Las ideas sociales del Sr. Erhard son iguales que las nuestras, afirma en un discurso el señor Navarro Rubio  :   
 Mi Gobierno está dispuesto a contribuir a la reconstrucción y expansión de la economía española, respondió el ministro alemán. 
 ABC.    10/05/1961.  Página: 47-49. Páginas: 3. Párrafos: 26. 

LAS IDEAS SOCIALES DEL SEÑOR ERHARD SON IGUALES QUE LAS NUESTRAS,AFIRMA

EN UN DISCURSO EL SEÑOR NAVARRO RUBIO

"MI GOBIERNO ESTA DISPUESTO A CONTRIBUIR A LA RECONSTRUCCIÓN Y EXPANSIÓN

DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA", RESPONDIÓ EL MINISTRO ALEMÁN

El ministro de Hacienda,ofreció un almuerzo a su colega en el Banco de España

A las dos de la tarde, en el Banco de España, el ministro de Hacienda obsequió con un almuerzo a su

colega alemán de Economía, doctor Erhard. Previamente, ambos ministros celebraron una conversación.

Al almuerzo asistieron, con el agasajado y el Sr. Navarro Rubio, el ministro de Comercio, D. Alberto

UlÍastres; los embajadores respectivos; el gobernador del Banco, conde de Benjumea:el subgobernador y

los miembros del Consejo de dicha entidad, representaciones de la Banca oficial y privada y el séquito del

vicecanciller alemán. A la hora del café, el ministro de Hacienda, Sr. Navarro Rubio, pronunció un

discurso, en el que subrayó que el profesor Erhard es un hombre eminente, al que le gusta entrar

directamente en el fondo de los problemas ,abierto profundamente, y que lejos de rehuirlos, los ataca

como si estuviese cumpliendo la misión de siempre. No le importa nada el que le planteemos problemas

que tanto a él como a nosotros nos interesan. Luego añadió:

"Y precisamente, acogidos a este conocimiento que tenemos de su personalidad, es por lo que voy a

hablar de nuestros problemas comunes, presentando algunas reflexiones. La única consideración que voy,

a tener es la de hablar por partes para facilitar la traducción.

Lo primero que quiero decir al doctor Erhard es que aquí, en esta mesa, están los representantes más

importantes de la Banca española y otros a los cuales pudiéramos denominar "Administración Nacional

de las Finanzas Publicas de España".

En torno al doctor Erhard y de su ilustre séquito están los hombres que rigen los destinos de la economía

de nuestra patria. Son los que en el pasado, en el presente y sin duda alguna en el futuro, constituyen el

eje económico, la vida del país. Por eso, apretadamente, de una manera densa,pero muy significativa,

podemos decir que está aquí la realidad económica de España. Creo conveniente destacar las cualidades

positivas que les adornan a fin de que, en virtud de la opinión de este ministro, puedan tomarse en

consideración para las colaboraciones que se estimen necesarias entre ambos países.

Yo, querido doctor Erhard, he de subrayar que desde el primer momento estos hombres en ocasión tan

singular como fue la estabilización española, adoptaron la posición más responsable, pero la más

incómoda. Ya en él primer momento, cuan-do como un preludio del plan de estabilización se creyó

conveniente adoptar restricciones crediticias bancarias, resistiendo a la clara tentación de desobedecer las

indicaciones verbales del ministro, se mantuvieron bien firmes en esta conducta y no cedieron en ningún

momento, a pesar de dejar tras sí gran número de enemistades, de sinsabores y de dificultades, a las que

cualquier espíritu débil hubiese probablemente cedido.

Gracias a esta postura nos aproximamos de manera realizable al plan de estabilización y pudimos evitar

toda la serie de drásticas medidas que otro país hubiera tenido que adoptar para eludir el gran, peligro que

nos amenazaba.

