El señor Solís clausuró con un discurso el I Congreso de la Familia Española  :   
 Ahora comienza una etapa importante: la del desarrollo y efectividad de estas conclusiones. 
 ABC.    22/02/1959.  Página: 65-69. Páginas: 5. Párrafos: 43. 

EL SEÑOR SOLIS CLAUSURO CON UN DISCURSO EL I CONGRESO DE LA FAMILIA

ESPAÑOLA

"AHORA COMIENZA UNA ETAPA IMPORTANTE: LA DEL DESARROLLO Y EFECTIVIDAD DE

ESTAS CONCLUSIONES"

Previamente hubo reunión plenaria, en la que fué redactado el texto de las recomendaciones que se

refieren a la protección económico-fiscal

Ayer, a mediodía, se celebró la sesión de clausura del I Congreso de la Familia Española. Presidió el

acto, en el Palacio del Consejo Nacional, el ministro secretario general del Movimiento Sr. Solis, al que

acompañaban los presidentes de las cuatro Comisiones: señores Fernández-Cuesta; patriarca-obispo de

Madrid-Alcalá, doctor Ejo Garay; conde de Santa Marra de Babio y marques de Vivel; el presidente del

Congreso, Sr. Fraga Iribarne; secretario, señor Elorriaga, y el vicesecretario general del Movimiento, Sr.

Jiménez Millas.

El Sr. Elorriaga procedió a la lectura del acta final y después leyeron las resoluciones del Congreso los

ponentes de las respectivas Comisiones.

Discurso del Sr. Solís Ruiz LA FAMILIA CELULA ORGANICA Y SOCIAL

A continuación, el ministro secretario general del Movimiento, Sr. Solís Ruiz, pronunció el siguiente

discurso: "Ultimadas las tareas de este primer Congreso de la Familia española; tan lleno de felices

augurios, me corresponde pronunciar las palabras de clausura, que la modestia de mi persona no va a

conseguir, ni siquiera lo intenta, ponerlas a la altura de las magistrales lecciones aquí pronunciadas por

nuestro amadísimo Pontífice, a través de su carta autógrafa leída por el nuncio de Su Santidad, por

nuestro primer magistrado, por nuestros queridos prelados y por tantos eminentes congresistas de la vida

ci-vil, religiosa y militar española.

Cuando nuestra Secretaría General acordó convocar, a través de su Delegación Nacional de Asociaciones,

este primer Congreso de la Familia, trataba de dar a ésta el realce y la asistencia pública que le tiene

asignado la doctrina del Movimiento y la legislación del Estado. Los principios de nuestro Movimiento

fundan la comunidad nacional en el hombre, considerándole portador de valores eternos; y la familia,

como base de la vida social, célula orgánica y social, según definición de Pío XII, señalándole junto al

Municipio y el Sindicato, entidades naturales de esa vida social, el carácter representativo del orden

político y a través del cual el pueblo ha de participar en las tareas legislativas y en las demás funciones de

interés general, al lado de otras entidades de representación orgánica que las leyes puedan reconocer. Me

parece oportuno confesaros que al llegar a este punto gravitan sobre mi conciencia de ministro católico

de un Estado católico las orientaciones de dos grandes monumentos doctrinales de la Iglesia, como son

las Enciclicas Inmortale Dei, de León XIII, el gran Pontífice de la Rerum Novarum y la Sumini

Pontificatus de nuestro recordado e inolvidable Pío XII.Toda familia, realmente, dicen, es una sociedad

de vida, fuente primera y necesaria de la sociedad humana. Hace veinticinco años, una inteligencia

clarividente nos decía que el hombre no nacía como miembro de un partido politico, y que, sin embargo,

nacemos todos miembros de una familia, que somos todos, vecinos de un Municipio, que nos afanamos

todos en el ejercicio de un trabajo por cuanto si esas eran nuestras entidades naturales;si la familia,el

Municipio y la corporación son los espacios en los que de verdad vivimos,¿para qué necesitábamos

el instrumento intermediario y pernicioso de los partidos políticos que para unirnos en grupos

artificiales,empiezan por desunirnos en nuestras realidades auténticas?

