Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
   Por parte del Gobierno, en la negociación se exige al P.N.V. que reconozca la unidad de España  :   
 Derrotada en el Pleno del Congreso la enmienda de Alianza Popular a la totalidad sobre las autonomías. 
 ABC.    19/07/1978.  Página: 1,5. Páginas: 2. Párrafos: 17. 

MADRID, MIÉRCOLES 19 DE JULIO DE 1978

NÚM. 22.550 DIECIOCHO PESETAS

EDICIONES URGENTES: 20 PESETAS

ABC

DOMICILIO SOCIAL SERRANO. 61 - MADRID DEPOSITO LEGAL; M . 13 . 1958 - 88 PÁGS.

POR PARTE DEL GOBIERNO, EN LA NEGOCIACIÓN SE EXIGE AL P. N. V. QUE RECONOZCA

LA UNIDAD DE ESPAÑA

Derrotada en el Pleno del Congreso la enmienda de Alianza Popular a la totalidad sobre las autonomías

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) La atención, durante la Jornada

política de ayer, estuvo centrada en torno al tema de las autonomías. Por ana parte, continuaron las

conversaciones entre miembros del Gobierno y representantes del P. N. V.. con el fin de llegar a un

acuerdo sobre las nacionalidades en -la Constitución.

El Gobierno, dispuesto a atender una serle de peticiones del P.N.V., exige. & cambio, el reconocimiento

expreso de la unidad de España y la renuncia a la idea de la autodeterminación.

El tema de las autonomías ocupó también, prácticamente, toda la jornada en el Congreso de los

Diputados.

A las ocho y media de la tarde, tras un largo turno extraordinario de intervenciones, que ofreció a los

portavoces de todos los grupos parlamentarlos la oportunidad de pronunciarse sobre la cuestión

autonómica, fue votada la enmienda de A. P. a la totalidad del título VIII de la Constitución, en el que se

aborda el problema autonómico.

La enmienda que, como recogemos en otro lugar de este número, fue defendida por el señor Fraga

Iribarne, resultó rechazada por 284 votos contrarios, 17 favorables y dos abstenciones.

OPOSICIÓN A LA ENMIENDA DE A. P. La sesión de la tarde en el Congreso de los Diputados se abrió

con unas palabras del presidente, señor Alvarez de Miranda, anunciando que la Importancia del tema

hacía consejable la apertura de un turno extraordinario, en el que concedería la palabra a los portavoces

que lo solicitaran. Intervinieron, por este orden, los señores Roca Junyent, de la Minoría Catalana; Tierno

Galvan, del Grupo Mixto; Martín Toval, de Socialistas de Cataluña; Arza-llus, del P. N. V.; López

Raimundo, del Partido Comunista de España; Fraga Iri-barne, de A. P.; Meilán Gil. de U. C. D., y

González Márquez, del P. S. O. E.

Se dijeron cosas muy Importantes durante más de dos horas.

SEÑOR ROCA JUNYENT.—En este título VIII no se menciona una sola vez la palabra

«nacionalidades». No debe replantearse aquí el debate que ya se produjo en torno al articulo segundo y

sobre un, tema que ya ha sido discutido, aprobado y superado.

Para que el Estado encuentre una realidad operativa que supere problemas de siglos era necesaria esta

operación de nueva organización territorial A la Idea del Estado centralista, absorbente, monolítico,

jacobino, oponemos la de un Estado respetuoso con las distintas nacionalidades.

Nos oponemos al voto particular de A. P. porque introduce el veto suspensivo, a través de la figura del

delegado del Gobierno, que es la negación total de la autonomía y porque, a través de la figura de un

gobernador general, deja a las comunidades autonómicas a merced del Gobierno central. Si hemos

aceptado las autonomías no pueden .quedarse en un mero enunciado, sino que han de convertirse en una

distribución de poder.

SEÑOR TIERNO GALVAN. — Esta no es hora de echar leña al fuego. No apliquemos criterios antiguos

que ya no valen. La nueva estructura del Estado surge de peticiones y de presiones antiguas. Tratamos de

resolver problemas que, si no se solucionan, pueden dar ai traste con la paz. Hay que revitalizar a las

regiones. Estos problemas exigen la división de la participación, sin afectar a la unidad esencial. La nueva

estructura del Estado no es tan mala ni tan perversa, ni constituye una amenaza. La Constitución no queda

cerrada afluí, sino que va a tardar tiempo en hacerse; vamos a hacerla mejor entre todos. Vamos a

resolver problemas, como el cíe las nacionalidades, con criterios modernos y no anticuados. Hay que ser

partidarios de las nacionalidades, única manera de conseguir que España en el futuro viva en paz.

