En la renta nacional, el comercio representa el 19,21 por 100  :   
 Hay que mantener la competencia a toda costa. Conferencia de D. Ramiro Matarranz en el Círculo de la Unión Mercantil. 
 ABC.    18/11/1960.  Página: 59-60. Páginas: 2. Párrafos: 35. 

A.B.C. VIERNES 18. DE NOVIEMBRE DE 1960.EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 59

EN LA RENTA NACIONAL, EL COMERCIO REPRESENTA EL 19,21 POR 100

´´HAY QUE MANTENER LA COMPETENCIA A TODA COSTA" Conferencia de D. Ramina

Matarranz en el Círculo de la Unión Mercantil

El director general de Comercio Inte-rior, D. Ramiro Matarranz Cedillo, pronunció ayer tarde una

conferencia en el Círculo de la Unión Mercantil e Industrial, sobre el tema "Pasado, presente y futuro del

Comercio Interior. Su influencia en la economía general", con motivo de la apertura del curso cultural

1960-61 en el refe-rido Círculo. Presidieron el acto el presidente de la Entidad, D. Jenaro Palacios;el

gobernador civil de Madrid, D. Jesús Aramburu el director general de Expansión Comercial, Sr. Quintero;

el vicepresidente de la Cámara de Comerció de la capital, don Luis Muntán, y otras personalidades de la

industria y del comercio. El Sr. Palacios hizo la presentación del conferenciante, "quien—dijo—se halla

unido a nosotros desde hace machos años,y al comercio desde su más tierna infancia, pues su padre es

uno de los comerciantes más activos de nuestra capital, y ha formado a sus hijos en la práctica de la

profesión". "Esta es -continuó diciendo—la principal característica de D. Ramiro. Matarranz: la práctica.

Después de resaltar la condición del conferenciante como director de Comercio Interior, cedió a éste la

palabra, expresándole su gratitud por ha-ber honrado la tribuna del Círculo.

EVOLUCION DEL COMERCIO EN LA HISTORIA

Después de un saludo a la Junta de "gobierno del Círculo: de la Unión Mercantil, D. Ramiro Matarranz se

refirió a las vicisitudes históricas del comercio y trazó un amplio panorama de su evolución desdé sus

aborígenes egipcios. Estudió el sentido y forma de las actividades mencantiles en las grandes

civilizaciones y, tras una exposición del significado histórico-mercantil del Descubrimiento de América,

abordó el conferenciante el tema del comercio en la Edad Moderna y Contemporánea, diciendo:

"La impresión que produce la influencia que ejerció sobre el comercio la falta de un Gobierno fuerte antes

del 1500, no es menor que la que causa en el período que va de 1500 a 1800 la fuerza de los Gobiernos y

el papel importante que éstos desempeñaron en el desarrollo comercial. "El comerció fue la gran, fuerza

que quebrantó el poder del feudalismo; se deslizó por entre las barreras que mantenían apartadas a las

diferentes regiones, estableció la circulación de productos a través de grandes áreas del país y concentró

las riquezas en las ciudades que construyó.Esos eran, precisamente, los cambios que se necesitaban para

permitir al mundo escapar de la anarquía feudal, y para construir un sistema de Gobierno análogo al que

los romanos habían creado. Los Reyes tenían ahora subditos que podían y querían pagar impuestos; por

medio del comercio podían transportarlos y, aplicarlos allí donde eran más necesarios.En realidad, todos

los Gobiernos europeos de este período, prestaron atención al desarrollo de los recursos interiores. Uno de

los rasgos principales de la teoría mercantilista que inspiró la política gubernamental, durante los siglos

XVII y XVIII, fue la gran importancia que se le concedió a la circulación del dinero y de los géneros en el

interior del país. Los nuevos Gobiernos nacionales ayudaron a impulsar el comercio interior.

El siglo XIX fue la era de las invenciones materiales, de los descubrimientos científicos y del aumento del

dominio del hombre sobre la naturaleza. Por consiguiente,el progreso técnico es lo primero que hemos de

citar: El ferrocarril, las carreteras, los barcos a vapor, los canales modernos para la navegación. Se

constru-yen el Canal de Suez y el de Panamá. El servicio de Correos, el telégrafo, antes de la parición de

la electricidad; el telégrafo eléctrico, las líneas submarinas.Todos ellos, servidores del comercio

principalmente. Este número de.,servidores hace que encuentre más facilidades,que se vaya extendiendo,

antes se movía a impulsos de la necesidad de un producto, ahora para los menos necesarios." . Después de

exponer detenidamente las formas y técnicas, del pequeño y el gran comercio hasta las asociaciones

colectivas y la estructura actual de la actividad mayorista, el director general de Comercio Interior, se

extendió en las. siguientes consideraciones sobre la influencia mercantil en la economía general:

