Sesión de la mañana. 
 Enérgica defensa de Fraga de la enmienda al título de las autonomías  :   
 Hay que distinguir entre los legítimos deseos de autonomía y los claros intentos de separatismo revolucionario y terrorismo. 
 ABC.    19/07/1978.  Página: 5,6. Páginas: 2. Párrafos: 25. 

SESIÓN DE LA MAÑANA

ENÉRGICA DEFENSA DE FRAGA DE LA ENMIENDA AL TITULO DE LAS AUTONOMÍAS

"Hay que distinguir entre los legítimos deseos de autonomía y los claros intentos de separatismo

revolucionario y terrorismo"

Los cuatro artículos del título séptimo del proyecto de Constitución, referido a economía y hacienda, que

quedaron pendientes de la última sesión, fueron aprobados en hora y media de debate por el Pleno del

Congreso de los Diputados.

FRAGA DEFIENDE LA ENMIENDA A LA TOTALIDAD.—Después del descanso Intervino don

Manuel Fraga Iribarne para defender el voto particular presentado por Alianza Popular a todo el artículo

octavo. Entre los conceptos expuestos por el señor Fraga durante su alocución cabe subrayar los

siguientes:

• «SI España se concibe como nosotros, y pienso que muchos, la entendemos: como una nación, como

una nación una y varía, pero una nación, entonces se puede ordenar su territorio con arreglo a criterios de

mayor o menor autonomía. Pero siempre a partir de una nación única e Indivisible y de un Estado también

único y fuerte que conserva y no comparte la soberanía y, en función de ello, las funciones

fundamentales de la comunidad política.»

• «El Estado plurinaclonal. que conduce a través de fórmulas aquí mentadas, como el federalismo o la

unión personal. en la cual, en definitiva, derivaría un cierto concepto de la plena restauración foral,

llevarán, repito, a la destrucción pura y simple del Estado nacional actual.»

• «Una nación es un conjunto de seré» humanos, de realidades territoriales y culturales en las que entran

la sangre, la Historia, las tradiciones, la lengua, la religión, la moral, los usos y costumbres, la imagen y el

estereotipo que nosotros mismo» y otros se forman de nosotros. Y es evidente que la formación es un

hecho político en la cual España, como Inglaterra, como Francia, fue de los primeros en formar un Estado

nacional moderno.

Pretender que cuando se da algunos de estos elementos por sí solo puede, dentro de una nación ya

constituida por la Historia y la política, subrayarse un hecho diferencial que cree nacionalidades dentro de

ella, es algo que desde el siglo pasado se viene discutiendo, pero que jamás ha sido posible expresar de

manera convincente.»

• «Yo quiero- afirmar aquí la necesidad absoluta de distinguir entre los legítimos deseos de autonomía,

que admiten una solución política y administrativa, y los claros intentos de separatismo revolucionario y

terrorismo que no admiten más solución que el sereno, pero severo uso do todas las fuerzas del Estado

para suprimirlo. Y todo lo que sea confundir una cosa con otra y hacer concesiones en situaciones en las

cuales esas fuerzas están ahí, en mi opinión, no tiene más que un nombre, que es el de alta traición.»

CUADRO DE SOLUCIONES JUSTAS

• «Hace falta un cuadro unitario que dé soluciones justas a la velocidad que cada uno pueda permitirse,

no distinguiendo entre nacionalidades y región, no distinguiendo entre las regiones que tengan derechos

ferales, aquellas que hayan tenido estatutos y las demás, queremos un cuadro justo, sin diferencia de

primero, segundo o tercer grado, en que cada uno pueda avanzar dentro de la Constitución y solamente en

su cuadro, en virtud de estatuto» aprobados soberanamente por estas Cortes.»

• «La autonomía es la facultad qu* tienen algunas corporaciones de organizarse jurídicamente, de

crear un derecho propio, derecho que no sólo es reconocido como tal por el Estado, sino que lo Incorpora

a su propio ordenamiento jurídico y lo declara obligatoriamente como las demás leyes y reglamentos.

Es claro que esta autonomía por un lado, no es mera descentralización, puesto que no subsiste la facultad

de valoración por una autoridad superior, existen casos jurídicos para estudiar la composición entre el

ordenamiento de la región o del ente autonómico y el del Estado: es auto gobierno, es centralización

política, es descentralización que tiene base constitucional como dice Ambrosini, pero no es, por tonto, la

autonomía una mera corporación descentralizada administrativa...

Esto no lleva a la figura del Estado regional de iniciativa, desgraciadamente malogrado por Impaciencia

en la Constitución española de 1931 y que en este momento tiene un ejemplo Interesante a medio

desarrollar porque estos asuntos no admiten prisa en la Constitución Italiana de 1947.

