Considero interesante la participación española en la Comunidad Económica Europea  :   
 Declaraciones del profesor Erhard ante los representantes de la Prensa nacional y extranjera. 
 ABC.    11/05/1961.  Página: 47-49. Páginas: 3. Párrafos: 41. 

CONSIDERO INTERESANTE LA PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA EN LA COMUNIDAD

ECONÓMICA EUROPEA

Declaraciones del profesor Erhard ante los representantes de la Prensa nacional y extranjera

HOY REGRESARA A SU PAÍS EL VICECANCILLER ALEMÁN

Al terminar la visita del vicecanciller alemán y ministro de Economía doctor Erhard, se hace publico

simultáneamente en Bonn y en Madrid el siguiente comunicado:

"En correspondencia a la visita que el ministro español de Comercio, señor Ullastres efectuó a Bonn en el

año 1958, el ministro de Economía de la República Federal de Alemania, profesor Ludwig Erhard, ha

permanecido en Madrid durante los días 7 al 11 de mayo, acompañado de su esposa y de altos

funcionarios del Ministerio Federal de Economía y del Ministerio alemán de Asuntos Exteriores. El

profesor Erhard ha sido recibido por el Jefe del Estado español. El ministro federal de Economía y el

ministro español de Asuntos Exteriores, Sr. Castiella, han firmado un Convenio sobre cooperación

económica hispano-alemana.El ministro Erhard ha mantenido detenidas conversaciones con el Sr.

Ullastres, así como con los ministros señores Navarro, Planell y Solís.

En el curso de estas conversaciones, mantenidas en un ambiente de gran sinceridad y amistad, se

examinaron con toda amplitud los problemas relativos a la integración europea y a las relaciones

económicas hispano-alemanas.

El ministra federal de Economía ha declarado su plena confianza en que pronto se superará la

contraposición existente entre la Comunidad Económica Europea y la Zona Europea de LibreComercio.

En las conversaciones se ha puesto de manifiesto la coincidencia de pareceres en cuanto a que la solución

de una Europa total es inconcebible sin la presencia de España, que, tras estabilizar su moneda con éxito

completo, ha emprendido ya un proceso de liberación económica. Dado el significado excepcional de la

Península Ibérica en el aspecto político, económico y cultural dentro de Europa, es imprescindible

fortalecer a un ritmo acelerado la capacidad de producción de España en el orden económico. El Gobierno

federal está dispuesta a colaborar en esta tarea poniendo a contribución su experiencia técnica y

económica y abriendo el acceso de España al disfrute de la ayuda en capital a largo plazo creada por el

Gobierno federal. A este fin serán examinados inmediatamente los proyectos presentados por el Gobierno

español para aumentar la productividad de la economía española con objeto de que puedan llevarse a la

práctica dentro de la colaboración hispano-alemana.

Los méritos científicos del ministro federal, profesor Erhard, en relación con la construcción de un orden

económico moderno y libre, han sido reconocidos por la Universidad española al concertársele el título de

doctor "honoris causa´ por parte de la Facultad de Ciencias Políticas, Economicas y Comerciales de

Madrid."

La conferencia de Prensa

Durante cerca de hora Y media el vicecanciller alemán y ministro de Economía, señor Ludwig Erhard,

sostuvo ayer tarde, a las seis y media, un diálogo con los representantes de la Prensa nacional y

extranjera. Acució gran número de periodistas porque había mucho interés por conocer las opiniones

directas del ilustre visitante. El salón de actos de la Cámara de Comercio estaba totalmente repleto de

informadores y reporteros gráficos.

En la presidencia se hallaban, con el ministro alemán, el presidente de la Cámara de Comercio, D. Juan

Abelló Pascual y los miembros de la Junta directiva.

El Sr. Abelló Pascual, en sencillas palabras, dijo que la Cámara de Comercio sentía la satisfacción de

tener allí al profesor Erhard. Ello—dijo—constituye un verdadero honor no sólo para la Cámara, sino

para todo el comercio madrileño. Presentalla a ustedes sería una puerilidad, porque saben perfectamente

quién es cuánto debe Europa a su actuación y cuánto espera Europa en lo por venir. Pueden formularle

cuantas preguntas deseen, porque él no tiene inconveniente en contestarlas, pese al intenso trabajo que ha

realizado durante estos tres días de estancia en Madrid.

En seguida se entabló conversación con el ministro alemán. No es un sacrificio —empezó diciendo—,

sino un alto placer hallarme entre ustedes y corresponder a sus preguntas. Los políticos se deben a la

Prensa, y, por tanto, no pueden regatear estos encuentros. Así, pues, estoy a su disposición.

Un informador le preguntó si se había llegado a un programa con la Administración española.

—La pregunta es superfina. Los consejos que yo he dado tienden a contribuir a que España se introduzca

en el camino indispensable para su integración en Europa con arreglo a la forma en que ésta se va

organizando.

—En el Convenio hispano-alemán firmado el martes en el Palacio de Santa Cruz, ¿se ha fijado límite a las

inversiones alemanas en España?

—El Acuerdo constituye un margen general que habrá de llenarse de vida propia. No se trata, en

realidad—dijo el profesor Erhard—, de un Instrumento escrito, sino de una base de cooperación que

fructifique en el curso de su desarrollo. —¿Está limitada la participación de los técnicos alemanes? —En

principio, no.

—En Alemania se necesitan obreros extranjeros. En vez de llevarlos allí, ¿por que no instala Alemania

fábricas fuera de su país?

—He dicho,subrayándolo repetidas veces, que necesitamos mano de obra, pero que es más útil no hacer

esa importación de obreros y que los capitales alemanes se utilizaran libremente en España. La instalación

de fábricas podría hacerse, pero eso será motivo de disposiciones complementarias al Tratado.