"El paseo que hemos dado por la Historia no tenia otro objeto que por la experiencia de tantas y tantas

generaciones, por el testimonio de tan ilustres historiadores, de los que he ido tomando todos y cada uno

de los pasajes históricos que os he mostrado, convertir en axioma, que sin comercio no es posible la

civilización, el progreso ni prácticamente nada de lo qué concierne a la vida de los pueblos. También

hemos visto la influencia que ha tenido el comercio en la economía general del mundo. Hemos visto

cómo el comerció es próspero en los, países prósperos; que esta prosperidad la inicia, en ocasiones, el

comercio, como, en la baja Edad Media, y en otras, detrás de los conquitadores, que van fundando

pueblos y gobiernos y debe su prosperidad al avance del país que se funda, el que. a su vez, al

consolidarse debe su desarrollo a los caminos que el comercio le va abriendo.

.Como veis es una marea creciente de relevos constantes en la vanguardia, el que tienen los Gobiernos,

las armas, el comercio para ir prosperando en el mundo, y por ello han de estar siempre intimamente

unidos,puesto que ya se ha demostrado que al final la suerte que corre uno la corren los demás.

Una prueba también de la influencia del comercio en todos: los órdenes es que cuando el poder no ayuda

o pone trabas al comercio, o cuando el comercio; no se siente solidario de su país, todos pierden. Así,

vemos una especie de disociación entre el comercio y el Estado en los últimos años en que hemos

vivido.El Estado, posiblemente, tuvo que marcar unos rumbos al comercio ciertamente estrechos y

penosos que el comercio debió seguir, y; tal vea no pudo o no quiso seguir. Se entablaron luchas sordas

entre las dos potencias y las dos salieron perdiendo; el mercado no estuvo abastecido; el país no pudo

satisfacer sus necesidades; el comercio vivió, fuera de la ley en una gran parte; el que vivía dentro de la

ley no era prácticamente, comercio, no, tenía con qué tender a su clientela ni a su propio sostenimiento.

En resumen:una vez más se demuestra que el comercio tiene que marchar totalmente de acuerdo con el

resto del país, porque no pueden vivir separados.

SIN COMERCIO NO HAY CIVILIZACION POSIBLE

Se hay dicho mucho y se ha escrito bastante de que el ideal sería llevar los productos directamente del

campo al consumo, de la fábrica,a quien lo utiliza: pero esto se ha visto también que es totalmente

utópico. ¿Ustedes conciben la pérdida de tiempo que supone para el fabricante o para el agricultor

transportar, asegurar, buscar mercado, estudiarlo y en él buscar a su cliente? ¿Es que es posible que un

abogado, o un médico o industrial, cualquier .profesión, pueda abandonar su trabajo para ir al campo a

comprar en las mejores condiciones de precio? Señores, desengañémonos: sin comercio no hay vida

civilizada posible. El comerció debe ir delante, .el comercio no marcha a 1a zaga de los demás. Es un

adelantado, y así se ha demostrado en la Historia. Tras una conquista no iba un industrial ni un labrador,

iba un comerciante; el comerciante era el que importaba las mercancías que en la patria lejana o en otros

países producía el industrial. y el labrador, las ponía en sitio, veía qué efecto causaban entre sus nuevos

clintes y se dirigía a sus proveedores diciéndoles: No tiene buena aceptación vuestra mercancía por esta

causa;: hay que corregirla."Procuraba después llevar a la nueva tierra instalaciones industriales, nuevos

cultivos. Y en esto, el piloto, el adelantado, ¿quién fue? Un comerciante siempre.

Tenemos un ejemplo muy próximo : los efectos del Plan de Estabilización.Ha sido muy útil su

experiencia. El Plan de Estabilización, en algunas industrias y, por consecuencia, en el comercio que las

representa y acerca sus productos al consumo, ha producido unos efectos catastróficos; se ha parado en

seco su venta y, por ello, su producción.En otras se ha mantenido; no ha habido alzas ni bajas. Otras, por

el contrario han progresado a pesar de la restricción financiera.!¿Qué? quiere decir esto? Pues que en un

plano de realidades se ha puesto de manifiesto si las estructuras estaban bien montadas o mal montadas.

¿Cuándo se ha apreciado? En el momento que entra el comercio en juego. La estabilización puede traer

otro inconveniente: la liberalizaclón de mercancías, las importaciones.

