La familia y la educación     
 
 ABC.    22/02/1959.  Página: 69. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA FAMILIA Y LA EDUCACIÓN

Ningún problema esencial para la protección de la familia y su dignificación en el marco de la sociedad

actual ha sido ajeno a la preocupación del Congreso que se ha clausurado en Madrid. Ayer publicábamos

las conclusiones redactadas por la Ponencia III que, bajo el epígrafe de "La familia y la educación", ha

establecido una serie de principios y orientaciones fundamentales para reforzar las instituciones

encargadas de la formación cultural y moral de todos los españoles.

El análisis de esas conclusiones nos permite advertir la necesidad de imprimir a los planes docentes que

rigen la labor de los Centros de Enseñanza Media una estabilidad de que adolecieron hasta el presente. En

cuanto a la Enseñanza Primaria, el problema fundamental radica en la creación de escuelas a un ritmo que

cubra las necesidades crecientes derivadas del aumento de población. Pero este aspecto, con ser

importantísimo—y el Gobierno ha. sabido comprenderlo así al desarrollar en los últimos, años un

programa, verdaderamente gigantesco, de establecimiento de nuevas, escuelas— no puede relegar a

segundo plano otra cuestión que la Enseñanza Primaria sigue teniendo planteada: la de la protección

social al maestro, que debe ser el punto de arranque para toda política que de verdad quiera dignificar la

función docente del educador y consolidar la eficacia de la escuela en la educación de la comunidad.

En esta enumeración rápida de temas abordados por esa Ponencia,queda otro que viene a cerrar el proceso

de la formación de, nuestros jóvenes: es necesario atender a los problemas de orientación del graduado,

procurando una cierta especialización y una adecuación de los títulos a las necesidades sociales; y

buscando fórmulas viables de protección en esa difícil etapa comprendida entre la entrega del título

académico y la obtención de un puesto de trabajo en su profesión.

Todos estos aspectos de la educación española merecen comentario aparte. Y hoy queremos fijar nuestro

criterio acerca del que hemos considerado como problema inicial para la primera enseñanza: el de la

dignificación del maestro. Una de las conclusiones ha recogido la conveniencia de desarrollar una política

de protección social a los maestros en caso de enfermedad, o imposibilidad física, para poner a su

alcance, los medios económicos que les permitan prescindir de los ingresos que aportan, cuando están en

activo, al sostenimiento de sus hogares. No olvidemos que, además. de las horas de clase, el maestro

dedica a diario un agotador esfuerzo a las clases particulares y a otras tareas que se ve obligado a realizar

para. contar con ingresos suficientes.

Nos parece bien que se amplíe, tal como se ha anunciado recientemente, el plan de estudios en las

Escuelas del Magisterio con los cursos y materias que se estimen necesarios. Pero es ineludible garantizar

antes la independencia económica, del maestro y, sobre todo, hay que poner su función social a la altura

de otros titulados y redimirle de ese nivel, medio, que tiene asignado, en razón a que la carrera del

Magisterio, está considerada como de rango inferior a las de las licenciaturas universitarias. Y esto es

erróneo. Porque ni los problemas pedagógicos que hay que resolver en la educación de 1a primera

infancia, ni la trascendental misión del maestro en ese difícil cometido que ha de cumplir al inculcar en

los niños los principios morales y educativos, sobre los que luego ha de descansar toda la tarea de su

formación posterior, son funciones que pueden preterirse, o calificarse con inferior tratamiento que la

labor—-también importantísima—que se desarrolla en los posteriores grados de la enseñanza.

La familia española, que en los trabajos de este Congreso ha demostrado, una vez más, su inquietud,

siempre latente, por la dignificación y la eficacia de su función integradora en el seno de la sociedad ha

prestado un gran servicio al problema de la educación nacional al enjuiciar con tal acierto en esa Ponencia

las cuestiones claves de la enseñanza.

 

< Volver