Estas palabras,señores congresistas,son de una gran actualidad,y os podéis imaginar la emoción de un

grupo de españoles del que yo formaba parte recientemente en una Asamblea internaciona que tenía lugar

fuera de nuestra Patria,cuando un representante extranjero que posiblemente no había leído a José

Antonio,ni conocía,quizá,la declaración de Principios proclamada por nuestro Caudillo ante las Cortes,

defendía una teoría análoga a ésta, ante la admiración y el entusiasmo de muchos extranjeros, que

participaban en la mencionada Asamblea.

La familia, "célula orgánica y social", institución anterior al Estado mismo, tenía que figurar en el cuadro

institucional representativo. "La providencia de Dios—dice León XIII—ha dispuesto que el hombre nazca

inclinado a la unión y asociaciones con sus semejantes, tanto doméstica como civil". Más adelante, en la

misma Encíclica, "Inmortale Dei", dice: "que la elección de una u otra forma política es posible y lícita,

con tal que esta forma garantice eficazmente el bien común y la utilidad de todos". La familia sería el

objeto de nuestro estudio y atención, y en esta tarea las provincias españolas han intervenido a través de la

etapa fecunda de los Congresos Provinciales, seleccionando sus más escogidas representaciones, junto a

las que habéis participado representantes de Asociaciones tradicionalmente afincadas en esta

preocupación por la familia cristiana, unidos a aquellas, personas, que ganadas en su interés por la

convocatoria de este Congreso han llegado a él sin más trabas que el puro forrmulismo de una libre

inscripción. Este aliento representativo de sectores tan variados, ha sido la mejor garantía de la eficacia de

vuestras reuniones, y. revela, una vez más, la predisposición de los españoles a unirse, allí donde

encuentran ocasiones de colaborar eficazmente en común.

CRISIS DELAS CONSTITUCIONES LIBERALES

Acontecimientos de la máxima significación que se están produciendo en el mundo entero demuestran la

crisis general de las ideas y de las instituciones políticas y sociales que cristalizaron en la Revolución

francesa y que han establecido los módulos constitucionales hasta la segunda guerra mundial. Esta crisis

afecta en primerísimo lugar a la noción de autoridad en sí misma, y en su fórmula constitucional. En

cuanto la autoridad en sí misma, negando que la autoridad—como dice León XIII—"surge y deriva la

naturaleza, y, por tanto, del mismo Dios que es su autor. ´´No hay autoridad si no por Dios." En cuanto a

su fórmula constitucional, las democracias de tipo liberal parlamentario, montadas sobre la, plataforma de

partidos políticos conducen al hecho de que no gobierna nadie o no se sabe quién gobierna. El liberalismo

aplicando a las Monarquías y a la Repúblicas las fórmulas de ´´reinar y no gobernar" o "presidir y no

gobernar", ha dejado,la autoridad y el poder en manos de oligarquías más o menos anónimas,, que no

están responsabilizadas ante la opinión pública o anteponen sus intereses derrapo a los intereses

generales, o impiden que se movilice el pueblo al servicio del bien común, privando a la acción política

de su indispensable asistencia popular. , "El poder—dice la Iglesia—ha de ejercitarse en provecho de los

ciudadanos, porque la única razón legitimadora del poder es precisamente asegurar el bienestar público.

No se puede permitir en modo alguno que la autoridad civil, sirva al interés de uno o de pocos, porque

está constituida para el bien común de la totalidad social."

ROTURA DE LA SOCIEDAD TRADICIONAL

La crisis de autoridad es, pues, la expresión de una crisis más honda; la crisis de la sociedad cómo base

política orgánica. La ideología individualista de la revolución francesa, sostiene que todo tiene que

constituirse sobre el individuo, y sólo sobre el individuo. Un hombre, un voto, proclama el liberalismo.

En consecuencia todos los lazos orgánicos de la sociedad tradicional fueron rotos.

Y así la Familia se reduce a la estricta relación de convivencia de padre e hijos al tiempo que por la

instrucción laica se ;procuran fomentar los estímulos materialistas y acelerar la emancipación de sus

miembros para que no actúen políticamente más que como individuos.

