Autor: Crespo de Lara, Pedro. 
   La tregua de las Cortes     
 
 ABC.    19/06/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ABC, JUEVES 19 DE JUNIO DE 1975.

MERIDIANO NACIONAL

La tregua de las Cortes

BASE CUARTA.—El párrafo segundo de la base cuarta del proyecto de ley de Régimen Local ha

pasado, por fin, la larga cuesta arriba de las enmiendas y, si bien muy amenazado, se cuenta entre los

textos trabajosamente conseguidos por la ponencia correspondiente.

En las Cortes parece haberse declarado una tregua. La tensión exterior, al disminuir —efecto conseguido,

según algunos expertos, por el nombramiento de don José Solís—, ha permitido la arribada de un período

de negociaciones y pactos. Quizá nunca habían presentado un frente tan unido los procuradores

sindicalistas. Quizá tampoco nunca, como ahora, se habían escindido las Cortes en dos casi mitades tan

firmes y proporcionadas.

De momento, serán electores de los concejales de representación sindical todos los vecinos del Municipio

incluidos en el censo electoral; pero no una sino 29 espadas de Damocles esperan al Pleno para cortar

sobre él su propio hilo. Y serán muchas más las que pendan sobre el texto que logre la ponencia si no hay,

como ya se aventura, un acuerdo, un pacto. El rumor apunta a que determinado nivel de cargos, incluidos

en el ámbito de la futura ley de Régimen Local, será elegido mediante compromisarios. Lo que no resulta

del todo claro es quien pacta ni para qué pretende hacerlo.

Tampoco´ aparece claro el futuro del proyecto de Incompatibilidades, aunque no se esperen sobre su

articulado resistencias tan espectaculares como las vividas por su predecesor. Ambos, recordamos, estarán

—habrán de estar— listos para el Pleno del próximo mes. Un mes que, tras la distensión de las últimas

cuarenta y ocho horas —distensión lograda a base del decaimiento de unos y la euforia contenida de

otros—, se aventura lleno de sorpresas. Sorpresas que, como es habitual cuando se esperan novedades, ya

comienzan a desgranarse —equivocadamente, quizá— en la imaginación de muchos.

FRAGA.—Julio ha desplazado, sin más, a octubre, en el Juego de las esperas. Pero en otoño llegará a

Madrid, Fraga. Fraga, que acaba de ocupar espacio y atención del sesudo «The Times» y que prepara,

seguramente inmune a los últimos acontecimientos, un «Libro Blanco» sobre la situación política

española, con soluciones para los temas y problemas que la conforman. Fraga, pues, no

vendrá solo. Aunque, para entonces, quizá la Unión del Pueblo Español haya ensanchado sus espaldas y

deje poco sitio a las competencias ´intramuros.—Pedro CRESPO.

 

< Volver