Medio pais se pasa suspirando porque desaparezcan los aranceles y otro medio porque se eleven, según le

va en ello. Los comerciantes no hay que olvidar que es-tán en el centro y tienen que ser sumamente

cautos y prudentes. Ellos saben que la protección, arancelaria no es un medio recaudatorio; saben que es

una, protección para la industria. Pero esa protección no puede llegar tan lejos que los anquilose por falta

de competencia exterior; tiene que ser ágil y movida como es la ley actual dé. aranceles para que en él

momento oportuno suba y en el momento que sea necesario baje. Al comerciante le corresponde vigilar el

mercado, saber en que condiciones está el poder adquisitivo , del público y el precio internacional; es el

qué tiene que dar la voa de alarma y advertir si es necesaria mayor p menor protección. HAY QUE

MANTENER LA COMPETENCIA A TODA COSTA

No cabe duda que la libertad de comercio impulsa al mismo, establece la competencia, y la competencia

es la que hay que mantener a toda costa. La competencia es la luz del sol sobre todos, y él comercio es el

primero que tiene que velar por ella, porque en el momento en quería compeetencia se quebrante por la

unión de algún grupo fuerte montando un monopolio, pagarán las consecuencias el comercio y el

consumo.

Elcomercio ha visto desaparecer en estos últimos meses una serie de trabas que le dificultaban la

existencia; más que nada le molestaba. No eran enemigos muy fuertes; eran mosquitos pertinaces que no

le dejaban reposar. El comercio sabe que ha tenido a la Dirección General a su lado en todo aquello que

era razonable ,y justo; y yo os aseguro que si no ha desaparecido, determinado Organismo interventor, es

porque las circunstancias no lo han permitido. Por de pronto hay que derogar las leyes intervencionistas, y

a eso vamos. Recientemente habréis visto una nota que se ha circulado a través de la vicesecretaria de

Ordenación Económica para todos los Sindicatos, y por el Consejo Superior de Cámaras de Comercio

para todas las Cámaras de España, para que nos dijerais, de una manera clara y concreta qué disposiciones

afectaban; a cada uno en el libre ejercicio de su comercio, de su industrial o de su agricultura; así

podemos saber a ciencia cierta la disposición cuya derogación tendremos que acometer, porque en una

disposición general, que hubiera exigido rango de léy, aparte de su dificultad de elaboración tendría el

riesgo de incluir lo que Conviniera y lo que no conviniera; y no, es ese por ahora el propósito. El

propósito es quitar todo lo que sobra y todo lo que estorba; pero nada más, porque la ley, señores, hay

que sustituiría, no podemos dejar al consumo abandonado; el consumo es nuestro señor, el cliente, y a él

le debemos toda la deferencia. Esta es mi modesta opinión personal, pues la decisión; como es natural,

corresponde a mis superior es.La sustitución ideal sería la de un nuevo marco jurisdiccional para los

delitos económicos, en los que entrarán los de fraude, lucha contra el monopolio, competencia ilícita,

sustitución de mercancías, contrabando y defraudación etcétera, en suma, todo lo que está encajado en tan

amplio marco.

En otro orden también conocéis vuestra

importancia .Ya dije en Zaragoza que, según datos del Instituto de Estudios Agro-sociales, recogidos en

un trabajo destinado a la F. A. O;, la cifra estimada para consumo en el año de 1959 era de 373.000

millones, y que, calculada por la tasa de crecimiento, normal, llegaría en el año 1964 a los 442.000

millones. Estas cifras de consumo pasan por el comercio casi en su totalidad.

En la renta nacional, según datos del Consejo de Economía Nacional, el comercio representa el 16 por

100; los alquileres de viviendas y locales de negocio, el 3,21;en junto, 19,21 por 100. Si industria es el

38; Agricultura, el 27, y Servicios, el 8, vemos que es muy digno de tenerse en cuenta dentro del volumen

económico, nacional. El número de personas que se dedican al comercio en España es realmente

impresionante. Si tenéis una fuerza en el orden económico, también la tenéis en el número de personas

que viven de este trabajo. Un exponente clarísimo es las cifras de la Mutualidad Laboral de Comercio, y

en ellas incluiría, sin el menor temor, al seguro, a todas las oficinas privadas, y si míe apuráis un poco, al

transporte.

Pero hay que prestar atención a esta manifestación del comercio fuera del negocio de cada uno. ¿Os

habéis dado cuenta de que sois la orientación de la industria, de la agricultura y del. consumo?. Ahí es

nada. El eje fundamental de la produc-ción y del consumo, punto de incidencia de los intereses. Vosotros,

con un poco de habilidad y un mucho de conocimiento de vuestro negocio,. podéis evitar los "stocks"

.fuera dé línea, las inmovilizaciones exageradas, mantener los. almacenamientos a un nivel—que será

muy interesante para todos el conservar—en la línea de consumo. Si prestáis atención a lo que el público

desea y sabéis orientarle seréis los que marquéis el rumbo a la industria.