El Municipio bajo el peso de una teoría centralista de la Administración, y de la polítíca de concentración

en las grandes urbes, pierde toda función propia y deja de participar activamente, en la vida y en los

destinos de la comunidad nacional.

La profesión y el trabajo, vínculos, naturales de la integración social, se deshacen sacando a los hombres

de la defensa de sus, intereses corporativos legítimos, para arrastrarlos detrás de los falsos evangelios de

los partidos revolucionarios que pretenden hacer tabla rasa de todos los valores tradicionales y edificar,

un nuevo orden sobre las ruinas de la sociedad orgánica.

Todo el rico tejido de la vida asociativa, portador de aficiones e intereses ilegítimos aunque parciales,

pero que acumulados refuerzan el orden .político que los ampara en los que tiene de legítimo, es

boicoteado para reducir el esquema a la falsa simplificación de convertir al individuo en instrumento de

un partido y al Estado en instrumento del partido que cuenta, en un momento dado, con las adhesiones

individuales.

AUTORIDAD Y REPRESENTACIÓN

Hoy se vuelve en el mundo decisivamente sobre este proceso. Por todos los medios se buscan: principios

y fórmulas de robustecimiento en la autoridad, y sistemas de representación que agrupen al hombre en

entidades naturales, tendentes a la compenetración y esfuerzo en común que constituyan al carácter de

accidentalidad, división y lucha que el régimen liberal de partidos lleva con-sigo. Nuestro Movimiento

reforzó la vida municipal, proporcionando al Municipio independencia y recursos de los que carecía

dotándole de la representación popular necesaria.

El Movimiento fundó el sindicalismo nacional, conquistando la unidad institucional para las fuerzas

humanas y los problemas económico-sindicales, convirtiéndole en órgano de entendimiento y no de

lucha, de participación eficaz y no de permanente oposición negativa, configurando una hermandad de

intereses, y elevándole a las ta-reas de dirección política y legislativa.

INSTITUCIONALIZACION DE LA FAMILIA

No quedaba la institución de la Familia, dentro del cuadro representativo,percatandonos muy bien como

señala Pío XII en la Summi Pontificatus: "De que el hombre y la familia son, por su propia naturaleza,

anteriores al Estado, y que el Creador dio al hombre y a la familia peculiares derechos y facultades y les

señalo una misión, que responde a equívocas exigencias naturales." Es interesante detenerse en esta

cuestión para eliminar posible suspicacias y atesorar hasta el máximo nuestra buena voluntad en estos

asuntos. "Dios ha repartido-dice León XIII—el gobierno del género humano entre dos poderes: el

poder eclesiástico, puesto al frente de los interés divinos; el poder civil, encargado de los intereses

humanos.. "Ambas potestades son soberanas en su género." Nuestro entendimiento de la familia como

célula orgánica y social vive, plenamente, en el seno de estas dos potestades si ninguna posibilidad de

colisión, y sin una sola duda respecto a su emplazamiento y sus fines.En el concepto de que toda familia

´es una sociedad de vida; toda sociedad bien ordenada requiere un jefe, y toda potestad del jefe viene de

Dios", alienta su naturaleza cristiana con que la configuramos. Pero estima la familia como entidad

natural de representación queda clara-mente emplazada,: igualmente enlazando con la potestad del

Estado. "Si en el orden privado el deber del hombre católico—dice León XIII—es ajustar perfectamente

su vida y su conducta a los preceptos evangélicos, es bueno y útil que la acción de los católicos se

extienda a un campo más amplio, e incluso que abarque al poder supremo del Estado. No querer tomar

parte alguna en la vida pública sería tan reprensible como no querer prestar ayuda al bien común. Tanto

más cuanto que los católicos, en virtud de la misma doctrina que profesan, están obligados en conciencia

a cumplir estas obligaciones con toda felicidad." No hay, pues, duda de que nuestra convocatoria a un

Congreso de la familia española pueda responder en cualquier momento a las preguntas sobre su

situación, dando expresamente,como dijo Jesucristo, al César lo que es del César y a Dios lo que es de

Dios.

