El pueblo está cansado de tantas referencias a los errores del pasado     
 
 ABC.    16/02/1978.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

18 DE FEBRERO DE 1978. PÁG. 7

«E! pueblo está cansado de tantas referen-cías a los errores del pasado» (Víctor Moro)

Mar en los últimos años, que acaba con ¡a vieja teoría del «mare liberum». Todos los países con intereses

pesqueros tradicionales en caladeros ajenos se aprestaron a buscar soluciones e.n e! contexto de la nueva

situanlón. Pero los caminos son sólo dos: suscribir Tratados, aue, dentro de lo posible, consoliden su

permanencia, y. donde sea posible, establecer asociaciones o empresas mixtas o conjuntas para poder

beneficiar la riqueza pesquera bajo pabellón del país ribereño. Esta política se generaliza en numerosos

países.

Resaltó el señor Moro las ventajas d« las sociedades mixtas y las dificultades que van oponiendo a los

países extraños los que poseen caladeros propios, con una serle de exigencias y limitaciones crecientes.

Demostró con datos y cifras que el Acuerdo beneficia a los barcos pequeños y no a los grandes

armadores, como ha afirmado el Grupo Socialista, y adulo numerosos argumentos sobre la defensa oue se

hace en el Acuerdo de los Intereses de los pescadores modestos y de la población laboral Implicada en el

Acuerdo. «No tiene fundamento —afirmó— plantear una sltua--ción de Indefensión salarial que no

existe. ni tampoco se dan las condiciones propias de ello, que U. C. D. no consentiría.»

DESCONOCIMIENTO.—En cuanto a las llamadas deficiencias técnicas del Acuerdo, el señor Moro dijo

que eran «producto del más absoluto desconocimiento, no sólo de los más elementales fundamentos de la

práctica pesquera actual, sino también de sus condicionamientos científicos, como de las circunstancias

concurrentes, derivadas de la jurisdicción de terceros países. cuando se pesca en caladeros ajenos». Hizo

una exposición exhaustiva de las ventajas conseguidas, en este terreno, en el Acuerdo, calificando de

verdaderamente Importantes algunos aspectos técnicopesqueros para los pescadores.

DEMAGOGIA IRRESPONSABLE.—Importancia—di.io— que «aulzá no la tiene para los que. con una

demagogia irresponsable desconocen profundamente la cuestión». Terminó subrayando aue «el Acuerdo

en sus aspectos técnicos, es el mejor aue hasta el momento tiene nuestro país, en materia pesquera».

«Estamos manteniendo el nivel de empleo, exportando tecnología y propiciando futuros contratos de

construcción a nuestra Industria, asegurando el abastecimiento nacional... ¿Pero quién puede reprochar

nada a esta sana y eficaz política?» «Parece mentira que la ceguera partidista nuble el horizonte y haga

perder la perspectiva y la realidad de los hechos Incontestables.»

ESTAMOS CANSADOS.—«Estamos cansados. El pueblo está cansado de tanta referencia a los errores

del pasado. Errores los hubo en el pasado, los está habiendo en el presente v los habrá en el futuro. Del

mismo modo que antes, ahora y después habrá aciertos. Construyamos sobre lo válido, venga de donde

viniere, y dejamos de practicar este viejo deporte nacional del desprecio a todo lo anterior.» (Él señor

Moro fue largamente aplaudido en el área de U. C. D. v en las tribunas de Invitados.)

INTERVENCIÓN DEL SEÑOR LÓPEZ RAIMUNDO.—Intervino luego el diputado del P. C. señor

López Raimundo. Fue breve en sus argumentaciones: «La decisión que adoptemos aquí puede comenzar a

sacarnos del atolladero en que nos hallamos o dar paso a una agravación de la tensión en las aguas

jurisdiccionales del Sahara, aue ñonga en peligro la seguridad de los barcos españoles aue pescan en la

zona...» Al propo-nernos este Acuerdo d« cooperación Descuera, el Gobierno reconoce de hecho a

Marruecos como propietario del Sahara... La firma del Acuerdo nos enfrentará, por tanto, con la

población saharaui...

SEÑOR LORDA ALAIZ. — Por «1 Grupo 4a Socialistas de Cataluña intervino». también brevemente, el

señor Lorda Alaiz. aue. como si el señor Moro no hubiera dicho nada, volvió a insistir en los mismos

punto* expuestos por su correligionario, el señor Marín con una referencia especial a I» confllctlva

situación en la zona norocciden-tal áf África.

EL MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES CERRO LA PRIMERA PARTE__

El ministro de Asuntos Exteriores, señor Oreja Aguirre. cerró la primera parte d« la sesión. Toda ella fue

Interesante, per» no cabe duda aue defraudó. Sé esperaban ataques duros y todo fue de «guante blanco».

El señor Oreja. tras hacer .historia de lo» Convenios pesqueros con Marruecos, remontándose a épocas

muy antiguas, para llegar al de Fez d« 1969, este último fuente >te continuas tensiones. Explicó el origen

de esta situación pon las nuevas orientaciones del Derecho Marítimo Internacional r 1» extensión de

aguas jurisdiccionales. Analizó los hechos que condujeron a la Declaración de Principios de Madrid y

pormenorizó las conversaciones pesqueras´ con Marruecos, para afirmar que se trata de un Acuerdo

técnico y no político. Rebatió la« acusaciones relativas a la pesca en aguas saharauis y respecto al

Polisario aflrinó:

«El Gobierno no puede admitir y no admitirá que por la vía de la amenaza del recurso a la fuerza contra

sus nacionales, se intente modificar sus posiciones de principio. El Gobierno sabrá responder, eotí todo

momento y circunstancia, con la energía necesaria. «El Polisario —añadió— no luí sido .reconocido

como único y legítimo representante de la población saharaui al. por la O. N. U. ni por la O. U. A.»

Terminó señalando los riesgos que tendría la no ratificación del- Convenio: «la" aplicación del derecho

marroquí y de la* sanciones previstas a quienes desarrolle» actividades pesqueras en aguas bajo su

jurisdicción y autoridad». Por el contrario afirmó que la ratificación del Acuerdo e* la única posibilidad

de defender los Intereses españoles de los pescadores, de los trabajadores del sector de transformación. d«

los consumidores, de los armadores y de la balanza de pagos».

Finalizada la intervención del ministra de Asuntos Exteriores, muy serena y equilibrada, se suspendió la

sesión por un cuarto de hora. Lo que ocurrió luego es precisamente lo que va por delante de este resumen.

 

< Volver