Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Cortes españolas. 
 El proyecto de Ley del Libro es un eslabón más en las normas que ordenan los cauces de la libertad de expresión     
 
 ABC.    14/02/1975.  Página: 17, 25. Páginas: 2. Párrafos: 20. 

CORTES ESPAÑOLAS

EL PROYECTO DE LEY DEL LIBRO ES UN ESLABÓN MAS EN LAS NORMAS QUE ORDENAN

LOS CAUCES DE LIBERTAD DE EXPRESIÓN

El ministro de Información y Turismo presento ayer el nuevo texto legal

ANUNCIO EL PRÓXIMO ENVIÓ DE OTRAS DOS LEYES IMPORTANTES: LA DEL CINE Y LA

DE EDICIONES SONORAS Y AUDIOVISUALES

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) «El proyecto de ley del Libro,

que se presenta ante esta Comisión, es un importante eslabón más de la serie de normas de alto rango

encaminadas a estructurar, perfeccionar y, sobre todo, ordenar los cauces de libertad de expresión.» Asi lo

afirmó ayer tarde, ante la Comisión legislativa correspondiente a su Departamento, el ministro de

Información y Turismo, don León Berrera Esteban, que quiso acudir personalmente a las Cortes —

«donde aprendí, dijo, muchas lecciones de bien hacer y de ejemplar ciudadanía»— a saludar a los

procuradores que, desde ahora, van a ocuparse del contenido de esta importante ley.

«Vendrá después —anunció el ministro— .el proyecto de Ley de Ediciones Sonoras y Audiovisuales que

abarca ese creciente campo, tan de nuestro tiempo del disco y demás sistemas de grabación, un hecho lo

suficientemente importante como para necesitar de una normativa especifica que ordene tales actividades.

Existe, por otra parte —dijo también—, en fase de elaboración, otro importante proyecto de Ley, la del

Cine, que espero someter, en los próximos meses, a la aprobación del Gobierno para su remisión a ésta

Cámara.-» Comentando luego el contenido de la ley del Libro, señaló el ministro que tiene su origen en la

ley de Prensa e Imprenta de 18 de marzo de 1966, presentada por el Gobierno en el que fue titular de

Información y Turismo el ministro Fraga Iri-barne, que «como todas las leyes importantes, de gran

impacto jurídico-político, puede presentar aspectos enjuiciables, pero no puede negarse, sin faltar a la

realidad histórica, el hecho de su eficacia cultural, política y social». Aportó el señor Herrera Esteban

algunos expresivos datos estadísticos: en 1950 existían en España 521 editoriales, que en 1974

aumentaron hasta 1.037. De los 3.633 títulos que, entre libros y folletos, se editaron en el primero de

dichos años, se pasó en 1973 a 21.595, cifra que ha quedado ampliamente rebasada en 1974, aunque

todavía no existen datos definitivos. El aumento de ejemplares fue de 170,2 millones, en 1970, a 189,6

millones, en 1973, y si en 1960 se exportaron libros por valor de 804 millones de pesetas, en 1974 la

exportación fue de 8.509 millones, con un incremento de 1.801 millones sobre 1973, dato importante —

agregó el ministro— porque él libro es un gran vehículo de presentación de nuestra cultura y de nuestra

verdad en el mundo y, especialmente, en los países hermanos que hablan nuestra misma lengua. En

cuanto al comercio interior del. libro, con datos simplemente estimativos, señaló que su valor ha debido

superar, en 1974. los 15.000 millones de pesetas.

Recordó que este proyecto de ley fue remitido a las Cortes por el Gobierno, siendo ministro de

Información y Turismo don Pío Cabanillas, para el que tuvo palabras de entrañable amistad, admiración y

respeto. «Quizá porque no he tenido parte en la redacción del proyecto —agregó— me siento con mayor

autoridad para reconocer su conveniencia y, más aún, su necesidad.» Recordó también que el envío de

este proyecto a las Cortes coincidió con la celebración del V Centenario de la instalación de la Imprenta

en España. «Ya en 1474, es decir, antes de haber logrado nuestra Unidad nacional, las Imprentas de

Segovia y Valencia hacían funcionar sus recién estrenadas prensas. Podemos sentirnos orgullosos de

ello.>

Destacó luego la trascendencia del proyecto de Ley como medio de articular, sistemáticamente, todas las

relaciones que el libro implica: la ordenada libertad de expresión sociocultural; la delimitación de los

distintos sujetos que inciden en el campo del libro, desde el artesano hasta el librero, pasando por el

impresor, el editor y el distribuidor; la regulación sistemática de ese gran órgano de difusión de nuestra

cultura impresa que ha sido el Instituto Nacional del Libro Español, las cautelas legales para salvaguardar

los derechos de todos: en primer lugar, de la sociedad y del lector, pues el bien común es inalienable y la

primera misión del Estado y su Gobierno es protegerlo; en segundo lugar, la del autor, sin cuya creación

literaria no existiría la obra escrita; finalmente impresores, editores y libreros, que no pueden quedar

desamparados ante la competencia desleal foránea o propia, o ante los vaivenes de la economía mundial.

El ministro terminó recordando que, en tiempos no lejanos, fue motivo de canciones populares la

comparación entre el número de «tabernas» y de librerías existentes en nuestro país. «Creo —dijo— que

si durante el primer cuarto de este siglo pudo ser verdad que ganaban, con mucho, las primeras, esta ley

puede contribuir a una victoria aplastante y ciertamente deseable de las segundase.