Logrado el ajuste monetario y financiero previsto en el Plan de Estabilización, la actuación de la Banca,

tanto privada como oficial, se destacó por la función orientadora que ejerció en el ambiente, refluyendo

incluso en la mentalidad de los empresarios, un tanto deformada, por los antiguos precios diferenciales u

oficiales. Casi empresa por empresa, y caso por caso, se fueron estudiando las peticiones y discriminando

con criterio de buen Gobierno la selección de los créditos. La Banca llevó a cabo un auténtico magisterio

sobre el ambiente del mundo de los negocios, aconsejando a las empresas una estructura, financiera más

ortodoxa y un sentido de la medida; en sus aspiraciones; más de acuerdo con sus reales posibilidades.

No tiene nada de particular por ello que ahora que estamos situados frente al desarrollo económico se

pueda afirmar, sin. duda, de ninguna clase, que la colaboración de estos hombres será constructiva, eficaz

y ejemplar, puesto que si supieron ser ejemplares en los momentos difíciles, mucho más lo serán en el

momento en que todas las dificultades anteriores han sido superadas.

Lo que quiero decir al doctor Erhard es que en aquellos momentos en los que mi país tomó la decisión de

ir de una, manera vigorosa y decidida hacia la estabilización monetaria, también tuvo él su parte y

también nos prestó una buena colaboración, ya que por aquel entonces se repartió profusamente por

España su libro "Bienestar para todos". Estos hombres comprendieron y llevaron a la práctica su

magnífico compendio de realidades, de sentido de eficacia, de amplitud de horizontes, de honestidad y de

ejemplaridad que el país les pedía.

Son, por lo tanto, plácemes los que en este momento os doy, y si todos hablasen lo harían, para mostrar su

homenaje al doctor Erhard. Pero naturalmente, en mi cualidad de ministro del Gobierno y, por, lo tanto,

de político, quiero añadir a las consideraciones económicas otras de orden social y de orden político, ya

que igualmente vienen siempre mezcladas en las exposiciones que estamos acostumbrados a escuchar a1

doctor Erhard.

Nosotros sabemos perfectamente que la economía es el punto de partida de un mayor bienestar, que es la

base desde la cual ha de lograrse un aumento de riqueza Para que las clases sociales puedan alcanzar un

mayor nivel, y sabemos, al propio tiempo, que el peligro del comunismo quedará confinado, a un reducto

político cuando hayan desaparecido las causas económicas y las causas sociales que pedirían, en cierto

modo, justificarlo.

Se puede fácilmente comprender que las ideas sociales del doctor Erhard y las nuestras sean iguales. En

realidad, las pequeñas diferencias que existen posiblemente no obedecen más que a la forma de

aplicación a una realidad básica de los principios esenciales. Todo esto se traduce en que son nuestros

también sus principios sobre la libertad del mercado, nuestros son sus principios sobre la integración

europea y, en realidad, nuestras son todas sus teorías.

Por esta razón brindo por el éxito económico y político de la Misión, que en el mundo representa el

doctor Erhard, y al hacerlo quiero invitaros a que continuéis con estas ideas claras, vigorosas y

constructivas, porque en un mundo tan cambiante, donde constantemente se nos presentan hechos nuevos,

tan sólo una posición decidida, firme, inequívoca puede llevarnos al éxito.

La franqueza con que me he expresado hará ver al Sr. Erhard que también mis palabras son sinceras

cuando .brindo por la amistad y colaboración hispano-alemana." . DISCURSO DEL VICECANCILLER

ERHARD

El profesor Erhard contestó al señor Na-varro Rubio en los siguientes términos:

"Dentro de poco va a terminar la parte oficial de mi visita a su país, y puedo asegurarles que ya en el

momento actual estoy lleno de una profunda satisfacción por él resultado de esta visita. Puedo

confirmarles de manera franca, el que yo sí sabía, que existían fuerzas liberales en España, pero que no

sabía que estas fuerzas eran tan fuertes y potentes y que, en realidad,representan la realidad de la verdad.

