El ministro de Hacienda clausura el ciclo problemas actuales del desarrollo económico  :   
 El profesor Emminger pronunció ayer la última conferencia en el Paraninfo de la Universidad. 
 ABC.    18/02/1961.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ABC. SÁBADO 18 DE FEBBÉRO DE 1961. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 43

EL MINISTRO DE HACIENDA CLAUSURA EL CICLO «PROBLEMAS ACTUALES DEL

DESARROLLO ECONÓMICO»

El profesor Emminger pronunció ayer la última conferencia en el Paraninfo de la Universidad

El ministro de Hacienda, D. Mariano Navarro Rubio, clausuró ayer tarde el ciclo de conferencias sobre

"Problemas actuales del desarrollo económico", que, bajo el patrocinio de la O. E. C. E., y organizado por

la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas y la Dirección General de Organismos Internacionales, se

ha celebrado en el Paraninfo de la Universidad de Madrid.

El doctor Otmar Emminger cerró la serie de conferencias disertando sobre el tema ´´Desarrollo económico

sin inflación". Fue presentado por el profesor Castañeda, quien -le calificó de figura relevante en el

campo de la ciencia monetaria, "no sólo—añadió— en la ciencia pura, sino también en la aplicación de la

teoría". Agregó que su autoridad científica está avalada por la práctica continuada, y que ha formado parte

de numerosos organismos internacionales. ;"Ha sido—dijo—director ejecutivo del Fondo Monetario

Internacional, y en la actualidad es director del Comite de dirección del Banco Federal alemán."

El acto estuvo presidido por el Sr. Navarro Rubio, a quien acompañaban el gobernador del Banco de

España, conde de Ben-jumea; el secretario técnico del Ministerio de Hacienda, Sr, Ortiz Gracia; el

subsecretario de la Marina Mercante, almirante Nieto Antúnez; el embajador de Alemania; el rector de la

Universidad, Sr. Royo Villanova; el decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas, D.

Valentín de Andrés ; el director general de Organismos Internacionales, marqués de Nerva, y otras

personalidades.

El ministro de Hacienda concedió la palabra al conferenciante, quien dijo que uno de los problemas más

relevantes de la época actual era el de conseguir alcanzar un constante crecimiento económico sin una

inflación latente, y que las diferentes naciones han adquirido tanto una conciencia de la necesidad del

desarrollo económico como lo que podríamos llamar una conciencia de inflación, es decir, el deseo de

estabilidad sobre todo en el coste de vida. "De aquí —dijo—que pueda preguntarse: ¿ no se pide un

imposible cuando al mismo tiempo, y con la misma intensidad se exige un elevado desarrollo económico

y a un nivel estable de precios? ¿ Pueden reducirse ambos deseos a un común denominador y en qué

forma ?"

A continuación afirmó el profesor Emminger que hoy en día bajo el lema del desarrollo económico se

pretenden unos objetivos mucho más ambiciosos que la simple estabilidad de la coyuntura y el empleo

óptimo de la mano de obra, y que esta evolución se caracteriza por las tres tendencias siguientes, que van

abriéndose paso cada vez en un mayor numero de naciones:

I. Se pide la cuantificación previa del posible aumento anual del producto social. 2. Se exige de las

autoridades que pongan todos los medios necesarios para realizar unos tras otros el crecimiento calculado

previamente; y 3ª Se reclama la adopción de medidas, que permitan acelerar e incluso "forzar" el ritmo de

crecimiento.

Seguidamente explicó las razones por las que hoy en día se siente interés por una tasa de crecimiento lo

más elevada posible entre ellas destacó un factor político fundamental: la guerra fría entre el bloque

oriental y el occidental, en cuanto que el sistema oriental presume de unas tasas de incremento del

producto social superiores al 7 por l00 anual, habiéndose producido un verdadero desafío; entre el mando

soviético y el inundo accidental. A este respectó puso de relieve, el factor cualitativo que debe presidir

todo desarrollo económico, es decir, hay que tener en cuenta no sólo los resultados de la producción

bruta, sino también los gastos y sacrificios que ello ha significado, así como las posibilidades de un libre

desarrollo de la personalidad individual dentro del proceso económico.

En cuanto a la relación entre el desarrollo económico y la estabilidad de precios, manifestó el

conferenciante que, a su juicio, se pueden distinguir en la actualidad las tres posiciones siguientes:

La primera sostiene que una inflación continua y latente fomenta el desarrollo y que ciertos aumentos de

precios resultan inevitables y constituyen un medio positivo de intensificar el crecimiento; la segunda

opinión califica estas subidas de lamentables y perjudiciales, pero, considera que es el precio que ha de

pagarse por una rápida expansión, y, finalmente, la tercera estima que con una política económica

acertada puede conseguirse una tasa de desarrollo elevada sin necesidad de una inflación latente, y que

incluso aquél tendrá tinas bases más sólidas a largo plazo cuanto mayor sea la estabilidad monetaria

existente.

"La estabilidad monetaria—dijo a continuación—es uno de los supuestos para un desarrollo sin

dificultades, pero, además, hacen falta una demanda general suficiente, un aumento de estabilidad

monetaria, un capital suficiente y un alto grado de progreso técnico. Un desarrollo con precios estables

exige una postura completamente nueva de los empresarios y Sindicatos obreros en la política de precios

y salarios.

 

< Volver