—El dinero que Alemania ofrezca a España, ¿en qué forma y condiciones lo entregará ?

—Eso depende de los p que se concierten: si se trata de infraestructuras o de rendimiento comercial, las

condiciones varían porque son diferentes. Por otra parte, no sólo se trata de la ayuda de un Gobierno a

otro, sino de mantener igual valor para el desarrollo de la iniciativa privada alemana en España.

-El plan económico de Alemania, ¿puede desarrollarse con los misinos resultados en otros países por

ejemplo en los más subdesarrollados?

—No creo—respondió el Sr. Erhard— que el modelo de la política económica-liberal de mi país pueda

imitarse, pero es evidente que esa política está basada en principios que tienen validez en todos los

pueblos. En España el programa de estabilización, y liberalización ha demostrado el principio de una

política de positivos resaltados en este país.

—¿ Cree usted que las colaboraciones económicas con España, las inversiones de capital alemán, la

ayuda, en definitiva, y el apoyo para la entrada en el Mercado Común facilitarían el libre cambio?

—De cualquier modo, la colaboración internacional corresponde en estos momentos a todo el mundo.

Ningún país puede, resolver por sí solo sus problemas, y, en cambio, entre todos los países, europeos

podría llegarse a una comunidad económica de resultados favorables y a una solución feliz para la propia

Europa. Por eso entiendo interesante la participación de España en este concierto,porque para mí Europa,

no termina en los Pirineos.

El representante de un periódico inglés preguntó al profesor Erhard si como se desprendía, del discurso

pronunciado por el en el Banco de España, existen grupos liberales muy fuertes, que podrían hacer frente

a la situación económica que él preconiza, y si podrían vencer las tendencias autárquícas de las ultimas

dos décadas.

—La pregunta es muy delicada, respondió, el Sr. Erhard. Después de tres días de permanencia aquí no

puedo sintetizar todas las opiniones recogidas, pero estoy sorprendido al ver las fuerzas que con voluntad

recorren el camino de una mayor liberalidad, que, indudablemente, tienen capacidad para imponerse, y

que una vez encauzado el sistema no quedaría más remedio que seguirle o quedar aislado.Pero no todos

son partidarios de este sistema.

A otra pregunta sobre una nueva revalorizaqión del marco, respondió el ministro alemán que hay muchos

equívocos en torno a este problema.No hemos revalorizado el marco para proteger o no proteger al dólar.

Lo hicimos para eliminar una falta de estructura y colocar nuestra moneda en una situación que le

correspondía, sobre todo en el equilibrio de las balanzas de pago, y junto a las demás medidas que eran

precisas. Tengo que decir que la decisión no ha sido criticada en Norteamérica, porque la medida no

pretendía influir en la coyuntura política. Y puedo agregar que, desde luego, no volverá a revalorizarse el

marco.

Otro informador le preguntó qué analogía guardaba el actual sistema alemán con la llamada "escuela

austríaca".

—Esa pregunta, dijo el Sr. Erhard, nos llevaría a una exposición de teorías impropias de una conferencia

de Prensa. Desde luego, no existe ninguna analogía.

-¿Cuales son los límites de la libertad económica?

—-Eso depende de la decisión del Estado. En todo caso las medidas que se adopten deben servir para

conocimiento del empresario y del consumidor.Requieren un marco de desarrollo y debe fijarlo el Estado

,tanto en el aspecto económico como en el social y el jurídico. Pero siempre con conocimiento del

ciudadano para que sepa los límites en que debe desenvolverse. :Soy contrario a los "carteles", pero debe

fijarse un limite para que los ciudadanos,siempre se atengan a las consecuencias.

—-¿ El entendimiento entre los hombre y entre los pueblos, no sería más eficaz para resolver los

problemas económicos que la ayuda con dólares o marcos?

—Esa es mi opinión personal.Estoy muy lejos de considerar el valor material por encima de todo. La

ayuda material debe darse, pero por encima de todo están los contactos humanos, la cooperación de

hombre a hombre, el ambiente y la cultura entre los paísés.Es decir, que,por mucho valor que tuviera la

ayuda material,para mí tiene más valor, y más importancia, por tanto, el encuentro y entendimiento entre

los hombres. Por eso estimo que mi visita aquí ha tenido un valor en ese aspecto.

¿Cómo ve los peligros que acechan al mundo y el problema de la reunificación de Alemania?

—El pueblo alemán desea vehementemente su reunificación.Es un anhelo, y afortunadamente no estamos

solos; todos comprenden la necesidad de defender esa reunificación, y llegará el día en que llegue a

lograrse la solidaridad. Dos principios llevan aparejada esa reunificación:En libertad y en paz.

—En sus discursos de estos días-—expuso otro informador-se ha mostrado usted muy optimista sobre el

porvenir de Europa.Yo quisiera que me diera su opinión sobre lo que está ocurriendo, por ejemplo, en

Angola y en Argelia.

Con mucha calma, y meditándolo mucho, el profesor Erhard respondió:

—Creo que no hay motivo para sentirse pesimista , a pesar de la serie de conflictos que existen en algunas

partes del mundo. Si Europa y el otro lado del Atlántico se unifican: y coordinan en los aspectos

económico, militar y social, no hay ningún problema, y quedarán en pie, en paz y en libertad. Si ustedes

hubieran visto la Alemania del año 45 y vieran la Alemania de hoy, tendrían que sentirse optimistas. Pero

es que también España tiene motivos para sentirse optimista y tener confianza en sí misma.

Una gran salva de aplausos acogió las palabras finales del profesor Erhard, con las que quedó terminado

el diálogo.

El presidente de la Cámara de Comercio, D. Juan Abélló Pascual,ofreció al visitante y a los periodistas

una copa de vino español.

 

< Volver