Clausura del Congreso del Instituto Internacional de Estudios de las Clases Medias  :   
 Presidió el acto el ministro de Trabajo, D. Fermín Sanz Orrio. 
 ABC.    07/11/1959.  Página: 57-58. Páginas: 2. Párrafos: 21. 

ABC. SÁBADO 7 DE NOVIEMBRE DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 57

CLAUSURA DEL CONGRESO DEL INSTITUTO INTERNACIONAL DE ESTUDIOS DE LAS

CLASES MEDIAS

PRESIDIO EL ACTO EL MINISTRO DE TRABAJO, D. FERMÍN SANZ ORRIO "Las clases

artificiales deben desaparecer; las otras, las naturales, existen y han de existir", dijo en su discurso

Ayer continuaron las sesiones de trabajo del Congreso del Instituto Internacional de Estudios de Clases

Medias, bajo la presidencia de los señores Millot y Fraga Iribarne.

Fueron presentadas por sus autores las siguientes comunicaciones:´"Fuentes estadísticas para un estudio

de las Clases inedias", de Antonio Amor:"Proletarización y clases medias", de .González Rohtvos;

´´Naturaleza y función de la reserva comunitaria", de Lizcano Pellón; "Los resortes jurídicos de,

promoción en las clases sociales", de López Medel; "La clase media española", de Perpiñá Rodríguez, y

´La clase media ante el problema de la vivienda", de Rubio Fuentes. Aun cuando no fueron leídas, por sus

autores, además de las señaladas presentaron comunicaciones: Domingo Arnáu Rovira, sobre "Semblanza

de la clase media española"; Jordana y Borrajo, "La .promoción social en la Universidad" ; Pérez Botija,

"Las clases medias y el Derecho del trabajo".

A las once de la mañana se celebró una sesión plenaria, en la que el Sr. Laloire, ponente general, hizo un

resumen de los estudios realizados. En el debate que le siguió intervinieron los señores Germozzi, de

Italia, y Pérez Botija, de España.

SESIÓN DE CLAUSURA

A continuación en el salón de actos de la Casa Sindical se celebró el acto de clausura del Congreso. La

sesión estuvo presidida por D. Fermín Sanz Orrio, ministro de Trabajo. Le acompañaban en la presidencia

los señores Millot, presidente del Instituto Internacional; Fraga Iribarne, presidente de la Comisión

Española; Michelt,secretario de Estado del Ministerio, de Industria de Italia; Laloire de Bélgica;

Aichhorn, de Austria; Duperrex, de Suiza, y Elorriaga, secretario de la Comisión Española. Al comenzar

el acto, el Sr. Elorriaga dio lectura a numerosas adhesiones. El señor Fraga Iribarne hizo uso de la

palabra, despidiendo a los congresistas y señalando, el interés con que las autoridades y el pueblo español

han seguido las tareas del Congreso. Los señores Duperrex y Aichhorn expresaron su satisfacción por las

atenciones recibidas durante la estancia en nuestro país. El Sr. Laloire leyó las conclusiones y el

presidente del Instituto, señor Millot, hizo resaltar la cortesía y auténtica amistad con que habían sido

acogidos, refiriéndose después a las. tareas del Congreso, que ha servido para poner, una vez más, de

relieve la importancia de las clases medias y sus problemas.

Terminó haciendo elogios de la organización y desarrollo del Congreso, y señaló que las tareas realizadas

no son un fin, sino un principio," y que no debemos limitarnos a una política de clases medias reducida,

sino enfocada hacia los amplios horizontes que el humanismo del siglo XX requiere.

Discurso del ministro de Trabajo

A continuación, el Sr. Sanz Orrio pronunció un discurso en el que dijo que estaba persuadido de la

urgencia con que la sociedad tiene planteado el problema de su estructura interna, es decir, de hallar el

orden institucional adecuado a su misión de proporcionar al individuo el medio ambienta apto para

desarrollar al máximo su personalidad y, con ello, alcanzar las metas que el Creador le señaló en ese

orden. Hay elementos dispuestos de modo espontáneo por la mera convivencia humana. Otros son

producto reflexivo de la inteligencia y la cultura, de la experiencia de, hombre, aunque también tienen

que´ conformarse con su naturaleza específica. Incluso con referencia a esos brotes espontáneos, suyos —

como son las clases sociales—la Sociedad organizada tiene una trascendente misión: velar por su

adecuado desarrollo con medidas directas o indirectas, y evitar trastornos. Es en esta esfera donde

podríamos situar la colaboración asesora del Instituto Internacional de las Clases Medias y de estos

congresos, al dedicar esfuerzos y estudios al logro de una satisfactoria situación de las llamadas clases

medias.

El insigne Calvo Sotelo decía ante una trágica situación social española que. para resistir y transformar la

irritación de las masas, son menester instituciones y espíritu. Así, el régimen instaurado el 18 de julio de

1936 ha erigido en tarea funda-mental suya la de estructurar la vida social patria, desmasificándola por

medio de la inserción de cada uno de los ciudadanos en los cuadros nacionales.

