Terminan las conversaciones hispano-británicas celebradas en Madrid  :   
 Servirán para fomentar unas relaciones comerciales más estrechas entre los dos países, dice un comunicado conjunto. 
 ABC.    18/02/1961.  Página: 41-42. Páginas: 2. Párrafos: 19. 

A.B .C. SABADO 18 DE FEBRERO DE 1961. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG.41

TERMINAN LAS CONVERSACIONES HIS-PANO-BRITANICAS CELEBRADAS EN MADRID

"Servirán para fomentar unas relaciones comerciales más estrechas entre los dos países", dice un

comunicado conjunto

"LAS RESERVAS DE DIVISAS Y LA ECONOMÍA EN GENERAL SE HAN REFORZADO DE

MANERA IMPRESIONANTE EN ESPAÑA", SEGÚN EL PRESIDENTE DE LA DELEGACIÓN

INGLESA

Ayer por la mañana terminaron las reuniones comerciales hispano-británicas que se han celebrado estos

días en Madrid. Antes de la sesión de clausura, sir William McFadzean, presidente de la Federación de

Industrias Británicas, que ha venido al frente de los delegados de aquel país, celebró una conferencia de

Prensa, en la Casa Sindical, a la que asistieron los representantes de los: periódicos madrileños y los

corresponsales extranjeros.

Hizo su presentación el secretario general de la Organización Sindical,Sr. Jiménez Torres, y anunció que

estaba dispuesto a contestar a las preguntas que se le formularán, sin perjuicio del comunicado conjunto

que entregarían más tarde ambas Delegaciones.

Sir William McFadzean empezó por expresar su gratitud a la Organización Sindical, con cuyos hombres

la Delegación británica ha cimentado una amistad que quedó patente a lo largo de las conversaciones

celebradas. Al propio tiempo, agradeció la acogida que se les ha dispensado en cuantas localidades han

visitado, y subrayó el valor de los contactos establecidos para el futuro.

Un informador le preguntó en qué aspecto concreto podían prestar su colaboración los industriales

británicos a los españoles, y el interpelado replicó que no le gustaba hacer distingos de sectores. Mi país

—-añadió—produce toda clase de bienes, y aquí parece ser que ustedes precisan bienes de equipo. En

todo caso, podríamos atender a todas las demandas, que se hicieran. También se preguntó al presidente de

la Delegación británica si estaban dispuestos a invertir capitales en nuestro país, y respondió que

Inglaterra llevaba invertidos en diversos países 2.000 millones de libras esterlinas, y en la actualidad se

han reducido mucho las inversiones. Ahora bien, en España se invertirían capitales ingleses en tanto las

condiciones fueran favorables al inversor.

Luego respondió a otras preguntas, y añadió:

Sé que hablo en nombre de toda la Delegación británica,: que he tenido el honor de presidir al decir que

nos ha impresionado profundamente nuestra visita a España.

La presentación del Plan de Estabilización hace unos dos años, aunque dio origen a algunas dificultades,

ha proporcionado también ventajas muy acusadas. Las exportaciones han aumentado apreciablemente, en

especial a Gran Bretaña, que es el mayor cliente de España, y las reservas de divisas extranjeras y la

economía en general se han reforzado de manera impresionante.

España está resuelta a industrializarse, incluyendo la mecanización de su agricultura, y mediante estos

pasos, a aumentar cada vez más el nivel de vida de su pueblo.

Estas son aspiraciones que tengo la seguridad de que todos apoyamos calurosamente, y la prueba para la

industria británica es la de desempeñar nuestra parte plenamente y contribuir también plenamente a la

instalación de maquinaria y otros productos que se requieren. Otro incentivo para realizar esto es que,

aunque, nuestras exportaciones a España han ascendido, todavía son bastante inferiores a las

exportaciones de España a nuestro mercado, y existe una balanza comercial considerablemente adversa

para Gran Bretaña. Del recibimiento que se nos ha tributado y de los muchos contactos realizados con una

amplia variedad de personas, resulta evidente que existe en España un gran fondo de buena voluntad

hacia Inglaterra. Sobre precios y plazos de entrega, el cuadro es muy variado. En muchos productos,

nuestros precios y entregas son completamente competitivos con los de otros países, aunque, como

siempre, no existe fundamento para la complacencia. En algunos otros productos es necesaria una

mejoría.

