho inamovible la

presencia del trabajador en la empresa... Pone en riesgo la inversión creadora de nuevos puestos de

trabajo; incita al desempleo; deteriora la disciplina y las relaciones humanas en las empresas»

especialmente las medianas y pequeñas, que son mayoría en el país; ensombrece el futuro de nuestra

convivencia social...»

«Aún suprimido el artículo 35 —dijo luego—, el despido libre seguiría sin existir en España. Socialmente

no se habría dado ningún paso regresivo y los trabajadores continuarían con la protección y la seguridad

del empleo que hoy disfrutan, en linea similar y aun superior a la de cualquier otro país.» Destacó

también que el texto que se incluyó en el dictamen no es el que venía en el proyecto del Gobierno, y

realizó un minucioso análisis jurídico del texto del proyecto, para afirmar que «frente a ello, el texto que

hoy aparece en el dictamen nos paeee, con todos los respetos, antijurídico, extravagante y pernicioso». El

señor Conde Bandrés escuchó también clamorosos aplausos, aunque justo es decir que a partir de la

segunda Intervención de doña Montea Placa en el hemiciclo quedó Un número muy reducido de

procuradores.

SEÑOR ALCAINA CABALLERO—La enmienda defendida por el señor Alcaina al apartado cuarto del

artículo 35 establece, fundamentalmente, precisiones más concretas en cuanto a las indemnizaciones a

minusválidos. En su argumentación señaló que la redacción dada por la Comisión a este apartado es vaga,

imprecisa y perjudicial, porque en ella se ha debilitado la fuerza del texto presentado por el Gobierno y

por la Ponencia. «En el libre juego "e la valoración de los intereses propios debe dejarse a las partes la

fijación de la cuantía de las compensaciones, sin señalar limites máximos.» Se opuso, asi mismo a que se

deje a los Reglamentos la fijación de coeficientes relativos a los minusválidos.

SEÑOR SÁNCHEZ MORENO.—Intervino luego el último enmendante, don Abelardo Sanchez Moreno,

que solicitaba la edición de un párrafo nuevo a la disposición final para, derogar los decretos relativos al

control salarial en los convenios colectivos.

RESPUESTA A LOS ENMENDANTES

La respuesta a las enmiendas defendidas en él Pleno la había hecho, hasta ahora, algún miembro de la

Ponencia. En esta ocasión no fue asi: un miembro de la Comisión, don Baldomero Fernández Calvino fue

designado para ese cometido. Acaso porque los cinco ponentes iniciales quedaron reducidos a dos.

El señor Fernández Calviño destacó la dificultad de su tarea y subrayó que la ley de Relaciónales

Laborales «más que una ley revolucionaria lo que hace es consolidar un mínimo en avances y mejoras

sociales que, en gran parte, venían logradas, parcial o sectorialmente, en reglamentaciones, ordenanzas o

convenios colectivos. Su incidencia económica —afirmó— no debe causar perjuicios graves a la

situación económica general y al grueso de las empresas españolas».

A la una y veinte de la tarde terminaba el señor Fernandez Calviño su intervención. El presidente de la

Cámara levantó la sesión hasta las cinco y cuarto de la tarde.

 

< Volver