LA DINAMICIDAD DE LAS CLASES SOCIALES

Refiriéndose a las clases sociales en general dijo que si pretendiéramos fijar la clase social dentro de un

concepto fijo se nos escaparían. Ella, como brote espontáneo del instinto social, es dinámica y en su

movilidad radica buena parte de su función. A lo largo de los tiempos y de unos a otros pueblos, la clase

varía en estructura y en número. Las clasificaciones que ahora hacemos hace algunos años no servían y

algún día perderán sentido. Sin embargo, las. clases existieron siempre y no desaparecerán jamás. Hubo

un momento en España en que gentes de recta intención, indignadas por las consecuencias que acarreó

una lucha entre grupos que aquellas falsas concepciones clasistas a que antes aludí provocaron,

consideraban que había que aniquilar el concepto de clase. Esto no es admisible. Son aquellas clases

artificiosas e inventadas tan sólo para que luchasen entre sí las gentes, las que estamos rayendo del suelo

patrio y esperamos no vuelvan a influir. Las otras, las naturales, existen y tienen que existir, porque son el

desarrollo del instinto natural v el resultado de la gran variedad entre unos y otros seres. Son sanamente

estimulantes para la progresión del hombre. Sociedad sin clases es un paisaje sin Vegetación.

PREPONDERANCIA DE LAS CLASES MEDIAS

Para cuantos contemplan el panorama social con ojos no empañados por prejuicios, la sociedad es como

riquísimo caleidoscopio con interminables combinaciones de matices. Y todas esas notas se presentan

acusadamente al hablar de las clases medias. Aun sin gran fe en la validez de las figuras geométricas

aplicadas a cuestiones sociales, puede aceptarse la calificación de estructuras horizontales para las clases,

pues así representamos con bastante exactitud su misión de servir como de escalones a los movimientos

de ascenso y descenso entre unos y otros grupos e individuos. Y en esa consideración, las clases medias,

por su situación central tienen, quiérase o no, papel preponderante. Y ello determina muchas de sus notas

características, ya que por las dos fronteras que las separan de las clases altas e inferiores, reciben

constantemente inyecciones de vitalidad, y las mezclas que las constituyen son siempre ricas y están

dotadas de unas grandes posibilidades de cambio que las renueva constantemente.

Por eso, las clases medias han sido al mismo tiempo tan exaltadas y combatidas. Desde ,las primeras

construcciones metódicas de la filosofía greco-latina, y en obras relevantes de las lenguas clásicas,

aparecen elogios y vituperios para estas clases medias. En boca de los más grandes pensadores se

encuentra la exaltación de estas clases, como sustentáculo de la ciudad y lugar donde se hallan las

personas más inclinadas a la virtud y a la aceptación de un orden. La Iglesia no, les. escatima sus

muestras de consideración, y en España, nuestra mejor literatura dramática y novelística halla en la clase

media objeto predilecto.

En cambio, todas las tendencias positivistas y materialistas o las han desconocido o las combatieron y

ridiculizaron, hasta que por fin la doctrina, marxista las excluyó del mapa social, las ignoró en absoluto.

Sin duda, la Sociedad necesitará siempre de una élite, y no podrá evitar la formación de un gran grupo de

gentes que no sobrepasan los niveles inferiores culturales y económicos, viveros que nutren de nueva

savia los estratos superiores. Pero entre unas y otras siempre habrá un espacio, medio, lo más amplio

posible, donde se alquitaran méritos y se cicatrizan derrotas. Donde, los que destaquen desde capas

inferiores hallen medio de potenciar su continuado esfuerzo progresivo y donde puedan redimirse de su

fracaso los que descendieron de posiciones preminentes. Zona que, por su especial formación, tiende a

equilibrar las otras, a ponderarlas, y que por conservar siempre valores espirituales y aun materiales, que

exceden de lo común, adopta una posición constructivamente conservadora.

Finalmente pidió a los congresistas qué dirigiesen su atención hacia el. esfuerzo que el Régimen, español

realiza para que las clases medias obtengan todo su desarrollo y actúen en todas sus

posibilidades.Advertid —ya. lo decía en su discurso de apertura el ministro secretario general— cómo

nuestra estructura sindical tiene en cuenta la existencia de clases distintas y da margen, dentro de sus

características, a las clases medias para que cumplan también en su seno la misión general que les

incumbe, al par que lo hacen también a "su lado las clases altas y las populares; pues, para nosotros,

ninguna estructura normal de la Sociedad es antagónica con las clases, ni lo son ellas entre sí; antes bien,

todas se1 complementan dentro de un esfuerzo armónico por conseguir el bien común.

Nuestro Caudillo, en una ocasión memorable, dedicó a las clases medias la siguiente bella frase, tan

ponderada y justa: "Como modelo que debe presentarse a la nueva generación, nada tan aleccionador

como la Conducta de nuestras clases, medias, tejido nervioso del organismo patrio, que calladamente,

desde su modestia económica, nada han exigido nunca, lo han dado todo siempre. En especial en esta

hora en que sólo valores espirituales había que defender."

Terminó su discurso felicitando a los organizadores y congresistas, a quienes transmitió un cordial saludo

del Jefe del Estado y del Gobierno.

 

< Volver