SEÑOR MARTIN TOVAL.—Es necesario encontrar, en el marco jurídlco-políti-co de la Constitución, la

solución a dos problemas básicos de la historia contemporánea: la falta de enraizamiento de la democracia

y la falta de convivencia de las nacionalidades. El título VIII, tal como ha Balido de la Comisión, permite

dar salida al tenia autonómico. Hemos de reconocer el fracaso del centralismo opresor para la unidad de

España. Dejaremos de plantear reivindicaciones nacionalistas cuando queden atendidas. El artículo

segundo ya solucionó el tema de España como nación de naciones. Ahora hay que garantizar el derecho

de las comunidades autónomas.

SEÑOR ARZALLUS.—Nosotros también tenemos un balance histórico: cientos de años de convivencia

pacifica y ciento cincuenta años de rebelión constante y de convivencia forzada. Queremos una

oportunidad para volver a la concordia, a 1* convivencia, a la solidaridad. Esta es la última oportunidad

en que el nacionalismo vasco se presenta con fórmulas forales Integradas. Venimos ron ánimo integrador

a aceptar la Constitución si la Constitución acepta nuestros planteamientos y nuestros derechos históricos.

SEÑOR LÓPEZ RAIMUNDO.-—Los grandes principios del título preliminar de la Constitución serían

borrados si se rectificara este título VIII. La realidad multinacional de España hace indispensable la

regulación de las autonomías. Las actitudes separatistas no son más que una reacción contra el

centralismo impuesto. Los apoyos que hoy encuentra en la población vasca la E. T. A. son consecuencia

del iránquismo y se alimentan de las vacilaciones de U. C. D. en la concesión de las autonomías.

Apoyamos, resueltamente las" exigencias de los gobiernos autonómicos, y que se aceleren los traspasos

de competencias. El título VIII dará mas autenticidad a la democracia, más fuerza a las nacionalidades y a

España como suma de todas ellas.

SEÑOR FRAGA.—No se ha demostrado que el texto del título VIII tal como va, no encierre. una clara

ruptura del Estado actual. Sin duda vamos a dar pasos trascendentales en dirección a la reforma del

Estado. Se ha dicho que no es hora de echar leña al fuego, ¿ per o quién la esté, echando? Pedimos que las

reformas sean prudentes. Está por demostrar que la vuelta a fórmulas antiguas raya a afianzar la paz

Cuando creció el País Vasco fue en los períodos de mayor Integración. Deseo la mejor suerte para

Vasconia, pero no se puede conseguir mas que dentro de España. Es evidente ;que en estos momentos

fuerzas terribles y oscuras tratan de romper y destruir a Vascondia ya España.

SEÑOR MEILAN GIL—La cuestión de las autonomías es vieja, no la hemos Inventado nosotros.. Ei

tiempo no ha hecho mas que acumula.´ eri esta hora de España el peso de muchos errores. La tardanza en

resolver los problemas nos presiono hoy a saltar por encima del tiempo perdido y hace mas difícil nuestra.

labor. Es difícil admito que quien no cree en las libertades colectivas fmede creer en las libertades

individuales. U. C. D. acepta el título VIII porque no se pueden acumular más retrasos. Tenemos que

solucionar entre todos´ problemas que, por haberse alargado a través del tiempo, sólo se pueden resolver

con tiempo. 0. C. D. entiende que el dictamen de la Comisión se muestra en la línea de reconstrucción del

Estado, que reclama el reconocimiento de las autonomías. Hay que apoyarse en la realidad de hoy y abrir

caminos a la realidad de mañana. Se trata de reanudar un tracto interrumpido. Decimos no a la

autodeterminación.

SEÑOR GONZÁLEZ MÁRQUEZ.—El tema de la estructuración del Estado es un tema clave en esta

Constitución. Hay que ser prudentes, pero la prudencia no esta reñida con la audacia. El P. S. O. E. tiende

al federalismo, pero no es éste el momento de plantearlo. Lo defenderemos en el futuro. Tenemos un

punto de partida Importante: ya nadie defiende el Estado centralista. Las autonomías deben ser iguales

para todos, dentro de un techo generoso, separando claramente las competencias Intransferibles del

Gobierno, las competencias compartidas y las correspondientes a los entes autonómicos. Se refirió a

hechos «muy graves» que esitán ocurriendo, pero que no pueden influir en la racionalidad del

planteamiento autonómico, pór-flué «no cederemos ante las minorías que traten de imponerse por la

fuerza o por la violencia»...

VOTACIÓN DE LA ENMIENDA.—Terminado el turno extraordinario, y pese a que el señor Fraga

Iribarne pidió que no se votara la enmienda a la totalidad del título, sino por artículos, la Mesa del

Congreso prefirió la votación global, qte arrojó el resultado recogido al comienzo de estas lineas,

quedando rechazada la enmienda de A. P., aunque pueden ser defendidas la* correspondientes a los

distintos artículos en eu momento»

 

< Volver