Desequilibrios económicos regionales     
 
 ABC.    15/02/1978.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

MIÉRCOLES, 15 DE FEBRERO DE 1978.

ABC

DIRECTOR: Guillermo LUCA DE TENA

SUBDIRECTORES: Miguel TORRES GIL del REAL Santiago ARBOS BALLESTE

REDACCIÓN, ADMINISTRACIÓN Y TALLERES: SERRANO, 61. MADRID. APARTADO 43,

TELÉFONOS.—-Redacción y Talleres: 2251710 y 2759408. Administración: 22S5020

Editor: PRENSA ESPAÑOLA, S. A.

DESEQUILIBRIOS ECONÓMICOS REGIONALES

La negativa de una Caja de Ahorros castellana a suscribir deuda pública de la Diputación alavesa y del

Ayuntamiento barcelonés ha actualizado, una vez más, el tema permanente del transvase de recursos de

unas zonas geográficas a otras, con detrimento de las más deprimidas. El problema, que tiene tradición

histórica en nuestro país, gana ahora en complejidad y ofrece nuevas perspectivas como consecuencia del

planteamiento de los regímenes autonómicos.

En el reciente análisis elaborado por el Banco de Bilbao sobre la renta nacional de España y su

distribución provincial en 1975 se lee:

«Los resultados del estudio ponen en evidencia las profundas desigualdades de las provincias y regiones

españolas, diferencias que la política económica de los últimos años no logró corregir ni tampoco

encauzar. El proceso de concentración de la población, el producto y la renta en las áreas y regiones más

desarrolladas ha proseguido, incluso más intensamente, en el bienio 1974-1975... En definitiva, el

problema planteado por el desarrollo regional español y sus desequilibrios sigue Inédito esperando la

acción vigorosa de una política capaz de incidir eficazmente para su corrección. La situación deprimida

de extensas áreas de la geografía española, especialmente localizadas en Extremadura, Andalucía, Galicia

y Castilla, requiere, obviamente, el esfuerzo solidario de toda la nación española. De otra forma, la

España invertebrada seguirá vigente todavía por algún tiempo.»

En este texto se plantea con tanta simplicidad como crudeza una realidad penosa que cada día es más

necesario afrontar con eficacia. La pervivencia de los desequilibrios hace incómoda la convivencia en el

marco del colectivo nacional. Los programas hasta ahora aplicados para suavizar estas tensiones no han

alcanzado el objetivo de aproximar unas reglones a otras. Incluso, como dice el estudio antes citado, las

diferencias siguen ahondándose.

Un intento corrector, próximo en el tiempo, to encontramos en un decreto del Ministerio de Economía

sobre regionalización de las inversiones de las Cajas de Ahorros, en cuyo preámbulo se reconoce a estas

instituciones una fuerte raigambre regional. Para que el propósito del legislador se cumpla hace falta que

progresivamente se vayan liberando los cuantiosos recursos que se orientaban, de acuerdo con la

normativa vigente, hacia Inversiones de ámbito más amplio, con lo que se podía dar el caso de que el

ahorro generado en una provincia tuviera su destino final en otra de superior nivel de desarrollo.

Según este decreto, las Cajas Invertirán en su zona de ejercicio financiero la mitad, al menos, de sus

inversiones mobiliarias, excluidas las de carácter obligatorio que hayan de materializarse necesariamente

en cédulas para Inversiones, y las tres cuartas partes, como mínimo, de restantes, salvo las cuentas

financieras y de tesorería, pero incluyendo el inmovilizado y los fondos destinados a obra social. En el

caso de préstamos o créditos, la acción tiene carácter regional cuándo el prestatario realice Inversiones

reales, por ese importe, en la zona o tenga en ella su domicilio si se orienta hacia actividades de consumo.

Finalmente, en el caso de descuento de efectos, la regional ización se entiende cuando el librador O el

librado residen en el área geográfica de la Caja o desarrollan en ella la tarea que motiva el efecto.

Han de transcurrir cinco años para que se complete el proceso de liberación de recursos de las Cajas

afectadas por una colocación obligada y en condiciones de baja rentabilidad. Hasta esa fecha, la

asignación de fondos a la promoción regional no podrá cumplirse plenamente, por lo que la corrección

más urgente de los desequilibrios tiene que acometerse a través de otros criterios de política económica.

 

< Volver