Distintas interpretaciones sobre la dimisión de Areilza  :   
 Coincidencia general en el sentido de que la retirada del conde de Motrico obligará a replantear el papel del Centro Democrático.. 
 ABC.    26/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

DISTINTAS INTERPRETACIONES SOBRE LA DIMISION DE AREILZA

Coincidencia general en el sentido de que la retirada del conde de Motrico obligará a replantear el papel

del «Centro Democrático»

MADRID. (De nuestra Redacción.) La noticia, sorprendente en cuanto al momento y la hora en que se

tuvo conocimiento de ella, de la dimisión de Areilza como vicepresidente del «Partido Popular»

—información dada en nuestro número de ayer—, ha polarizado la atención de la clase política nacional.

La Secretaria de Prensa del «Partido Popular» facilitó a los medios informativos un comunicado a primera

hora de la mañana de ayer en el que se ponía de manifiesto que se trataba de una decisión personal del

conde de Motrico por «motivos ajenos totalmente a su situación en el "Partido Popular". Tras reiterar qué

el señor Areilza ha contado de siempre con la confianza de la presidencia y otros órganos del partido. El

comunicado añadía que «en ningún momento se ha suscitado cuestión alguna referente al señor Areilza o

a su situación en el partido». El comunicado concluía con la convocatoria urgente de una sesión

extraordinaria del Comité político para las cinco de la tarde de hoy.

El denominador común de las distintas declaraciones efectuadas por líderes de distintos grupos políticos

se traduce en que la dimisión de don José María de Areilza podría afectar a la estructura del «Centro

Democrático», y, por lo tanto, el papel que tiene que jugar éste conglomerado de partidos en las próximas

elecciones.

Las versiones e interpretaciones de la dimisión del conde de Motrico son, en todo caso, variadas, sin que

haya sido posible confrontarlas ni con el propio interesado —ausente de Madrid— ni con el presidente

del «Partido Popular», don Pío Cabañillas Gallas.

Algunas de estas interpretaciones apuntan la posibilidad de que la renuncia del señor Areilza posibilite un

giro distinto en la actitud política del «Centro Democrático», quizá con la promesa más o menos cierta de

ser nombrado senador entre los de libre designación del Rey.

A este hecho hay que sumar los crecientes intentos de unión entre grupos demócrata-cristianos que

arrastrarían hacia una democracia cristiana unificada, partidos hoy incluidos en el «Centro Democrático»,

como son el «Partido Popular Demócrata Cristiano», de don Fernando Alvarez de Miranda, y la

«U. D. E.», con quien está a punto de fusionarse, a pesar de que probablemente su Consejo político no

podrá conocer mañana el proyecto ampliamente negociado a lo largo de la semana.

Fuentes del «Partido Popular Demócrata Cristiano» manifestaron a Logos que don José María de Areilza

protagonizaba de un modo destacado «Centro Democrático» y lo convertía en una alternativa de

significación muy concreta, que restringió la posible entrada de otros grupas políticos. La propia dinámica

del "Centro Democrático" —prevén las mismas fuentes— hará que sus integrantes se aglutinen en una

sola formación y que fuerzas que se habían retraído ante el color que tomaba "C. D." estén dispuestas

ahora a integrarse.»

Las fuentes consultadas por la agencia establecían un paralelismo en cuanto a consecuencias entre la

dimisión de Areilza y la del señor Gil-Robles en el «Equipo Demócrata Cristiano».

Otras versiones, siempre dentro del terreno especulativo, apuntarían hacia alguna forma de intervención

del presidente Suárez con vistas a su hipotética incorporación a «Centro Democrático» para participar,

con esa formación en las elecciones. En medios allegados a Presidencia del Gobierno se ha desmentido

tajantemente esa posibilidad. Los secretarios generales del «Partido Popular» han venido a desmentir

cualquier injerencia directa o indirecta de la Moncloa en los asuntos del «Partido Popular».

El presidente Suárez, por su parte, recibió ayer, según un programa establecido con anterioridad, a los

dirigentes liberales señores Garrígues Walker y Camuñas, de la «Federación de Partidos Demócratas

Liberales» y «Partido Demócrata Popular», respectivamente. Ambos grupos forman parte de «Centro

Democrático».

Al término de la reunión, la «F. P. D.», en nombre del señor Garrigues Walker, comunicó que este partido

no facilitaría información sobre lo tratado, entendiendo que debía ser la Presidencia del Gobierno quien lo

hiciera, si así lo deseaba.

En cuanto a Ignacio Camuñas, no acudió a su despacho ni pudo ser localizado en su domicilio.

Según recordaba Europa Press, el presidente del Gobierno se ha reunido a lo largo de la semana con los

principales líderes de «Centro Democrático». El lunes fueron don Fernando Alvarez Miranda, del

«P. P. D. C.», y don Francisco Fernández Ordóñez, del «Partido Socialdemócrata», los que acudieron al

Palacio de la Moncloa; el martes fue don Pío Cabaníllas, «Partido Popular», y el miércoles, don José

María de Areilza y don Pío Cabanillas, y ayer viernes, don Ignacio Camuñas y don Joaquín Garrigues

Walker.

Algunos medios relacionan además la dimisión del conde de Motrico con ciertos problemas dentro del

«Partido Popular» («P, P.»). Según estas mismas fuentes, don José María de Areilza habría sido

«contestado» durante los últimos meses por el grupo de «Tácitos» del partido. Este grupo, de tendencia

demócrata cristiana, es el más fuerte del «P. P.» y el que forma la infraestructura del partido.

 

< Volver