El taumaturgo doctor Erhard     
 
 ABC.    09/05/1961.  Página: 34. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

A B C. MARTES 9 DE MAYO DE 1961. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG 34

EL TAUMATURGO DOCTOR ERHARD

El vicecanciller y ministro de Economía de la República Federal Alemana, doctor Ludwing Erhard, es

huésped de España. El eminente economista sentía grandes deseos por conocer nuestro país, cuyo

resurgimiento guarda no pocas semejanzas con el resurgir alemán. El señor Erhard, semblante

churchilliano y pertinaz fumador de puros, goza de fama casi mítica y mágica en el mundo financiero, por

una labor calificada como milagrosa, de taumaturgo. Labor que ha consistido en levantar, en el espacio de

quince años, al pueblo alemán, aplastado por la derrota y sepultado bajo los escombros, a las cimas del

esplendor y de la pujanza económicas. No fue tarea fácil la nuestra, ha dicho Erhard en el banquete

organizado por la Cámara de Comercio alemana en España. El cáramo estaba sembrado, de espinas y o

bien el pueblo alemán se consideraba definitivamente vencido y se derrumbaba exhausto, o enfrentándose

con la realidad catastrófica se esforzaba por superarla, dispuesto a todos los sacrificios que las

circunstancias exigiesen, con renuncia expresa de comodidades y satisfacciones, para soportar una vida

dura, austera, casi cruel. En la disposición del pueblo alemán, que salía del caos, para afrontar

enérgicamente su destino, reside la clave del "milagro". Nosotros, explicaba el doctor Erhard, partimos de

las ruinas para desarrollar "una política económica basada en una idea de la libertad; pero de una libertad

dentro del orden y sujeta a la responsabilidad frente al ser humano y frente a Dios: con esta política nos

aproximamos a un desenlace feliz". Idea compartida por nosotros, decía el ministro Sr. Solís, en su.

afortunada respuesta al vicecanciller alemán, pues entendemos que la libertad no ha de, ser privilegio

particular, sino que debe servir al bien común, a la libertad de todos, con la limitación impuesta por la ley

de Dios. Un pueblo o un sistema sólo son libres cuando conquistan la libertad y la garantía para el

mañana.

El doctor Erhard conocía el paralelismo que, en muchos aspectos, se da en la reconstrucción de los dos

pueblos, salvadas las proporciones, y consideró llegado el momento "de decir muy claramente su aprecio

y estimación en grado sumo" hacia la política del Sr. Ullastres, a su juicio, adecuada y de éxito indudable

si se fundamenta en la seguridad, en la paz y en la libertad.

El ilustre huésped ha encontrado en España la afectuosa acogida propia de una vieja afinidad y simpatía

entre los dos pueblos, "unidos por tradicionales vínculos" de amistad y de relaciones culturales y

comerciales. Las situaciones de fricción o desavenencia" fueron siempre pasajeras, superficiales,y no

cuentan en la historia contemporánea. Hoy nos sentimos unidos a la Alemania Federal, muralla y

vanguardia de Occidente, en la misma frontera del gigante soviético. Tenemos ideales comunes, afirmaba

Erhard, y hemos de estar dispuestos a defender-los, pues la amenaza del comunismo es fuerte y la

sentimos constante, como también la sufre España. La universalidad del peligro, nos obliga a estrecha

solidaridad a todos los pueblos del mundo libre, conscientes de que la salvación o la catástrofe es

problema que a todos los integrantes de aquél afecta por igual. Esa solidaridad está forjada en

sentimientos e, intereses que identifican a todos los europeos contrarios a la barbarie comunista.A esa

Europa nos consideramos unidos y por ella queremos luchar, dijo el Sr. Solís.

Estamos ciertos de que la visita a España servirá al ilustre vicecanciller alemán para conocer hasta que

punto es sincero y profundo el deseo de los españoles por colaborar en esa empresa conjunta en favor de

la civilización occidental,y la grandiosa obra realizada, saliendo también del caos, para incorporar nuestro

país al ritmo de los pueblos modernos y libres.

 

< Volver