Desde luego, yo he tenido la misma experiencia en mi propio país y se que es dificilísimo "realizar´ una

política consecuentemente liberal, que es algo que no es popular en todos los círculos, pero creo que eso

es cosa común a nuestros dos países y que si encuentra, también en otros países del mundo; pera lo

sorprendente es que el sistema del mercado libre, una vez arraigado, sea efectivo y que se imponga, y

tengo que decir que he quedado muy impresionado con ocasión de la audiencia que tuve hoy en día, con

el jefe del Estado español, al percalarine de que el también está penetrado de este espíritu liberal.

En lo que atañe a la colaboración de los pueblos europeos en nuevas formas políticas, yo puedo decirles

que no solamente en España se asta tomando una decisión, que decida, sobre su suerte en el futuro,sino

que en toda Europa se está realizando un despertar, que se esta creando un nuevo espirítu que va a decidir

el futuro de nuestro Continente.Yo, que soy muy franco, les puedo decir que lo poco que ha quedado de

Europa, si quitamos las partes auténtica-mente europeas que ahora se encuentran bajo dominio

soviético, que esta Europa, no puede además subdividirse en bloques, sino que esta Europa libre es

una unidad y es un todo, un todo que tiene el mismo destino, sea para bien o sea para mal. Para

comprender esta realidad, no es necesario que acudamos a la Historia de las dinastías reales. Solamente

hay que pensar en esta cultura europea tan diferente, para ver que Europa no termina en los Pirineos,

sino que Europa incluye a la Península Ibérica. Les aseguro que lo he sentido profundamente durante mi

estancia en este país suyo aun cuando no estamos todavía, completamente de acuerdo sobre la forma

completa de esta integración; por lo menos ustedes sí saben que si aún no lo han hecho, ustedes están

decididos a participar en la nueva formación económico-política; la cual incluye también este sector de

Europa. Por ello, ustedes se han decidido por los principios de organización económico y social que ya se

reflejan en la realidad existente de España.

No es necesario, señor ministro, que usted me de consejos de continuar mi política liberal; esto ya es

seguro y lo voy a hacer y casi creo que tengo que ser más vigoroso en esta política: Esta visita me ha

proporcionado el gran placer de poder hablar con hombres sin cortesía diplomática, sino con toda

franqueza, con hombres y amigos sobre las graves problemas existentes y esta posibilidad de

comprensión con toda franqueza me parece que es ya en sí misma, una garantía para el buen éxito de la

empresa.

Esta confianza que tenemos en su país y en su futuro desarrollo económico, ha encontrado ya su cauce, y

por ello expreso aquí como un eco de lo que antes he expresado en nombre del Gobierno federal de

Alemania; que mi Gobierno está dispuesto a contribuir material y financieramente a la reconstrucción y a

la expansión de la economía nacional española. Y este desarrollo fecundó tendrá el mejor éxito si ustedes

saben tener fuerza para dar aliento a las fuerzas liberales de su país y derrumbar las barreras

proteccionistas, las cuales hay quien pretende que aseguran la seguridad social, pero esto no es social,

sino que, como ya he dicho en otras ocasiones, la auténtica política social se basa en una sana política

economica que requiera una alta productividad, el levantamiento del nivel de vida, y con ello dar la mejor

seguridad social a lase de la laboriosidad y de la eficacia.

Ahora quisiera volver a mis palabra iniciales y con ellas cerrar el circulo de mis consideraciones. Hemos

pasado irnos días di trabajo duro y hemos obtenido buenos resultados en ellos. Voy a estar todavía unas

horas en su país, ya he gozado profundamente de la hospitalidad española, pero ahora, tendré el gran

placer de conocer también,en la parte privada de mi visita, un poco al país y al pueblo español. Si ya he

vivido en mi visita la parte oficial de trabajo y vaya a vivir la parte inoficial del placer, les digo que el

trabajo ha sido para mí un placer auténtico; y si esto se puede decir al final de unas negociaciones, esa es

la mejor expresión y juicio que puede hacerse de tales negociaciones. Nosotros no solamente hemos

tratado de comprendernos; nosotros nos hemos comprendido realmente, y por ello quisiera brindar por la

amistad, hispano-germana dentro de esta vieja y nueva Europa.

 

< Volver