Tenéis el deber de ensanchar constantemente la base de consumo; daos cuenta de que con precios altos

limitáis extraordinariamente el número de personas que pueden consumir.

"PRIMERO, NEGOCIO; DESPUÉS, GANAR DINERO"

No recuerdo exactamente de quién, pero sé que un , comerciante francés que inauguraba unos grandes

almacenes dijo: "Yo lo que quiero es negocio,no ganar dinero." ¡ Qué visión clara tenía este hombre de lo

que era ganar dinero! El quería traficar, ver público, llenar su establecimiento; ganar dinero era el último

aspecto, qué se le darla por añadidura.

Esta tarea que cargo sobre los hombros de los comerciantes es para demostrarles que ellos no son

vendedores.Vosotros sois algo más que eso.Por el exceso de demanda sobre la oferta que ha ocurrido en

los últimos años corríamos el riesgo de que llegáramos todos a convertirnos en robots. Se daba, el caso

curioso de que vendíamos casi por favor. Afortunadamente, vuelve a normalizarse la situación y a que

mande quien paga: Su excelencia el cliente, a quien todos debemos mimar, a quién todos debemos

conservar, porque es el que nos da de comer.

Nos hartamos de decir. ¿Cómo se portará así fulano con quien le da de comer? No nos damos cuenta de

que alguna vez debíamos decir: Pero, ¿cómo nos portamos con el señor público, que es el que nos da de

comer? Él público merece toda clase de cuidados. Probablemente los éxitos de muchas casas comerciates

sean.debidos al trato que Otorgan a su publicó, en justa correspondencia de que a él le deben la vida y la

prosperidad.

Además, señores, si nos limitáramos solamente a despachar,de verdad que tendría poco objeto nuestra

vida; no, sólo de pan vive el hombre.E1 comercio no es sólo ganar dinero. Vuelvo a recordar al francés

que decía:"Primero, negocio; luego, dinero."

Antes dije del deber social de reducir hasta el límite posible los beneficios, pero es que además es una

conveniencia. particular;el grupo social de los menos dotados es el más amplio, hasta él hay que llegar. Y

esto no requiere más que un esfuerzo repartido de la producción y el comercio. La feliz conjunción del

empresario que cree mejores medios de trabajo, de técnicos que le asesoren, de obreros que se esfuercen y

un distribuidor que piense, trabaje y se sacrifique, lo consiguen, y con ello incorporan al consumo a otro

grupo. Se produce más demanda, hay nuevos puestos de trabajo, más dinero circulando, más empleo, y la

cadena se establece , sin solución de continuidad; todo movido por una moral más alta, que se crece

continuamente.El tratar de infundir este gozo del espíritu sobre el goza de los bienes materiales, no lo he

descubierto yo, lo descubrieron los Santos, los investigadores, los poetas, y nosotros mismos en la

satisfacción del deber cumplido.

Las estadísticas, a partir de septiembre, aproximadamente, nos acusan una reactivación en el comercio;

parece ser que está movida porque se han ido extinguiendo los "stocks", se han producido nuevas

demandas a la industria que ha producido nuevos salarios y han ido a nuestro comercios otra vez a

comprar."

El Sr. Matarranz terminó diciendo:

"Puede resumirse todo el comercio, toda su actividad, toda su función en una sola palabra: servir, y servir

es más que amar. Porque para servir, primero hay que amar aquello que se sirve. De tí, comerciante,

espera el consumo, el país, el mundo, que le sirvas. Con ello alcanzaras el respeto y la gratitud de todos,

que verán en un comerciante lo que en realidad ha sido desde la noche de los tiempos. El que ha hecho

florecer con más amplitud y con más intensidad la civilización, el que con el intercambio ha sabido

ofrecer a costa de su esfuerzo, de su trabajo, y en muchas ocasiones, de su sangre, el producto que tú,

cómodamente, puedes adquirir y consumir en tu casa,que él tuvo que bus-car a distancia increíble con los

gastos y riesgos consiguientes.

Es el hombre paradójico que, al desarrollar una función de apariencia interesada, por su propia naturaleza,

fue la base y el motor de las realizaciones más desinteresadas de la cultura, como las catedrales góticas,

levantadas por los comerciantes y artesanos de la Edad Media y el Renacimiento, de lo que fueron

patronos decisivos unos banqueros de Florencia, la gran familia de los Médicis, llamados a un destino

real.

Este es el comerciante, señores, el adelantado de 1a civilización. Yo os pido que honréis este título y lo

sepáis poner a la altura que su historia merece; todo ello para vuestro bien y para provecho de nuestra

patria."

 

< Volver