Las palabras del ministro de Información y Turismo fueron seguidas con vivo Interés por los numerosos

procuradores asistentes a la sesión y recibieron, al finalizar el discurso, un amplio y cálido aplauso. El

presidente de las Cortes, don Alejandro Rodríguez de Valcárcel, que habla hecho la presentación del

señor Herrera Esteban con cordialísimas palabras, le despidió con un expresivo testimonio de gratitud y

tuvo también un emocionado recuerdo para el procurador en Cortes, don José Manuel Esparza Mangirón,

alcalde de Portugalete, que ayer recibió cristiana sepultura en su tierra natal.

Tras una breve Interrupción de la sesión volvió a constituirse la Comisión bajo la presidencia de su titular,

don Jesús Suevos Fernández, para entrar en el estudio de la ley, informada por una Ponencia compuesta

por don José Miguel Ortí Bordas, don Faustino Ramos Diez, don Antonio Rumeu de Armas, don Adolfo

Suárez González y don Joaquín Viola Sauret.

Al proyecto se presentaron 109 escritos con un total de 239 enmiendas, ninguna de ellas a la totalidad.

La ley tiene por objeto «establecer un régimen especial encaminado a promover el libro español, en sus

diversas expresiones lingüísticas, y a fomentar su producción y difusión, según se dice en el artículo

primero, que añade que «el derecho a la libertad de expresión de las ideas, reconocido en el Fuero de los

Españoles, se hará efectivo en la política del libro» y se ejercitará según lo establecido en la ley de Prensa

e Imprenta.

Los artículos 2, 3, 4, 5 y 6 definen el alcance de la ley, su ámbito material de ejecución, la Intervención

administrativa, los autores y los editores. El artículo séptimo, que se refiere a los agentes literarios, fue

suprimido a propuesta del señor Cercos y en contra del criterio de la Ponencia, que fue derrotada por 14

votos en contra, 11 a favor y tres abstenciones.

Los restantes artículos aprobados se refieren a los distribuidores, libreros e Impresores y a la autorización

administrativa.

LARGO DEBATE DE LA COMISIÓN DE VIVIENDA

Tras más de cuatro horas de debate en la tarde de ayer a las que hay que sumar parte de la sesión anterior,

la Comisión de Vivienda de las Cortes Españolas ha aprobado el artículo 85 del proyecto de ley de

Reforma de la vigente ley de Suelo.

Se registraron 34 intervenciones. El texto propuesto por la Ponencia es el siguiente:

«Artículo 85. 1. Las valoraciones de terrenos se efectuarán con arreglo a los criterios establecidos en la

presente ley.

2. El procedimiento para determinar el valor de los terrenos será, el señalado en la ley de Expropiación

Forzosa, salvo lo dispuesto en el artículo 125 de esta ley>

Fue aprobado con cinco votos en contra y una abstención.

La sesión se levantó en el debate del artículo 86, y será reanudada hoy, a las diez y medía, de la mañana.

CONSEJO NACIONAL

DESIGNACION DE GiMOS DE TRABAJO PARA EL ESTUDIO DEL INFORME POLÍTICO DEL

GOBIERNO

Se ha reunido ayer por la tarde, en la sede del Consejo Nacional, la Comisión permanente de la Cámara

para estudiar diversos asuntos en relación con el informe político del Gobierno.

Anteriormente, a las cinco de la tarde, y bajo la presidencia del vicepresidente del Consejo y ministro-

secretario, don Torcuato Fernández-Miranda, a quien acompañaba el consejero señor Pardo Canalís, se

reunió la Ponencia especial designada para el estudio del punto tercero del citado informe político, que se

refiere a «criterios operativos para una política que desde nuestro tiempo sirva a la "unidad de los

hombres y de las tierras de España". Estudio de los problemas actuales».

A las siete treinta, y también bajo la presidencia del ministro secretario y del titular de la sección, don

Juan Sánchez Cortés, se reunió la Sección Tercera, que trata sobre «Política económico, social y

sindical», para estudiar el punto cuarto del referido Informe del -Gobierno, que hace referencia a

«Criterios a los que deberá adaptarse la progresiva transformación y desarrollo de las estructuras

económicas y sociales para su mejor ajuste a las exigencias de la justicia social:».

A continuación se reunió la Comisión permanente, que ha adoptado los siguientes acuerdos, según

manifestó a la Prensa el secretario primero del Consejo, don Baldomero Palomares:

1. El vicepresidente del Consejo, a propuesta del presidente de la Ponencia especial y oída la Comisión

permanente, ha designado un grupo de trabajo que estudiará el temario del punto tercero del Informe. Este

grupo de trabajo está integrado por Jos consejeros don José María Rabanera, don Adolfo Rincón de

Arellano, don Fernando Ybarra, doña Montserrat Tey y don José Naranjo Hermosilla.

2. Asimismo ha designado los miembros de la Ponencia para el estudio del punto cuarto del citado

informe del Gobierno. Esta Ponencia la componen don Victoriano Anguera, don Manuel Conde

Bandrés, don Francisco Labadíe Otermín, don José Miguel Ortí Bordas y don Carlos Iglesias Seleas.

3. Adscribir a la Sección Tercera al consejero nacional y ministro comisario del Plan de Desarrollo,

don Laureano López Rodó.

Hoy, a las diez, se reunirá la Ponencia que estudia el punto primero, relativo a la participación. SI

miércoles, a las siete de la tarde, está convocada la Sección especial de Contrafuero, para estudiar el

escrito presentado por la procurador en Cortes doña Carmen Cossío, en relación con la ley de Reservas de

Caza. El día 3 se reunirá la Ponencia que estudia el tema de la juventud.—Cifra.

 

< Volver