ESTRUCTURA REPRESENTATIVA COMPLETA

Es natural que el Municipio puede y debe atender muchas y justas de nuestras necesidades y que el

Sindicato tiene como misión tutelar, representar y defender nuestros legítimas problemas profesionales,

pero también los hombres a quienes Dios nos concedió el honor y la responsabilidad de dirigir una

familia; nos encontramos con problemas que escapan de la función municipal, y sindical y requieren

órganos e instituciones de carácter ´ permanente para abordarlos y resolverlos. Problemas de moralidad

personal y social, de enseñanza, de protección a la familia numerosa,de protección con medidas penales,

de vivienda, de relación, .etc., tantos y tantos problemas presenta la vida de una familia que estoy seguro

que todos vosotros, yo desde luego, hemos hechado de menos la institución permanente ante la que acudir

en solución de legítimas necesidades. A diario unas veces con preocupación sincera y otras, con. más

dudosa intención se nos habla, del día de mañana político. Cada cual propone sus particulares

fórmulas.Nuestro Caudillo, reiteradamente, y en fecha reciente, con ocasión del mensaje de final de año,

nos indica cuál será el camino a seguir previsto en nuestro ordenamiento fundamental. Recordamos a este

fin los preceptos consignados en nuestras viejas constituciones y en las actuales de otros países, y no

encontramos en todo ello mayor precisión y rigor que en nuestras Leyes fundamentales. Lo que ocurre es

que algunos que no han conseguido vencer en su lucha silenciosa y suicida el vigor de nuestro régimen

parece como si se tratara de enfriar nuestro ánimo como si el Movimiento no llevase consigo el sello de

una permanencia, más duradera que la propia vida de sus fundadores y dirigentes.

La unidad ganada para todos los españoles, sin distinción de matices un 18 de julio, es necesaria para

seguir laborando por el engrandecimiento de la Patria y la participación auténtica del pueblo a través de

órganos naturales, constituye una garantía de que tanto esfuerzo no ha sido baldío. Si reforzamos, dentro

de su necesaria independencia, la vida de nuestros Municipios; si al Sindicalismo, con su autenticidad

necesaria, no se le hurta aquello que le corresponde, no se le recorta en su justa actividad, y la

Administración recoge las legítimas sugerencias y peticiones; si ahora acertamos en las fórmulas

convenientes para mantener las asociaciones familiares existentes y creamos las nuevas; si completamos

nuestro montaje representativo, añadiendo a las estructuras sindicares y municipales la estructura familiar;

si frente al fenómeno de la lucha, de clases predicada por el marxismo o al enfrentamiento de

unos hombres con otros como consecuencia de su encuadramiento liberal en partidos políticos, nosotros

mantenemos y perfeccionamos una auténtica participación de nuestro pueblo bajo las fórmulas más

eficaces y actuales que las del viejo liberalismo, no solamente hemos garantizado la. continuidad de

nuestro Movimiento, sino que aseguramos a todos, incluyendo a aquellos que hace veinte años estaban

enfrentados entre sí,una paz segura y estable y damos cumplimiento a los doce principios de nuestro

Movimiento Nacional, que nos obligan todos, sin señalar preferencias por ninguno de ellos, y de paso

ofrecemos al mundo fórmulas nuevas de convivencia, más en consonancia con las necesidades y los

problemas actuales.

LLAMAMIENTO A LA EFECTIVIDAD

Percatado de la responsabilidad de este momento de ser o hacer un llamamiento a todos cuantos con

tanta competencia, y entusiasmo habéis participado en las tareas de este Congreso, lo mismo en el ámbito

provincial que en el nacional. Ahora da comienzo una etapa importante, la de desarrollo y efectividad de

estas conclusiones. Las palabras de nuestro Caudillo han sido bien prometedoras: "Ojalá—nos dijo en la

inauguración de este Congreso—que vuestros estudios y proyectos. puedan servir de base a importantes,

disposiciones de nuestra legislación nacional.