Todo otro modelo que sea presentado como un Estado no regional, sino federal o bien nos lleva por la vía

de unión personal a una mala interpretación del formalismo o a una clara separación de dos Estados

Independientes. En mi opinión, esto no es aceptable ni por razones políticas, jurídicas ni económicas.»

«Yo no voy a intentar exponer aquí, porque tiempo habrá de haberlo, y lo haremos brevemente, y con

respetó al tiempo de la Cámara, lo que en su conjunto dicen los artículos alternativos que proponemos en

nuestro voto particular; pero quiero señalar algunas diferencias fundamentales: en primer lugar, para

nosotros, en ningún caso se puede establecer nada parecido a un poder constituyente de origen nacional;

el poder legislativo normativo que tengan las asambleas autónomas, lo tendrá en virtud de la

Constitución, y éstas se los transferirán por estatutos aprobados por ley orgánica. Todo lo demás es

prejuzgar unos poderes originarlos Que romperían claramente el cuadro establecido del Estado regional.

En segundo lugar, nosotros entendemos que en todo caso hay materias que son reservadas al Estado y que

no son transferibles, y que el número de delegados debe estar perfectamente claro y tasado con arreglo a

los viejos principios que en un momento debe estar reservado al Estado, algunas de las funciones, como el

orden público, que son Indeseables.

Por otra parte, nosotros estimamos que el Gobierno tiene que actuar activamente en los territorios

autónomos por medio de un delegado regional del Gobierno, residente en la capital de la región, que dirija

la administración periférica y la coordine con la regional y que, por supuesto, tenga una facultad de veto

suspensivo sobre la legislación en casos en que claramente pueda haber perjuicios, mientras espera el

fallo del Tribunal Constitucional.

En definitiva, sobre estos principios básicos funciona nuestro voto particular, que difiere sustancialmente

del dictamen que parte solamente, pero nada menos, que de una buena región —buena palabra—, y que

no afecta al principio de las nacionalidades o de los futuros federalismo.

BENEGAS: AUTONOMÍA SOLIDARIA

En su turno de intervención. Txlqui Benegas se dedicó a rebatir la tesis mantenida por Fraga, basándose

esencialmente en el efecto contraproducente que la defensa autoritaria de la unidad de España producía

respecto al incremento de la conciencia de las nacionalidades.

Defendió reiteradamente el diputado Benegas el concepto de España como nación, que es plenamente

asumido por los socialistas. Dijo que el tema de las nacionalidades había sido siempre un problema

permanentemente sin resolver y que ahora, con las mejoras que se Introduzcan en el título octavo, se está

en condiciones de una resolución definitiva. Habló Txiqui Benegas del miedo a la libertad que sienten les

fuerzas reaccionarias ante la posibilidad de auto gobierno de los pueblos de España en una Constitución

democrática.

Frente a las amenazas de separatismo que son esgrimidas por Alianza Popular, los socialistas oponen un

concepto de autonomía solidarla como aportación valiosa en el entendimiento de que la máxima libertad

de los pueblos es garantía de la unidad del Estado.

El acierto de la Constitución ha sido—agregó Benegas— afrontar este tema con? ? ? ? ? ? ? ? ?

puesto las justas bases para resolver este problema definitivamente. Estas bases son que la soberanía

reside en el pueblo español, que en él están representados todos los pueblos de España y en la definición

constitucional de los poderes del Estado y de las nacionalidades. Terminó haciendo una llamada al País

Vasco para enterrar el pasado, al Gobierno para que no cometa más errores y a los partidos políticos para

que, mediante el diálogo, se consiga el anhelo del País Vasco, que es el no a más sangre, a más violencia;

sí a la paz y sí a la Constitución por una Euzkadi más libre y más justa.

REPLICA DE FRAGA

Finalizada la Intervención del señor Benegas. Praga Iribarne tomó la palabra en turno de alusiones.

En cuanto al foralismo, señaló que mantenía cuantas palabras dijo el señor Mendizábal. «Yo defendí el

foralismo y mi grupo votó la defensa de los derechos históricos, pero ha adelantado y reitera ahora que no

aceptará modificaciones sustanciales de ese texto en lo que de nosotros dependa, por entender que ciertas

interpretaciones o ciertas exageraciones del principio foral, traído a formulaciones de siglos atrás, pueden

llegar, fuera de] cuadro de la Constitución —lo que, por lo visto, se quiere eludir—, a planteamientos que

en nada difieren de una solución de efectos separatistas.»

En cuanto a la referencia a la «ikurriña», Fraga dúo que en Caracas había manifestado que la «Ikurriñá»

era una bandera ciertamente mal nacida, y que no se puede negar, en contra de España, «mal copiada, en

mi opinión, de la "Unión Jack" por un hermano del señor Arana: mal copiada de la bandera británica».

Añadió que mientras él fue ministro de la Gobernación, con razón o sin ella, no se autorizó

 

< Volver