DEBEMOS AUMENTAR NUESTRAS CONDICIONES DE CRÉDITO

En cuanto a los créditos,podemos compararnos favorablemente, con otros países, pero aunque esto es

sabido con respecto a los créditos hasta cinco años, por ejemplo, las facilidades en los créditos a plazos

me-dio y largo, anunciadas hace algunos meses por nuestro Ministerio de Comercio, no son tan

ampliamente conocidas o no se buscan con la suficiente actividad."No desearnos tomar parte en una

carrera de créditos "ilimitados, pero en determinados proyectos especiales podemos y debemos aumentar

nuestras condiciones de crédito para España. Confío en que también podamos estimular un esfuerzo de

ventas más intensivo, especialmente por medio de visitas personales de mayor número de directores, jefes

de exportación y técnicos. España no es, desde luego, un mercado ilimitado, pero es valioso y sus

posibilidades no se aprecian tan ampliamente como deberían apreciarse.Mi fe en la industria británica es

tal que si viniera a España más gente y viera por sus propios ojos, quedaría impresionada, como o ha sido

esta Delegación, por el potencial del mercado español, especialmente en productos capital y por las

posibles ventajas mutuas de realizar inversiones o concertar acuerdos técnicos en asociación con el

pueblo español, Si así se hace,tengo la confianza de que recibirá, como mi Delegación ha recibido y tan

profundamente ha apreciado, la mayor cortesía y ayuda de los ministros y funcionarios del Gobierno, de

la Organización Sindical, de los comerciantes españoles, de la Cámara de Comercio Británica para

España y, por último, y no en menor escala, de S.E. el embajador de Su Majestad Británica y de todo el

personal de nuestra Embajada.

Declaración conjunta hispano-británica

Luego se facilitó a los periodistas el siguiente texto de la declaración conjunta:

Invitada por la Organización Nacional de Sindicatos, visitó España, del 12 al 18 de febrero actual, una

Delegación de la Federación de Industrias Británicas. Esta Delegación estaba presidida, por sir William

McFadzean, presidente de la Federación de Industrias Británicas y director del Consejo Británico de

Exportación para Europa. Estaba constituida por otros doce miembros representantes de la industria,

agricultura, Banca y comercio del Reino Unido. En uña sesión plenaria de apertura, celebrada el lunes 13

del corriente, el excelentísimo señor don José Solis Ruiz, ministro secretario general del Movimiento

Nacional y delegado nacional de Sindicatos, dio la bienvenida a la Delegación en nombre del Gobierno

español, a la que contestó el embajador de Su Majestad británica, sir George Labouchere.

Las dos Delegaciones celebraron a continuación un interesante intercambio de opiniones sobre las

relaciones económicas, y comerciales en general entre España y el Reino Unido. Durante los tres días

siguientes tuvieron lugar nuevas conversaciones entre los miembros de ambas Delegaciones, interesadas

especialmente en los aspectos especializados que se refieren al comercio entre los dos países, realizándose

también visitas, por parte de los miembros de la Delegación británica, a Barcelona, Bilbao, Santander,

Gijón, Linares y otros lugares, además de Madrid, El miércoles, día 15, sir William McFadzean,

acompañado de Mr. Peter Tennat, director para Ultramar de la Federación de Industrias Británicas, fue

recibido en audiencia por Su Excelencia el Jefe del Estado español, Generalísimo Franco. El martes, día

14, visitaron a los ministros de Industria y de Comercio. El viernes, día 17, las dos Delegaciones se

reunieron en Madrid para una sesión plenaria de clausura, en la que se celebraron discusiones sobre

asuntos derivados de la visita. Estas y las demás discusiones habidas durante la visita, tanto en Madrid

como en las provincias, se han caracterizado por la mayor cordialidad y amistad en que se han celebrado,

y servirán, indudablemente, para fomentar unas relaciones comerciales más estrechas entré España y el

Reino Unido, para cuyo máximo desarrollo ambas Delegaciones se esforzarán por dar a su mayor y más

activo apoyo.

 

< Volver