Nuestra gratitud al nuncio de Su Santidad, por ser mensajero, de palabras tan trascendentales y

respetables; a nuestro cardenal,de Tarragona; a nuestro patriarca, que en la misa del Espíritu Santo nos

alentaba con su santa palabra en las tareas que iniciábamos, y mi felicitación a la Delegación Nacional de

Asociaciones, a la Comisión organizadora, a los presidentes y ponentes, y a vosotros, congresistas,que

durante estos días habéis contribuido a poner los sillares de un edificio que aspiramos a levantar, y a

robustecer, en beneficio de España y para gozo de nuestra Iglesia, con el concurso de vuestro trabajo, de

vuestro talento y de vuestro sacrificio. ¡Arriba España!

Ultima sesión plenaria

LA PROTECCIÓN FISCAL A LA FAMILIA

Previamente a la clausura hubo una reunión plenaria en la que tras breves intervenciones quedó redactado

el texto de las recomendaciones que se refieren a la protección económico-fiscal.

Dicen así: Dentro de la legalidad actual resulta aconsejable proponer algunas modificaciones para

actualizar la protección fiscal a la familia, y en este sentido:

I-º Los beneficios que son acreedores los titulares de familias deben hacerse efectivos, no desde el

ejercicio siguiente a aquel en el que se produjo la alteración familiar sino desde el momento en que esta

alteración se comunica a la autoridad competente. 2º En el impuesto sobre los rendimientos del trabajo,

los topes de 40.000 pesetas y 125.000 pesetas, regulados por el decreto-ley de 7 de diciembre de 1951,

deben ajustarse a la realidad económica de cada momento, atendida la evolucion de los precios y la

situación real de cada familia. Dichos topes mínimos no formarán parte de la base imponible, que estará

constituida únicamente por los rendimientos que excedan de dichas cantidades.

3º Deben atenderse las conclusiones de las ponencias provinciales en favor de la elevación de los

mínimos exentos de las 18.000 pesetas, sin perderse nunca la excepción de estos mínimos y atendiendo a

la realidad económica de cada momento.

4º En la Contribución general sobre la renta se ha propugnado por las ponencias provinciales la elevación

de las cifras de 10.000 pesetas de deducción por hijo. Sin embarco, dado el carácter social de esta con-

tribución, se estima, que, sin perjuicio de rectificar la cantidad deducible por hijo en la forma que

aconseje la evolución económica, la fórmula inmediata de protección pudiera consistir en desgravar la

formación de un fondo de ahorro fafniliar, constituido en fondo de ahorro protegidos por el Esta-do, en

valores de interés nacional, o en seguros sobre la vida en los que se designen-beneficiarios al cónyuge o a

sus descendientes, o en la adquisición de la propia vivienda para asegurar la continuidad del hogar ante

cualquier azar.

5° En la adquisición de la propia vivienda,, salvo las suntuarias o de lujo, una desgravación de los

impuestos; de derechos reales y timbre.

6º En la transmisión de la vivienda familiar a causa de muerte debiera estudiarse una notable reducción de

los tipos, que en algunos casos podría llegar a la exención. El fondo de ahorro familiar a que se refiere el

apartado 4º debiera declarase,exento de impuestos sucesorios, siempre que existan. hijos menores,o

mayores de edad incapacitados o inválidos.

7.º Las exenciones fiscales de todo lo que sean percepciones de seguridad social, Ayuda Familiar en,

todas sus formas,Plus Familiar y cualquiera otra percepción del mismo concepto, cualquiera que sea su

denominación actual o futura, incluso exención de timbre en nóminas y recibos.

8º Rectificaciones de las bases sometidas a tributación a impuestos succiones en las lineas de

descendientes y cónyuges, para que la carga fiscal que hoy supone sea la misma que la del dia de su

creación, atendiendo al distinto valor de los bienes.

9º Que se recomiende a los Organismos competentes la conveniencia de bonificar, en los casos de

pequeños talleres artesanos, la cuota a, satisfacer por Impuesto Industrial teniendo en cuenta la

inexistencia de sueldos deducibles a efectos tributarios.

 

< Volver